Etiquetas: Etiopía


Mueren 38 personas en Etiopía al caer autobús en barranco

Addis Abeba, 13 de marzo/Notimex. Al menos 38 personas, en su mayoría universitarios, murieron y otras 10 más resultaron heridas, después de que el autobús en el que viajaban salió de la carretera y se precipitó a un barranco en el norte de Etiopía.

El accidente se registró la víspera en una carretera del distrito de Legambo en la norteña región Amhara, ubicada a unos 482 kilómetros de distancia de la capital etíope, informó este martes la emisora estatal Fana.

Las autoridades distritales indicaron que todavía no está claro qué causó que el autobús se fuera a un acantilado de cinco metros, en el área llamada Genete Selam Ver de la carretera Kebele 07.

La oficina de Comunicación de Ledambo confirmó que en el autobús, que cubría la ruta entre la ciudad de Mekane Selam y Dessie, viajaban un total de 48 personas, en su mayoría estudiantes de educación superior.

En un comunicado, la dependencia precisó que 38 personas murieron a consecuencia del letal accidente, 28 hombres y 10 mujeres, mientras que otras 10 resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad.

Los heridos están recibiendo tratamiento médico en el hospital Hidar 11 en la cercana ciudad de Akesta, donde se reportan estables, destacó la declaración oficial.

Etiopía, la economía de más rápido crecimiento de África, ha expandido y renovado su red de carreteras en los últimos años, aunque muchas personas dependen de los autobuses para viajar largas distancias.

Los accidentes carreteros, provocados por las malas condiciones de las carreteras y de los autobuses, aunada a la mala preparación de los conductores, causaron la muerte de 16 mil personas entre 2014 y 2017, según un informe publicado el año pasado por las autoridades etíopes.

Ad
Responsive image
0:00
0:00

Nueva sequía amenaza seguridad alimentaria en Etiopía: FAO

Roma, 17 de enero/Notimex. Tras la peor temporada agrícola en décadas, una nueva sequía en varias zonas del Sur de Etiopía puede poner en peligro el restablecimiento de la seguridad alimentaria en ese país, a menos que se hagan esfuerzos urgentes para sostener a las familias vulnerables en zonas rurales, alertó este martes  la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Si bien un enorme esfuerzo humanitario liderado por el gobierno ha reducido drásticamente el número de víctimas del hambre durante la peor sequía en 50 años, el legado de El Niño del año pasado y la escasez de lluvias durante una temporada vital plantean ahora nuevas amenazas, dijo un reporte del organismo de Naciones Unidas.

Precisó que el riesgo es especialmente para las comunidades pastoriles que se enfrentan a la falta de forraje y de agua en las regiones del Sur.

“Salvaguardar los logros recientes pasa por apoyar los medios de subsistencia de los hogares debilitados, que perdieron o tuvieron que vender ganado y otros activos, incrementando a menudo las deudas familiares para hacer frente al peor fenómeno de El Niño en la historia moderna”, refirió.

Unas medidas eficaces y oportunas han reducido el número de personas que necesitarán ayuda alimentaria en 2017 a 5.6 millones, frente a casi el doble en agosto del pasado año, según el recién publicado Documento de necesidades humanitarias (HRD, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, la seguridad alimentaria en 120 woredas (distritos) ha empeorado desde julio, al tiempo que 86 woredas están entrando en su tercer año (desde diciembre de 2015) de situación de emergencia de máxima prioridad.

El recién aprobado HRD, elaborado conjuntamente por el Gobierno de Etiopía y organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales y otros asociados para el desarrollo, abarca diversos campos, entre ellos la educación, el acceso al agua y la nutrición.

El documento aconseja que la mayor parte de las necesidades del sector agrícola estén relacionadas con la asistencia a la ganadería para pastores y agropastoralistas: el sector requiere un total de 42 millones de dólares para llegar a 1.9 millones de hogares, principalmente en las regiones de pastoreo meridionales y sudorientales golpeadas este año por la sequía.

Mientras que el norte y el oeste de Etiopía se llevaron la peor parte de El Niño, una nueva sequía afecta ahora a las zonas de pastoreo del sur y sureste del país, incluyendo las regiones de Oromia, Somali y de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos del Sur (SNNP), después de que las lluvias retrasadas y erráticas mermasen la disponibilidad de agua y pastos.

Alrededor del 80 por ciento de los etíopes dependen de la agricultura y la ganadería para su sustento y una proporción aún mayor de la tierra cultivable del país depende de las lluvias estacionales.

Las precipitaciones por debajo de la media han afectado también a los países vecinos: Somalia y Kenya. Se espera que el impacto sobre la ganadería sea más grave a principios de 2017, con migraciones inusualmente tempranas, tasas de mortalidad excesivas y emaciación grave.

La FAO pidió una respuesta inmediata para apoyar la seguridad alimentaria y la nutrición de las familias dependientes de los animales.

Tras ayudar a 1.3 millones de agricultores y pastores afectados por la sequía provocada por El Niño en 2016, la FAO solicita ahora 20 millones de dólares para llegar a un millón de familias agrícolas, agropastoriles y pastoriles en 2017 con el objetivo de consolidar los avances del año pasado y evitar que los hogares vulnerables caigan aún más en la inseguridad alimentaria.

El programa de la FAO busca, en particular, apoyar la producción agrícola, implementar actividades de respuesta de emergencia y resiliencia en el sector ganadero, reforzar los medios de subsistencia en las zonas de acogida de refugiados y fortalecer la coordinación, la información y el análisis.

Ad
Responsive image
0:00
0:00

Al menos 67 manifestantes mueren en Etiopía por represión policial

Al menos 67 manifestantes mueren en Etiopía por represión policialLondres, 08 de agosto/Notimex. Al menos 67 personas murieron y cientos más resultaron heridas el fin de semana en Etiopía, por el uso excesivo de la fuerza policial durante manifestaciones pacíficas, denunció hoy aquí Amnistía Internacional (AI).

En un reporte, la organización defensora de los derechos humanos acusó a las fuerzas de seguridad etíopes de disparar contra manifestantes en las regiones de Oromia y Amhara que pedían reformas políticas, justicia y respeto al estado de derecho.

El peor derramamiento de sangre, que puede constituir una ejecución extrajudicial, tuvo lugar en la ciudad norteña de Bahir Dar, capital de la región de Amhara, donde al menos 30 personas murieron la víspera por el excesivo uso de la fuerza, apuntó AI.

“Las fuerzas etíopes sistemáticamente han utilizado fuerza excesiva en sus intentos equivocados para silenciar las voces disidentes”, destacó en el informe la subdirectora regional de Amnistía Internacional para África Oriental, el cuerno y los grandes lagos, Michelle Kagari.

Estos crímenes, agregó Kagari, deben ser investigados con prontitud, de manera imparcial y efectiva y todos los sospechosos de responsabilidad penal deben ser llevados ante la justicia, “en un juicio justo ante la jurisdicción civil ordinaria sin recurrir a la pena de muerte”, destacó.

Información obtenida por AI demostró que la policía disparó el domingo pasado balas contra los manifestantes en Bahir Dar, matando a por lo menos 30 personas y contra manifestantes en Gondar el sábado, provocando la muerte de por lo menos siete personas más.

“La respuesta de las fuerzas es de una mano dura sorprendente”, destacó la subdirectora regional para África Oriental de la organización no gubernamental (ONG), cuya sede central se ubica en esta capital.

AI indicó que además cientos de personas, muchos de ellos jóvenes, fueron arrestadas en Amhara y Oromia, y están en centros de detención extraoficiales, incluidas bases de entrenamiento militar y de la Policía.

“Estamos extremadamente preocupados porque el uso de instalaciones de detención no oficial puedan exponer a las víctimas a otras violaciones de derechos humanos como tortura y otros malos tratos”, indicó Kagari.

La funcionaria de AI consideró que todos los arrestados durante las protestas deben ser liberados de manera inmediata e incondicional, ya que “están injustamente detenidos por ejercer su derecho a la libertad de opinión”.

Las protestas son una continuación de las manifestaciones pacíficas que empezaron en noviembre de 2015 en varias ciudades del país contra un plan de gobierno de integrar partes de la región de Oromia a la capital etíope, Addis Abeba.

La manifestaciones comenzaron el 12 de julio pasado, cuando las fuerzas de seguridad intentaron detener al coronel Demeka Zewdu, uno de los líderes de la Comisión de la Libre Determinación de Identidad del distrito de Wolqait, por presuntos delitos de terrorismo.

Wolqait es un distrito administrativo de la región de Tigray que formaba parte de Amhara antes de que el Frente Democrático Revolucionario (EPRDF) llegara al poder en 1991.

Ad
Responsive image
0:00
0:00

Urgen fondos para ayudar a los agricultores de Etiopía: FAO

Sequía_2016Roma, 29 de abril/Notimex. A seis semanas del inicio de la principal temporada agrícola en Etiopía, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pidió con urgencia fondos para ayudar a los agricultores a sembrar y evitar que las zonas del país golpeadas por la sequía se vean más afectadas por el hambre.

En un comunicado, la FAO dijo que si las semillas no se entregan a tiempo, la ayuda llegará demasiado tarde para garantizar una cosecha decente de la inminente temporada meher, que produce el 85 por ciento del suministro de alimentos del país.

Indicó que a pesar de que la situación de seguridad alimentaria empeora, la respuesta general para donar fondos frente a esta crisis ha sido hasta ahora decepcionante, ya que sólo se ha cubierto el 15 por ciento de lo solicitado en el llamamiento de 2016 de la FAO para Etiopía.

El representante de la FAO en el Etiopia, Amadou Diallo Allahoury, dijo que “la temporada meher será fundamental para mejorar la seguridad alimentaria y la autosuficiencia de las familias en 2016”.

“La distribución de semillas que permite a los agricultores sembrar cultivos y producir alimentos debe ser una prioridad humanitaria”, agregó.

La FAO necesita cerca de 10 millones de dólares en las próximas dos semanas para distribuir semillas a las familias etíopes amenazadas por el hambre y la pérdida de sus medios de vida.

Alrededor de 10.2 millones de personas en Etiopía padecen inseguridad alimentaria tras las sucesivas malas cosechas y la mortandad generalizada del ganado provocadas por la sequía originada por El Niño desde principios de 2015.

Con el retraso y el carácter errático de las lluvias de primavera este año, la situación puede empeorar en las zonas más afectadas, en particular en el norte del país.

El gobierno de Etiopía ya ha dedicado recursos considerables a la respuesta frente a El Niño y trabaja en estrecha colaboración con la FAO para ampliar su esfuerzo conjunto.

Casi un tercio de todos los distritos del país -unos 224- sufren ahora inseguridad alimentaria grave. Esa cifra supone un 20 por ciento más que hace tan sólo tres meses.

Según estimaciones recientes de la Oficina etíope de Agricultura, cerca de 1.7 millones de familias campesinas no tienen garantizada la obtención de semillas, lo que significa que no cuentan con los insumos necesarios para plantar en la temporada meher, que comienza a mediados de junio para algunos cultivos, y se prolonga hasta agosto para otros.

En la actualidad, más de 90 distritos no reciben ningún tipo de apoyo de semillas de emergencia o no están suficientemente cubiertos, según el responsable del Equipo de respuesta de emergencia de la FAO, Pierre Vauthier.

“Son estos distritos olvidados el objetivo de la FAO, pero sin apoyo financiero inmediato, unas 150 mil familias perderán su mejor oportunidad de cultivar alimentos para el resto del año”, explicó Vauthier.

Ad
Responsive image
0:00
0:00

FAO urge ayudar a Etiopía a enfrentar efectos de ‘El Niño’

eutopía_2016Roma, 07 de marzo/Notimex. La población afectada por la sequía de Etiopía necesita ayuda agrícola que llegue a tiempo para la próxima temporada de lluvias y poder hacer frente a uno de los eventos de El Niño más intensos y devastadores registrados hasta la fecha, advirtió la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En un comunicado señaló que las necesidades humanitarias en Etiopía se han triplicado desde comienzos de 2015, a causa de una sequía que ha llevado a la pérdida sucesiva de cosechas y una mortandad generalizada del ganado.

Como resultado, los niveles de inseguridad alimentaria y malnutrición en este país del Cuerno de África son alarmantes, con cerca de 10.2 millones de personas sufriendo ahora inseguridad alimentaria.

Según la FAO, una cuarta parte de todos los distritos de Etiopía están clasificados oficialmente como enfrentados a una crisis de seguridad alimentaria y nutrición.

Dijo que con la siembra para la primera temporada de lluvias en el país, belg, ya retrasada y la temporada meher -la principal campaña agrícola de Etiopía- acercándose rápidamente, los agricultores necesitan asistencia inmediata.

Lo anterior, señaló el organismo, con el fin de ayudarles a producir alimentos desde ahora y hasta septiembre para alimentar a millones de personas que se enfrentan al hambre.

“La FAO necesita con urgencia 13 millones de dólares antes de finales de marzo para apoyar a más de 600 mil de las personas más afectadas”, advirtió el representante de la FAO en Etiopía, Amadou Allahoury Diallo.

“Prevemos que las necesidades serán particularmente elevadas durante las próximas semanas -añadió-, por lo que es fundamental que seamos capaces de responder de forma rápida y contundente para reiniciar la agricultura ahora, antes de la sequía dañe aún más la seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas”.

Durante la temporada meher se produce hasta un 85 por ciento de los suministros de alimentos de la nación.

Estimaciones recientes de la Oficina etíope de Agricultura indican que unos 7.5 millones de agricultores y pastores necesitan ayuda agrícola inmediata para producir cultivos básicos como maíz, sorgo, tef, trigo y cultivos de raíces y piensos para el ganado para mantener a sus animales sanos y reanudar la producción.

Según la FAO, las familias campesinas o bien han agotado sus reservas de semillas tras sucesivas siembras fallidas, o las han consumido como alimento.

Las reservas de piensos para animales también están agotadas, y se necesita ayuda para que las familias produzcan forraje.

Ya han muerto cientos de miles de cabezas de ganado y los animales que sobreviven están cada vez más débiles por la escasez de piensos, la falta de pastos, la escasez de piensos y la limitada disponibilidad de agua, lo que ha dado lugar a fuertes caídas en la producción de lácteos y carne.

“Es importante entender que la sequía actual no es sólo una crisis alimentaria, sino que es ante todo una crisis de medios de subsistencia”, señaló Allahoury Diallo.

Destacó que las pérdidas del año pasado han afectado gravemente a la seguridad alimentaria de los hogares y al poder adquisitivo, y obligado a muchas personas a vender los últimos activos agrícolas que les quedaban.

El llamado de la FAO para obtener 13 millones de dólares a finales de marzo es parte de una petición mayor -50 millones que el organismo solicita para su Plan de Respuesta al Niño en Etiopía. Pero hasta ahora, menos del 10 por ciento del plan ha recibido financiación.

Ad
Responsive image
0:00
0:00

Etiopía al borde de la peor crisis alimentaria de su historia

crisis alimentariaAdís Abeba, 10 de febrero/Notimex. Etiopía, que se enfrenta a la peor sequía de los últimos 50 años, pero tiene una de las economías de más rápido crecimiento en África, podría en menos de tres meses experimentar una de las peores crisis alimentaria de su historia.

El hambre, provocada por la guerra y la sequía, mató a un millón de personas en Etiopía en 1984, pero amenaza esta ocasión la vida de diez millones.

El país africano necesita 245 millones de dólares en ayuda alimentaria en las próximas tres semanas para evitar una “escalada potencialmente catastrófica” en los casos de desnutrición crónica, advirtió la organización humanitaria Save the Children.

Más de 400 mil niños probablemente necesitarán alimentación suplementaria a causa de sufriri “desnutrición severa aguda” a finales de este año, después de la peor sequía registrada en el país en medio siglo, arruinando las cosechas y el ganado.

Otros 1.7 millones de mujeres y niños pueden llegar al estado de desnutrición severo, lo que puede dar lugar al retraso en el crecimiento en menores de edad, si hay una interrupción en el suministro de ayuda alimentaria.

“Puede tomar alrededor de 120 días para adquirir y transportar los alimentos en Etiopía a través de Djibouti, así que todo debe intensificar ahora”, señaló la organización no gubernamental.

El director de Save The Children en Etiopía, John Graham, sostuvo que “la situación aquí es tan grave como la que se vivió hace 19 años”.

Los efectos de El Niño, la tendencia al calentamiento de los océanos, han provocado que 10.2 millones de etíopes necesiten ayuda alimentaria este año.

Otros 7.9 millones de personas, que están en el apartado de “inseguridad crónica alimentaria” en el país africano de casi 100 millones de personas, reciben apoyo a través de un programa de protección social que es financiado por el gobierno y los donantes.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), agencia de la Organización de las Naciones Unida (ONU) especializada en la lucha contra el hambre, confirmó que 10.2 millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente en Etiopía, porque este país está “en las garras de la peor sequía”.

El organismo de ONU subrayó que las necesidades humanitarias en este país se han triplicado en el último año.

“La desnutrición aguda ha aumentado considerablemente y una cuarta parte de los distritos de Etiopía se enfrenta oficialmente a una crisis nutricional”, añadió.

El PMA señaló que puede ayudar al gobierno para proporcionar asistencia alimentaria a 7.6 de los 10.2 millones de personas necesitadas.

El pasado fin de semana, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, visitaron Etiopía para conocer de primera mano las consecuencias de la sequía en una de las zonas más afectadas.

Ban indicó que una crisis de esta magnitud es “demasiado para cualquier gobierno”, por lo que instó a la comunidad internacional a “estar junto a la gente de Etiopía”.

“Tenemos la oportunidad de proporcionar ayuda, pero no tenemos los recursos. Podemos evitar que esta crisis empeore satisfaciendo las necesidades de las familias”, añadió Cousin.

El PMA indicó que sólo ha recibido un 26 por ciento de los fondos necesarios para llegar a 7.6 millones de personas en los seis primeros meses de este año y urgió a contar con más financiación para que el reparto de alimentos se prolongue más allá del 2016.

Ad
Responsive image
0:00
0:00