#LadyFacturas aparece; hasta el tinte de cabello cargó al Senado

Redacción/en Contacto Digital. Xalapa, Ver., 15 de junio de 2018. De entre todas las ladys mexicanas del 2018, esta es es, sin duda, la que más nos afecta como ciudadanos… más en época electoral. 

No conformes con recibir cuantiosas dietas, los legisladores meten mano en las arcas públicas para costear sus gastos personales. El ejemplo de esta práctica es la senadora con licencia y actual candidata de Juntos Haremos Historia a la alcaldía de Álvaro Obregón, Layda Sansores.

En investigación fueron mostradas las facturas que Layda Sansores mostró al Senado de la República para justificar gastos en apoyo a sus ‘labores legislativas’, sin embargo, además de los productos que la candidata a alcaldesa considera necesarios para su gestión dentro de la Cámara, se encuentran algunos cuantos ‘gastitos’ que no corresponden a su actividad. 

De acuerdo con la investigación de Fátima Monterrosa, se avaló que Layda Sansores cargará al Senado compras en tiendas departamentales y supermercados algunos artículos que no son necesarios para su labor, como maquillaje, tinte para el cabello, joyería, ropa, bolsos, su despensa y hasta juguetes para sus nietos.

Por ejemplo, cargó al Senado la compra de un kilo de bacalao noruego y otro de jamón serrano, por la mínima cantidad de más 6 mil 610 pesos. Por una muñeca pagamos casi 5 mil pesos. Entre lujos y cosas que la legisladora utiliza para su día a día, cargó al Senado la friolera de 700 mil pesos, esto durante 2016 y 2017.

Según lo que indica el trabajo de Monterrosa, como senadora Layda Sansores percibe un salario de 223 pesos mensuales. La candidata a la alcaldía de Álvaro Obregón echó mano del recurso extra que todos los legisladores tienen para la compra de artículos que apoyen su trabajo en el Senado, esto bajo el concepto de ‘servicios generales’. 

Como bien indica la investigación, el caso de Layda Sansores seguramente no es el único y tampoco es evidencia de un acto ilegal: el mismo Senado lo avala. Lo que sí muestra es cómo los legisladores derrochan recursos públicos sin la menor consideración.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar