Acuerdo Transpacífico será contrapeso a China y al Sureste asiático

000317574W-300x169Washington, 06 de octubre/Notimex. El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) alcanzado por 12 países servirá de contrapeso a China y al sureste asiático, aunque su ratificación será difícil en Estados Unidos por el año electoral 2016, destacó hoy The Washington Post.

En su principal editorial, el influyente matutino capitalino sostuvo que la concreción del acuerdo logrado la víspera muestra que Estados Unidos aún goza de la capacidad de ejercer liderazgo internacional cuando existe voluntad de la Casa Blanca y del Congreso.

El diario señaló que si los detalles del pacto corresponden a la descripción hecha por la administración del presidente Barack Obama es muy probable que el Legislativo y el público estadunidense concluyan que los beneficios superan los riesgos.

“Por ahora es suficiente hacer notar que Washington es capaz de lograr cosas y eso es motivo de celebración”, indicó en su opinión editorial.

El TPP, que abarca el 40 por ciento del comercio global, está integrado por Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Singapur, Perú y Vietnam.

Bajo la legislación estadunidense, la administración Obama debe esperar un periodo de 90 días antes de firmarlo y enviarlo al Congreso estadunidense para su consideración.

El TPP fue negociado bajo la Autoridad de Promoción Comercial o Vía Rápida que limita al Legislativo a un voto afirmativo o negativo, pero sin hacer enmiendas.

El Post advirtió sin embargo que el trayecto final que representa la ratificación del TPP tanto en la Cámara de Representantes, como en el Senado, puede ser “más difícil” debido al año electoral 2016.

Tanto el aspirante presidencial republicano Donald Trump como el demócrata Bernie Sanders anunciaron su oposición al pacto aún antes de que se diera a conocer su contenido, mientras que legisladores demócratas se mantienen escépticos.

The Washington Post puntualizó que el TPP representa el cumplimiento de la promesa de Obama de negociar un acuerdo del siglo XXI que ancle a Estados Unidos con una región clave.

Responsive image
0:00
0:00