Etiquetas: Ansiedad


Estrés y ansiedad son factores de riesgo para el Parkinson: IMSS

San Luis Río Colorado, Son., 02 de noviembre/Notimex. El mal de Parkinson es un padecimiento degenerativo del sistema nervioso que, en su mayoría, afecta a los adultos mayores y sus factores de riesgo incluyen el estrés, la ansiedad y el nerviosismo.

Óscar Castro Guevara, director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) número 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis, Río Colorado, Sonora, señaló que este padecimiento se manifiesta con mayor frecuencia en los varones.

Añadió que se presenta con una serie de manifestaciones como temblor en diferentes partes del cuerpo, lentitud, rigidez, problemas para caminar e incluso del habla.

Explicó que los síntomas iniciales son temblor en un lado del cuerpo, ya sea de un dedo, mano, muñeca, brazo, antebrazo o pierna, por lo general se propaga al otro lado; la mayoría de los pacientes manifiestan los primeros signos a los 55 años de edad.

Las manifestaciones se presentan cuando hay estrés o tensión, aunado a que se aletarga en cada una de las funciones básicas como bañarse, abotonarse la ropa, caminar, etcétera.

Posteriormente, el afectado presentará dificultad para entender lo que ocurre en su entorno, explosiones emocionales repentinas y comportamientos antisociales; hará peticiones incoherentes y afirmaciones absurdas, puede llegar a la agresión física en casos muy severos.

Señaló que conforme avanza la enfermedad, el paciente empieza a arrastrar los pies, a dar pasos cortos, pierde el equilibrio y se cae; balancea el cuerpo hasta perder el control y termina postrado en cama.

También manifiesta trastornos del habla: baja el sonido y enreda la lengua, saliva de manera abundante, desarrolla problemas urinarios y estreñimiento, así como daño mental y depresión recurrente.

Recomendó que ante los primeros síntomas, es importante acudir a la valoración médica para que una vez que el especialista realice el diagnóstico definitivo se prescriban los fármacos que sustituyan la dopamina que las neuronas dejan de producir.

A pesar de que las causas del mal de Parkinson son aún desconocidas, se han definido diversos factores de riesgo como los genéticos, ambientales y los asociados a personalidad, como estrés, nerviosismo o ansiedad.

Responsive image
0:00
0:00

Mantener control de vida ayuda a prevenir trastornos de ansiedad

México., 24 de abril/Notimex. Las personas que sienten el control de su vida y que encuentran un propósito y significado en la misma, tienen menos probabilidades de tener trastornos de ansiedad, aún en tiempos difíciles.

Especialistas del Instituto de Salud Pública de Cambridge realizaron una encuesta a 10 mil mujeres británicas con el propósito de identificar los rasgos o fortalezas que pueden ayudar a las personas a mantener una buena salud mental y superar la adversidad.

Algunas de las manifestaciones de la ansiedad son miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o las tareas escolares, y dificultad para conciliar el sueño por la noche.

En algunos casos, la ansiedad puede surgir de la nada como en un ataque de pánico o cuando repentinos picos de intensa angustia hacen que el paciente piense que tiene un ataque cardíaco, enloqueciendo e incluso muriendo.

En otros casos, se desencadena por situaciones específicas como estar en un autobús o en una reunión social y pueden aparecer síntomas como sudoración, molestias gastrointestinales, mareos y dolores en el pecho.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, los trastornos de ansiedad son algunos de los problemas de salud mental más comunes y costosos.

Pocos estudios han analizado qué es lo que hace que algunas personas tengan ansiedad cuando atraviesan momentos difíciles, mientras que otras enfrentan exactamente las mismas situaciones y pueden mantener una buena salud mental.

Por ello, investigadores financiados por el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR, por sus siglas en inglés) del Instituto de Salud Pública de Cambridge, utilizaron datos de más de 10 mil mujeres británicas que respondieron a un cuestionario estructurado de salud y estilo de vida.

Los resultados arrojaron que las mujeres que viven en la pobreza pero que informaron los siguientes rasgos tenían menos probabilidades de tener ansiedad: creían que tenían el control de sus vidas, creían que sus vidas tenían sentido y tenían un propósito y significado en la misma.

Contrario a las mujeres que viven en la pobreza pero sin estos rasgos deseables tenían altos niveles de ansiedad; de hecho, las mujeres en comunidades desfavorecidas sin estos rasgos tenían casi el doble de probabilidades de tener ansiedad que las mujeres que vivían en comunidades más prósperas.

La primera autora del estudio, Olivia Remes, destacó que el estudio arroja luz sobre las fortalezas o cualidades internas que cada persona tiene para protegerse de la ansiedad cuando está expuesta a dificultades, como vivir en la pobreza.

“Fomentar tales fortalezas o rasgos puede ser útil para las personas que no responden bien a los medicamentos u otras terapias para la ansiedad, y se necesitaría más investigación sobre esto”, añadió.

Los investigadores constataron que vivir en la pobreza puede conducir a una sensación de falta de sentido entre las personas, y puede dar lugar a una mala salud mental y al suicidio.

En las comunidades desfavorecidas, las personas tienen más miedo de sus vecinos, es más probable que ocurran ataques y es difícil establecer relaciones cercanas con los demás.

El número total de personas que viven en la pobreza en todo el mundo es grande, por lo tanto los resultados de este estudio son particularmente importantes.

La directora del Instituto de Salud Pública de Cambridge, Carol Brayne, señaló que este estudio adopta un enfoque diferente para la salud mental.

“Hasta ahora, la mayoría de los estudios han analizado lo que hace que una persona sea propensa a contraer enfermedades y los factores de riesgo para la mala salud. Pero hemos tomado un enfoque diferente. En lugar de analizar los factores de riesgo de enfermedad, estamos analizando los rasgos o fortalezas que tenemos y que pueden ayudarnos a mantener una buena salud mental y superar la adversidad”, explicó.

La especialista indicó que el estudio podría ayudar a los investigadores a desarrollar nuevas formas de abordar cómo se puede ayudar a las mujeres a superar la ansiedad.

A su vez, la investigadora principal asociada del instituto, Louise Lafortune resaltó que los trastornos de ansiedad son comunes, debilitantes y perjudiciales.

“Ahora sabemos que las personas que sienten control de sus vidas, que creen que la vida tiene sentido y que han encontrado un propósito y significado tienen menos probabilidades de tener ansiedad incluso si están pasando por dificultades, como vivir en la pobreza”, especificó.

Responsive image
0:00
0:00

Mantener control de vida ayuda a prevenir trastornos de ansiedad

México, 24 de abril/Notimex. Las personas que sienten el control de su vida y que encuentran un propósito y significado en la misma, tienen menos probabilidades de tener trastornos de ansiedad, aún en tiempos difíciles.

Especialistas del Instituto de Salud Pública de Cambridge realizaron una encuesta a 10 mil mujeres británicas, con el propósito de identificar los rasgos o fortalezas que pueden ayudar a las personas a mantener una buena salud mental y superar la adversidad. 

Algunas de las manifestaciones de la ansiedad son miedo, inquietud, incapacidad para concentrarse en el trabajo o las tareas escolares, y dificultad para conciliar el sueño por la noche.

En algunos casos, la ansiedad puede surgir de la nada como en un ataque de pánico o cuando repentinos picos de intensa angustia hacen que el paciente piense que tiene un ataque cardíaco, enloqueciendo e incluso muriendo.

En otros casos, se desencadena por situaciones específicas, como estar en un autobús o en una reunión social, y pueden aparecer síntomas como sudoración, molestias gastrointestinales, mareos y dolores en el pecho.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, los trastornos de ansiedad son algunos de los problemas de salud mental más comunes y costosos.

Pocos estudios han analizado qué es lo que hace que algunas personas tengan ansiedad cuando atraviesan momentos difíciles, mientras que otras enfrentan exactamente las mismas situaciones y pueden mantener una buena salud mental.

Por ello, investigadores financiados por el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR, por sus siglas en inglés) del Instituto de Salud Pública de Cambridge, utilizaron datos de más de 10 mil mujeres británicas que respondieron a un cuestionario estructurado de salud y estilo de vida.

Los resultados arrojaron que las mujeres que viven en la pobreza pero que informaron los siguientes rasgos tenían menos probabilidades de tener ansiedad: creían que tenían el control de sus vidas, creían que sus vidas tenían sentido y tenían un propósito y significado en la misma.

Contrario a las mujeres que viven en la pobreza pero sin estos rasgos deseables tenían altos niveles de ansiedad; de hecho, las mujeres en comunidades desfavorecidas sin estos rasgos tenían casi el doble de probabilidades de tener ansiedad que las mujeres que vivían en comunidades más prósperas.

La primera autora del estudio, Olivia Remes, destacó que el estudio arroja luz sobre las fortalezas o cualidades internas que cada persona tiene para protegerse de la ansiedad cuando esta expuesta a dificultades, como vivir en la pobreza.

“Fomentar tales fortalezas o rasgos puede ser útil para las personas que no responden bien a los medicamentos u otras terapias para la ansiedad, y se necesitaría más investigación sobre esto”, añadió.

Los investigadores constataron que vivir en la pobreza puede conducir a una sensación de falta de sentido entre las personas, y puede dar lugar a una mala salud mental y al suicidio.

En las comunidades desfavorecidas, las personas tienen más miedo de sus vecinos, es más probable que ocurran ataques y es difícil establecer relaciones cercanas con los demás.

El número total de personas que viven en la pobreza en todo el mundo es grande, por lo tanto los resultados de este estudio son particularmente importantes.

La directora del Instituto de Salud Pública de Cambridge, Carol Brayne, señaló que este estudio adopta un enfoque diferente para la salud mental.

“Hasta ahora, la mayoría de los estudios han analizado lo que hace que una persona sea propensa a contraer enfermedades y los factores de riesgo para la mala salud. Pero hemos tomado un enfoque diferente. En lugar de analizar los factores de riesgo de enfermedad, estamos analizando los rasgos o fortalezas que tenemos y que pueden ayudarnos a mantener una buena salud mental y superar la adversidad”, explicó.

La especialista indicó que el estudio podría ayudar a los investigadores a desarrollar nuevas formas de abordar cómo se puede ayudar a las mujeres a superar la ansiedad.

A su vez, la investigadora principal asociada del instituto, Louise Lafortune resaltó que los trastornos de ansiedad son comunes, debilitantes y perjudiciales.

“Ahora sabemos que las personas que sienten control de sus vidas, que creen que la vida tiene sentido y que han encontrado un propósito y significado tienen menos probabilidades de tener ansiedad incluso si están pasando por dificultades, como vivir en la pobreza”, especificó.

Responsive image
0:00
0:00

Más allá de un ‘échale ganas’ para superar depresión y ansiedad

México., 20 de abril/Notimex. Es común escuchar las frases de “échale ganas” y “tú puedes” para ayudar a personas con depresión y ansiedad, enfermedades que no dependen de la voluntad de las personas.

El investigador de la Universidad Veracruzana (UV), Carlos Manuel Contreras Pérez, quien durante 30 años se ha dedicado al estudio de la conducta y el cerebro, afirmó que existen mitos sobre los padecimientos emocionales, aun cuando existen tratamientos farmacológicos eficaces para su tratamiento.

“Normalmente podemos controlar la ansiedad y nuestra tristeza, pero cuando son patológicas, esas sensaciones y emociones son incontrolables, lo cual nos dice que hay partes en nuestro cerebro que no están funcionando bien”, afirmó el académico del Instituto de Neuroetología de esa universidad.

Explicó que para el diagnóstico y tratamiento de la depresión y ansiedad no es suficiente realizar estudios de gabinete sofisticados, encefalogramas, pruebas químicas y clínicas o resonancias magnéticas. La alteración de estas patologías, indicó, están en la parte más íntima de la función cerebral, en la manera en cómo se comunica una neurona con otra, por lo que se requieren de análisis más completos.

Dijo que la base de la atención para ambas enfermedades es farmacológica, ya que el riesgo principal de la depresión es el suicidio. Se conoce, agregó, que 25 por ciento de las personas deprimidas llegan a suicidarse.

“Hay tratamientos muy buenos y seguramente irán mejorando. Entre más cultura tienen las personas, es más fácil manejar la situación, de lo contrario rechazarán el tratamiento o prefieren el producto natural”, comentó a través de un comunicado de la UV.

Sin embargo, afirmó que es importante que los pacientes reciban también terapias que ayuden a modificar hábitos. “Si alguien tiene hábitos que lo conducen a la ansiedad o que lo sometan continuamente a la depresión, entonces tenemos que cambiarlos”.

Carlos Contreras relató que hasta hace 60 años, por ejemplo, no existían tratamientos eficaces para atender la ansiedad y la depresión, así que alrededor de estas patologías se crearon mitos. Comentó que en esas décadas los tratamientos eran muy rudimentarios como los barbitúricos (anestésicos) que mantenían a las personas dormidas.

No había antidepresivos y esta patología sólo se atendía a través de frases mágicas como “échale ganas” o “tú puedes con esto”, las cuales todavía perduran porque se piensa que son enfermedades de la voluntad, lo que es “totalmente falso”, enfatizó.

El especialista destacó que la ansiedad y la depresión son enfermedades del cerebro. “A principios del siglo XX, nadie sabía cómo eran las células del sistema nervioso, su estudio es apenas reciente.”

Pasadas las dos primeras décadas del siglo XX, se empezó a conocer y entender la fisiología de las neuronas y la sorpresa fue saber que todo animal tiene neuronas y todas funcionan igual, lo que cambia es la complejidad de las conexiones entre ellas, explicó Contreras Pérez.

Expuso que el ser humano es la única especie que piensa en el futuro y que tiene la capacidad de preguntarse qué va a pasar, y las respuestas a esta interrogante provocan miedos y temores que pueden generar ansiedad y/o depresión en las personas.

Detalló que los niveles normales de ansiedad nos ayudan a ponernos a salvo ante una eventualidad. Con referencia a la depresión, explicó que es un periodo de tristeza profunda, se pierde la intención de buscar a lo que hasta entonces nos producía placer, entonces ya es una situación patológica.

A lo largo de más de 30 años, Carlos Contreras se ha interesado en saber cómo funciona el cerebro en condiciones normales y en condiciones patológicas, para ello ha usado diferentes modelos animales a fin de estudiar padecimientos humanos.

“Me he dedicado a estudiar cuáles son las partes del cerebro que tienen un mal funcionamiento y cómo las neuronas funcionan exactamente igual en todas las especies que las tienen”, señaló.

De tal manera, dijo que estas patologías las ha estudiado con ayuda de los modelos animales –especialmente en ratas–, donde se hace la transferencia de información a aspectos que puedan manejar los investigadores.

Entre las pruebas útiles para la ansiedad y la depresión, las cuales se hacen de manera controlada, están: producir en el animal un estímulo que sabemos no le gustará, el laberinto, y poner a nadar ratas sin darles esperanza de que sobrevivan, lo que ocasiona inmovilidad, pero al darles antidepresivos continúan buscando la salida.

“Mi modelo experimental favorito es el registro de neuronas, en el cual se pueden utilizar dispositivos (micro electrodos), así se obtiene la actividad que tiene una sola neurona. Vamos de una en una, en determinadas partes del cerebro que sabemos están relacionadas con esas patologías.”

Este método se complementa con la administración de antidepresivos y ansiolíticos en los animales, lo cual permite observar cómo se modifica la actividad neuronal.

“Esto nos sirve para adquirir conocimiento, tal vez algún día se encuentre una aplicación para mejorar los ansiolíticos y los antidepresivos, ya que estos últimos tardan entre dos o tres semanas en hacer efecto.”

Responsive image
0:00
0:00

Tomar café en exceso puede provocar ansiedad, irritabilidad y estrés

México., 05 de marzo/Notimex. Ansiedad, irritabilidad, estrés, cambios en el sueño, son algunos de las consecuencias que produce ingerir café en exceso, de acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Cambridge.

De acuerdo con el análisis, las personas que beban café en exceso (más de cuatro tazas al día) pueden llegar a tener severos problemas en el cuerpo, debido a que la cafeína imita un químico que adormece al cerebro llamado adenosina.

Para el cerebro, la cafeína se parece mucho a esta sustancia química, que disminuye a medida que se duerme para que, de forma natural, uno se sienta más despierto por la mañana.

Por tanto, la cafeína puede engañar a su cerebro al unirse a los receptores de adenosina, que pueden bloquear la acumulación de este químico, lo que en ocasiones provocará que el cerebro se active y se sienta aún más cansado de lo normal.

Es por eso que cuanto más café se beba, más se tendrá que ingerir para sobrevivir el día, por lo que al igual que con cualquier otro medicamento, hay dependencia.

Además, según el estudio de la Universidad de Cambridge beber varias tazas de café sin filtrar al día puede provocar problemas cardíacos a largo plazo y se podría contribuir a un mayor riesgo de enfermedad e insuficiencia cardíaca.

“Cualquiera que haya bebido demasiado café sabe lo que se siente: sus manos se ponen temblorosas, se siente nervioso, y su ritmo cardíaco aumenta”, señaló la doctora de atención primaria de Mercy Personal Physicians en Lutherville, Maryland, Kathryn Boling.

Explicó que si bien los síntomas físicos de ansiedad asociados con beber demasiada cafeína pueden no causar palpitaciones cardíacas (aunque se sienta de esa manera), los efectos a largo plazo de un hábito de café pesado podrían contribuir a aumentar riesgos cardíacos.

El estudio reveló que tomar café puede modificar los estados de ánimo, por lo que el biólogo de la Universidad de Texas, Neal J. Smatresk precisó que cuando está volando alto en los efectos de su dosis doble de expresso, su cerebro señala a sus glándulas suprarrenales para producir más adrenalina, lo que se siente como una aceleración energética hacia su cuerpo, también conocida como la respuesta de luchar o huir.

“Durante condiciones de estrés o de emergencia, los mensajes químicos elevan el ritmo y la fuerza del corazón, aumentando así la presión arterial y la entrega de más oxígeno al cerebro y otros tejidos”, agregó el científico americano.

El especialista puntualizó que cuando el cuerpo produce tanta adrenalina, las emociones básicas están en el asiento del conductor, lo que puede causar irritabilidad, estrés y agresividad, ya que el modo de luchar o huir te deja con menos control.

Otra consecuencia de beber café en exceso es la ansiedad, el estrés y la falta de sueño, debido a que la cafeína sobre estimula el sistema nervioso.

Por lo anterior, especialistas recomiendan que las personas ingieran dos tazas de café al día; y que las personas que beben más de éstas, lo traten de minimizar para evitar daños futuros.

Responsive image
0:00
0:00

Estrés y depresión, factores que influyen para padecer dolor de cabeza

México., 15 de enero de 2018/Notimex. Algunas enfermedades como hipertensión y sinusitis, así como el estrés, la depresión, la ansiedad y la mala posición de la cabeza y el cuello son algunos de factores que inciden para padecer cefalea.

La Secretaría de Salud en su cuenta de Twitter @SSalud_mx señaló que la cefalea es un dolor de cabeza considerado como uno de los trastornos del sistema nervioso más comunes, que se caracteriza por molestias en la cabeza, el cuero cabelludo o cuello.

En una infografía, la dependencia indicó que se calcula que al menos 47 por ciento de los adultos en todo el mundo la ha padecido en el último año, relacionada con tensión muscular en los hombros, cuero cabelludo o mandíbula.

Detalló que existen tres tipos de cefalea, el primero es la tensional, la cual es la más común, empieza en la adolescencia y se da con más frecuencia en mujeres, la cual tiene una relación directa con el estrés, es crónica o episódica y da sensación de opresión alrededor de la cabeza que a veces irradia hasta el cuello.

El segundo tipo es la migraña, que aparece desde la pubertad, aunque puede presentarse en cualquier etapa de la vida, afecta sobre todo a adultos entre 35 y 45 años de edad, causa dolor alrededor de los nervios y vasos sanguíneos de la cabeza, náuseas y molestias de un solo lado de la cabeza o pulsátil y puede durar horas o días.

El último tipo de cefalea es por el uso excesivo de analgésicos, es persistente y por lo general es peor al despertar.

La Secretaría de Salud agregó que si se sospecha de padecer algún tipo de cefalea se debe consultar al médico para que indique el tratamiento de acuerdo con la sintomatología que se presente.

Responsive image
0:00
0:00

Gran número de ‘Millennials’ en EUA padecen ansiedad financiera

  • 23 % de los jóvenes dicen que el estrés los hace enfermar e semanal o mensualmente
  • La capacidad para ahorrar de los chicos es algo limitada

Redacción/En Contacto Digital, 30 de agosto de 2017.  De acuerdo a un estudio publicado por Northwestern Mutual, cerca del 28 por ciento de los millennials en Estados Unidos, está experimentando tanta ansiedad financiera que, de hecho, está afectando su desempeño laboral de manera constante.

Además, el 23 por ciento de los jóvenes dicen que el estrés financiero los hace enfermar físicamente semanal o mensualmente.

Los estadounidenses más jóvenes tienen mucho peso sobre sus mentes, pero sus principales preocupaciones se enfocan en:

  1. Pérdida de empleo: Es lógico que alguien con unos pocos años de experiencia pueda perder un trabajo antes de que un empleado más experimentado.
  2. Ahorros (o la falta de ellos): Debido a que los millennials son más propensos a tener mayores niveles de deuda estudiantil, su capacidad para ahorrar es algo limitada.
  3. Los ingresos (o, de nuevo, la falta de ellos): Los trabajadores más jóvenes tienden a ganar menos, por lo que es probable que no sólo se preocupen por lo poco que están ganando, sino que tienen menos opciones para aumentar esa cifra en el corto plazo.

Para poder combatir la preocupación que estas situaciones provoca, se pueden realizar diversas acciones:

  1. Aunque es cierto que a veces incluso los trabajadores más diligentes y experimentados son despedidos, puedes minimizar el riesgo al aumentar continuamente sus habilidades y demostrar tu valor en su trabajo actual. Obtén una certificación en algo relacionado con tu campo, ofrécete de voluntario para nuevos proyectos en el trabajo, y sé esa persona en la oficina que es conocida por identificar soluciones, no problemas.
  2. Un aterrador 69 por ciento de los adultos estadounidenses tiene menos de mil dólares en ahorros, mientras que el 34 por ciento no tiene ahorros en absoluto. Si caes en cualquiera de esas categorías, construir una red de seguridad a través del tiempo puede ayudar a reducir el grado en que tu falta de ahorro te pone ansioso. Para empezar, proyecta un presupuesto que considere tus gastos actuales, y encuentra maneras de economizar, incluso si eso significa eliminar algunos lujos por el momento.
  3. Otra opción es tomar un segundo empleo, lo cual puede aumentar tus ingresos y ayudarte a construir un fondo de emergencia más rápidamente. De los 44 millones de estadounidenses que actualmente tienen un segundo empleo, el 36 por ciento lleva a casa más de 500 dólares al mes. Eso, combinado con algunos cambios de estilo de vida, podría dejarte con suficiente dinero en efectivo para cubrir tres meses de gastos de vida en apenas un año.
  4. Si eres un trabajador joven que apenas está comenzando su carrera, puede no tengas mucho espacio de maniobra para negociar un sueldo más alto. Pero una vez que hayas pasado más tiempo en la fuerza laboral, tendrás amplias oportunidades para aumentar tus ingresos, ya sea para encontrar un nuevo empleo o para obtener más dinero de tu empleador actual.

Con información de Expansión.mx

Responsive image
0:00
0:00

Consumo excesivo de azúcar aumenta riesgo en hombres a padecer depresión y ansiedad

  • La conclusión fue obtenida por investigadores de 'University College London'
  • El uso de estos alimentos también causa obesidad y diabetes, entre otras enfermedades

Redacción/En Contacto Digital, 03 de agosto de 2017. A través de un estudio, investigadores de University College London, encontraron que el consumo de azúcar está relacionado con el aumento del riesgo a padecer depresión y ansiedad en los hombres.

A partir de la observación de los hábitos alimenticios de 5 mil hombres y 2 mil mujeres, los investigadores notaron que una dieta alta en azúcares afectó al grupo de los hombres. En el grupo de mujeres no se encontró dicha correlación.

La investigación fue hecha a través de encuestas, mediante las que se concluyó que los hombres que consumieron 67 gramos de azúcar al día, durante un periodo de 5 años, incrementaron el riesgo a padecer un trastorno mental en un 23 por ciento, en comparación a quienes consumían menos azúcares.

Y no hay que olvidar que aparte de afectar la salud mental, el consumo excesivo de azúcares causa obesidad y diabetes, entre otras enfermedades.

Responsive image
0:00
0:00

Si sufres cuando el celular se queda sin batería o no hay red, padeces ‘nomofobia’

  • Los nervios de no tener un móvil cerca se asemejan a los que se sienten el día de tu boda
  • Psicólogos han vinculado este padecimiento a bajo autoestima y ansiedad social

Redacción/en Contacto Digital, 24 de mayo de 2017. Regina Durgan, ejecutiva de Facebook, ha expresado que según su perspectiva, el smartphone o teléfono móvil es el aparato tecnológico más poderoso jamás inventado.

Su poder, entre otras cosas, ha generado un gran número de adictos o personas que no pueden vivir sin estos aparatos; y es así como ha surgido el término nomofobia, con el que se describe la ansiedad o la adicción de poseer un celular.

La nomofobia, hace referencia a la abreviación “no-mob” que se usa en inglés para decir que no se tiene el móvil. Sin embargo, en realidad significa miedo a las leyes (nomos es ley en griego) o reglas. Algunos especialistas han señalado que esto se debe a que los millennials creen que sin su celular están fuera de la ley, del orden, de la normalidad y se sienten vulnerables.

Datos de YouGov en Gran Bretaña muestran que alrededor del 53 por ciento de los usuarios padecen un estado de ansiedad cuando “pierden su teléfono, se quedan sin batería o no tienen red”. De igual forma, el organismo señala que existe un gran grado de comparación entre casos de nomofobia y los nervios y el estrés e un día de boda o con una ida al dentista.  El 23 por ciento de los estudiantes universitarios fueron catalogados nomofóbicos y un 64 por ciento con tendencias. El 77 por ciento de los estudiantes checaba su teléfono más de 35 veces al día.

Psicólogos han vinculado este padecimiento a condiciones como bajo autoestima, ansiedad social y demás patologías.

Responsive image
0:00
0:00

Radiación por dispositivos móviles puede provocar ansiedad, depresión e infertilidad

  • La investigación se llevó a cabo de parte del Instituto Politécnico Nacional
  • Es estudio fue realizado a través de ratones

Redacción/en Contacto Digital, 14 de abril de 2017. En un estudio reciente, científicos del Instituto Politécnico Nacional afirmaron que la radiación no ionizante emitida por la televisión, ondas de radio y dispositivos móviles aumenta la posibilidad de padecer un alto índice de ansiedad, depresión e infertilidad.

[down]

A través de un comunicado de la institución educativa, la egresada Mayra Yoselim Granados Martínez y la investigadora Norma Paniagua Castro puntualizaron que la exposición a campos magnéticos de 860 megahercios (MHz) a 0.5 watts de potencia ocasiona las alteraciones psiquiátricas ya mencionadas.

Granados Martínez explicó que para el estudio fueron utilizados ocho ratones, a los que se irradiaron 860 MHz, en 35 días consecutivos, cuatro horas diarias, en diferentes estaciones del año, durante dos años; y a otro grupo sólo se le sometió 15 días al procedimiento.

En ambos grupos, según el estudio, se realizaron pruebas de actividad motora, depresión y ansiedad, aunque en este último padecimiento, los animales irradiados en junio tuvieron un incremento de este trastorno, mientras que los de invierno no se vieron afectados.

Por esto, la investigadora aseveró que el miedo y la frustración son respuestas emocionales que involucran los mismos circuitos neurales que se activan con estimulación eléctrica de la amígdala y producen conductas relacionadas con la ansiedad. “Entre más horas estemos expuestos a la radiación más predisposición tenemos a tener estas dos alteraciones psicológicas. Estamos sometidos a ondas las 24 horas, los 365 días del año, no las vemos pero ahí están afectando”, afirmó la politécnica.

De acuerdo a lo investigado, el análisis en los niveles de las hormonas corticosterona y testosterona, que están implicadas en el estrés, son la causa de la ansiedad y la depresión. “Éstas dos pueden modificar la conducta y se relacionan con estados de agresividad en animales y humanos. Incluso en las mujeres, la agresividad está relacionada con la testosterona, aunque esté en bajos niveles”, indicó la estudiante.

Sobre el grado de infertilidad, la egresada del IPN detalló que los ratones irradiados por cuatro horas diarias durante 35 días consecutivos registraron una disminución de movilidad y viabilidad espérmica e incluso alteraciones en la morfología de los espermatozoides y en el epitelio germinal.

“El interés científico por realizar trabajos que llevan a establecer que los campos eléctricos pudieran tener un daño en los seres humanos es relativamente reciente, por ello se pretende que en un futuro próximo se pueda contar con normas que regulen la exposición”, destacó Mayra Yoselim.

Responsive image
0:00
0:00