Indígenas y afromexicanas requieren espacios de participación política

México, 13 de junio/Notimex. Para construir una democracia equitativa es necesaria una mayor participación de las mujeres indígenas en los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial; sin embargo, de cara a los próximos comicios, aún es un tema que no abordan los candidatos a la Presidencia de México, dijo la directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), Ximena Andión.

Subrayó la importancia de que se establezcan compromisos claros para lograr lo anterior y explicó que la paridad económica a nivel constitucional en 2014 no ha representado un avance significativo en la representación de las mujeres indígenas y afromexicanas.

Durante la presentación del libro “Mujeres que deciden, voces de mujeres indígenas y afromexicanas, la educadora, activista y política maya quiché, Otilia Lux de Coti, precisó que la participación política de las mujeres se ha cimentado en pilares de discriminación, racismo, patriarcado, violencia y la tenencia de la tierra.

Destacó la necesidad de visibilizar a las mujeres: “En las democracias, sin participación de las mujeres, de los jóvenes y de los pueblos indígenas, no es una democracia real y verdadera”, expuso.

Señaló que las mujeres, como sujetas de Derecho, deben participar en todos los ámbitos políticos: “Se debe empezar desde las comunidades y las familias con tareas domésticas equitativas, aunado a una consciencia familiar y comunitaria que lleva a consecuencias nacionales”.

La coordinadora del Programa de Mujeres Indígenas del instituto de liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB), Zenaida Pérez, detalló que de los 119 millones de personas que viven en el país, 25.7 millones se reconocen como indígenas, es decir, 21.5 por ciento de la población mexicana.

Abundó que aún cuando existe una resolución electoral para incluir candidaturas indígenas a ocupar cargos políticos, aún no existen estadísticas para saber si estas personas han llegado a espacios de los tres poderes de gobierno, ello, sin considerar la participación sólo de mujeres en estos ámbitos.

La resolución, explicó, considera que habría 13 curules en el Congreso de la Unión para personas indígenas, es decir, 2.6 por ciento del total de diputados; sin embargo, al considerar que  21.5 por ciento de indígenas viven en el país, debería haber al menos unos 107 representantes de las diferentes etnias.

La lideresa indígena de Guerrero, Martha Sánchez, dijo que en el país ha habido importantes precedentes de mujeres que han buscado incidir en la vida política nacional, como Nestora Salgado, y Marichuy, que si bien develaron racismo y discriminación, también dejaron huella en la participación política.

La lideresa afromexicana, Beatriz Amador, explicó que la concepción del Estado se creó a partir del mestizaje y las culturas indígenas, y se deja de lado a los pueblos negros al invisibilizar la historia y el origen de estas personas, por lo que señaló la necesidad de incluir la historia del pueblo negro en los libros de texto.

Ad
Responsive image
0:00
0:00