Merkel y Hollande apelan a unidad y solución de conflicto en Siria

eurocamara-efeBruselas, 07 de octubre/Notimex. La canciller federal alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, urgieron hoy a la Unión Europea (UE) a laborar por el fin del conflicto sirio, en un discurso conjunto histórico ante el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia).

Es la primera vez que los mandatarios de dos de las principales potencias europeas se dirigen juntos al Parlamento Europeo (PE) en 26 años.

La última fue el 22 de noviembre de 1989, tras la caída del Muro de Berlín, con François Mitterrand, presidente de Francia, y Helmut Kohl, canciller federal de Alemania.

La guerra en Siria y la consecuente crisis de refugiados que afecta a la UE fueron los principales temas abordados por Merkel y Hollande, que coincidieron en un apelo por mayor integración y solidaridad entre los Veintiocho.

Hollande, el primero a pronunciarse, estimó que la UE “tardó en comprender que las tragedias de Medio Oriente y África tendrían consecuencias para ella” y advirtió que “lo que sucede en Siria concierne a Europa (y) determinará el equilibrio de toda la región por mucho tiempo”.

“Si dejamos que se amplifiquen los enfrentamientos religiosos, no pensemos que estaremos al resguardo. Será una guerra total, que podrá afectar también a nuestro propio territorio”, alertó.

Para el presidente, cuyo país lleva a cabo una campaña aérea contra las posiciones del autodenominado Estado Islámico (EI) en Siria, la comunidad internacional debe buscar una solución al conflicto cooperando con “todos los que puedan contribuir a un futuro político que ofrezca otra alternativa que Bashar o Daesh (acrónimo de EI en árabe)”.

Hollande recordó el histórico discurso de Kohl y Mitterrand en el mismo recinto, en el que “presentaron los pilares de solidaridad para acoger a esas personas que llamaban refugiados”.

No obstante, abogó por el “control efectivo de las fronteras” externas de la UE, que debería implicar la creación de un guardia costera comunitaria.

Por su parte, Merkel defendió la necesidad de reformar el llamado proceso de Dublín, que determina que un refugiado debe presentar su demanda de asilo en el país por donde entró en la UE, donde debe permanecer hasta la decisión final.

“Seamos francos: ese proceso, en su forma actual, es obsoleto. Partió de una buena intención, pero los desafíos en nuestras fronteras son insostenibles. Yo abogo por una nueva manera de repartir el peso”, dijo a los parlamentarios europeos.

La canciller federal alemana señaló que “nadie abandona su país por un motivo ligero, siquiera aquellos que parten por razones económicas”, y urgió a los Veintiocho a “actuar juntos” para solucionar la actual crisis migratoria.

“Toda la UE tiene que asumir su responsabilidad. No podemos volver a pensar en nacionalismos, todo lo contrario. Necesitamos más Europa, no menos. Más cohesión. Millones de personas vienen rumbo a Europa camino de la salvación. Personas que huyen de guerras civiles horribles, como la de Siria, que se ha cobrado 250 mil víctimas. La crisis de refugiados es un desafío para nuestros valores”, aseveró.

Responsive image
0:00
0:00