Hallan que cerebro de Homo naledi era como el nuestro pero más pequeño

Los Ángeles, 17 de mayo/Notimex. Una especie de homínido extinto, llamado Homo naledi, que sobrevivió hasta 226 mil años atrás, tenía un cerebro pequeño pero sorprendentemente compartía varios aspectos de la estructura en común con el de los humanos modernos, como la región del lenguaje.

Un nuevo estudio realizado por investigadores estadunidenses y sudafricanos sugiere que la estructura del cerebro de los Homo naledi pudo haber llegado antes en la evolución de los cerebros de los homínidos, pues era bastante diferente al del Australopithecus y mucho más parecido al de los Homo erectus.

El equipo de paleoantropólogos reconstruyeron los restos óseos descubiertos en 2013 en el interior de una cavidad remota del sistema de cuevas Rising Star, en Sudáfrica, y encontraron que pertenecen a la especie de Homo naledi, que vivió hace entre 335 mil y 226 mil años en África continental.

Los investigadores se centraron en la reconstrucción de la extraordinaria colección de fragmentos de cráneo y cráneos parciales, de al menos cinco individuos, determinando que compartió varios aspectos de la estructura en común con los Homo habilis, Homo rudolfensis, Homo floresiensis y Homo erectus.

El hallazgo sugiere que las innovaciones en la estructura del cerebro eran ancestrales dentro de nuestro género, destacan los investigadores en un artículo publicado en la revista científica PNAS.

Las mediciones de los cráneos indican que el cerebro de Homo naledi era aproximadamente del mismo tamaño que el de un Australopithecus, género de primates que vivió hace dos o cuatro millones de años y que se estima podría estar entre nuestros primeros ancestros.

Sin embargo, la diminuta especie naledi estaba presente en África mucho después de que apareciera el linaje Homo y puede haberse superpuesto con los humanos modernos, pero por ahora se desconoce cómo encaja en nuestro árbol genealógico.

De alguna manera clave, la estructura del cerebro de un Australopithecus se parecía mucho a la de los grandes simios modernos, mientras que los cerebros humanos son diferentes sobre todo debido a las estructuras que tienen que ver con el lenguaje y las habilidades sociales.

El hecho de que Homo naledi se pareciese mucho más a la estructura de nuestra especie sugiere que esos cambios ocurrieron temprano en la historia de nuestro linaje, más cerca de la base de nuestra rama del árbol genealógico.

“Uno de los cráneos reconstruidos tenía una huella muy clara de las circunvoluciones en la superficie del lóbulo frontal izquierdo del cerebro, similar a la de los humanos, y muy diferente de los grandes simios”, señalan los científicos.

“Otros miembros de nuestro género, desde el Homo erectus hasta el Homo habilis y el Homo floresiensis que tenían un cerebro pequeño, también comparten características del lóbulo frontal con los seres humanos vivos”, explican.

Pero parientes anteriores, como el Australopithecus africanus, tenían una forma mucho más simiesca en esta parte del cerebro, lo que sugiere que los cambios funcionales en esta región del cerebro surgieron dentro del género Homo.

“Es demasiado pronto para especular sobre el lenguaje o la comunicación en los Homo naledi, pero hoy el lenguaje humano se basa en esta región del cerebro”, dice el coautor de la investigación, doctor Shawn Hurst, del Departamento de Antropología de la Universidad de Indiana, Estados Unidos.

Los cerebros humanos suelen ser asimétricos, con el cerebro izquierdo desplazado hacia adelante en relación con el derecho, y los investigadores encontraron signos de esta asimetría en uno de los fragmentos de cráneo de Homo naledi más completos.

También encontraron indicios de que el área visual del cerebro, en la parte posterior de la corteza, era relativamente más pequeña en Homo naledi que en los chimpancés, otro rasgo similar a los humanos.

Ahora, los pequeños cerebros de Homo naledi plantean nuevas preguntas sobre la evolución del tamaño del cerebro humano, que habrán de ser investigadas.

Responsive image
0:00
0:00