Al menos 2.5 millones de migrantes fueron contrabandeados en 2016

Viena, 13 de junio/Notimex. Al menos 2.5 millones de migrantes viajaron de contrabando en todo el mundo en 2016, según el primer estudio global sobre el tráfico ilícito de migrantes publicado hoy por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

En un comunicado, el organismo destacó que el tráfico ilegal de migrantes generó ingresos para contrabandistas por siete mil millones de dólares, lo que equivale a lo que gastaron los Estados Unidos o los países de la Unión Europea (UE) en ayuda humanitaria mundial en 2016.

El estudio de la ONUDD determinó 30 rutas de contrabando en todo el mundo y que la demanda de servicios es particularmente alta entre los refugiados, quienes por falta medios, se valen de contrabandistas para llegar a un destino seguro, al huir de sus países de origen.

“Los datos sugieren que muchos flujos de contrabando incluyen niños no acompañados o separados, que podrían ser particularmente vulnerables al engaño y al abuso por parte de contrabandistas”, destacó

El informe, titulado Estudio global sobre Contrabando de migrantes 2018, destacó que en 2016, casi 34 mil niños solos y separados de sus familia llegaron a Europa, principalmente a Grecia, Italia, Bulgaria y España.

“Este crimen transnacional se aprovecha de los más vulnerables de los vulnerables”, indicó Jean-Luc Lemahieu, director de Análisis de Políticas y Asuntos Públicos de ONUDD, en el comunicado, publicado este miércoles en Viena, sede del organismo.

Esto, agregó, un crimen global que requiere una acción global, que incluye una mejor cooperación regional e internacional y respuestas nacionales a la justicia penal.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cada año se producen miles de personas pierden la vida debido a actividades relacionadas con el tráfico de migrantes, recordó ONUDD.

“Muchos migrantes clandestinos mueren por ahogamiento, mientras que otros perecen debido a accidentes o condiciones climáticas y del terreno extremas. Según los registros, el Mediterráneo parece ser la ruta más letal, con alrededor del 50.0 por ciento del número total de muertes”, subrayó.

También, añadió, se han reportado asesinatos sistemáticos de migrantes en la mayoría de las rutas de contrabando, mientras que otros han sido objeto de tráfico ilícito y a una variedad de formas de delincuencia como la violencia, violación, robo, secuestro, extorsión y la trata de personas.

El estudio también determinó que el género de la mayoría de los migrantes que fueron objeto de tráfico ilegal, son hombres relativamente jóvenes, sin embargo, en algunas rutas, especialmente en partes del sudeste asiático, las mujeres representan una gran proporción del ilícito.

“El contrabando puede implicar esquemas complejos, como la organización de matrimonios falsos o empleos ficticios, falsificación de documentos de viaje o corrupción de altos funcionarios. Para esto, muchas redes de contrabando participan en la corrupción sistemática”, subrayó.

El estudio también exploró los vínculos entre contrabandistas y migrantes, y encontró que, como patrón general, los contrabandistas de menor escala están vinculados étnicamente con los territorios donde operan o comparten lazos étnicos o lingüísticos con los migrantes que contrabandean.

Además, algunos de los migrantes que lograron llegar a su destino con éxito se convierten en contrabandistas, ya que pueden llegar fácilmente a los inmigrantes, ya sea en sus barrios, campamentos de refugiados o a través de las redes sociales.

El estudio reveló también que para tomar una decisión de usar a contrabandistas, los migrantes confían en la opinión de sus comunidades, familiares y amigos, y más recientemente, de publicaciones de las redes sociales.

Para evitar combatir el tráfico ilícito de migrantes, el ONUDD recomienda en sus conclusiones la regulación y acceso a oportunidades de migración en los países y en los campos de refugiados, incluida la expansión de las oficinas de migración y asilo en las zonas de origen, a fin de reducir las oportunidades para los traficantes.

Además para hacer frente a las redes de contrabando en su totalidad, el organismo considera que se requiere una mayor cooperación regional e internacional y respuestas nacionales en materia de justicia penal.

“Sensibilizar a las comunidades de origen, y particularmente en los campos de refugiados, sobre los peligros que conlleva el contrabando también puede ayudar a reducir la demanda de servicios de contrabando”, apuntó.

Responsive image
0:00
0:00