Etiquetas: INAH


Concluye excavación de la ofrenda 174 del Templo Mayor

México, 14 de agosto/Notimex. Las tareas de excavación, registro fotográfico digital y limpieza de los más de 11 mil materiales orgánicos y 800 artefactos encontrados en la ofrenda 174 en el Templo Mayor concluyeron poco después de un año de su hallazgo, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En abril de 2017, los especialistas del Proyecto Templo Mayor del INAH hallaron la caja de sillares de tezontle, de 74 x 72 centímetros, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La riqueza de los objetos depositados por los sacerdotes mexicas es consistente con el lugar donde se localizó: el Cuauhxicalco, estructura donde eran sepultados los restos cremados de los gobernantes tenochcas, destacó el INAH mediante un comunicado.

La ofrenda fue detectada tras percatarse de la ausencia de algunas lajas en el piso de este templo; lo cual era indicio de la existencia de un depósito de carácter ritual, señaló Antonio Marín Calvo, uno de los arqueólogos responsables de este frente de exploración.

La Ofrenda 174 se salvó providencialmente cuando se instaló encima de ella un tubo que conectaba con el colector de aguas negras construido a inicios del siglo XX, durante el gobierno de Porfirio Díaz.

Lo primero en detectarse del contexto prehispánico fueron fragmentos de copal y de coral, capa bajo la cual se encontraba el esqueleto completo de un lobo mexicano acompañado de cuchillos de pedernal y un espadarte de pez sierra.

Más abajo estaban colocadas 23 insignias de lámina de oro que aluden a la guerra librada entre el Dios Huitzilopochtli y su hermana la Diosa Coyolxauhqui, el Sol y la Luna: manos, representaciones de corazones, un par de orejeras (símbolo de la deidad lunar), una mandíbula humana, entre otras.

La siguiente capa estaba conformada por conchas y caracoles que en su mayoría provienen del Caribe y que fueron trasladados vivos a la gran Tenochtitlan y debajo había una figurilla antropomorfa de copal, posible representación del Dios de la lluvia, Tláloc; además de orejeras de madera con pigmentos azul y negro, cuatro cetros serpentiformes de madera y la misma cantidad de cuchillos de pedernal.

Mientras que, en el fondo de la caja de piedra, yacía el espadarte de un pez sierra de un metro de longitud, equivalente a una cuarta parte del largo total animal, que debió medir más de cuatro metros.

El INAH dio a conocer que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó el registro oficial a la colección científica de fauna silvestre del Proyecto Templo Mayor, adscrito al museo.

Explicó que el registro permitirá obtener esqueletos de animales muertos recientemente, que pertenecen a especies amenazadas de extinción, y facilitará identificar los restos arqueológicos de muy diversas especies que se recuperan cotidianamente de las antiguas ofrendas mexicas.

 

Responsive image
0:00
0:00

Avanza en Hidalgo recuperación de inmuebles históricos dañados por sismo

México, 08 de agosto/Notimex. A casi 11 meses del sismo del 19 de septiembre, fueron reparados los daños en ocho de los 13 inmuebles históricos que resultaron afectados en Hidalgo por el movimiento telúrico, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El director del Centro INAH Hidalgo, Juan José Arias Orozco, explicó que las afectaciones en las edificaciones fueron menores debido a que la estructura geológica de esa región impide que las oscilaciones traspasen algunas áreas, como la parte montañosa.

Mediante un comunicado detalló que de las 13 edificaciones, cuya antigüedad va de los siglos XVI al XIX, las comunidades y autoridades locales intervinieron cinco, bajo la supervisión del INAH.

Se trata de las parroquias de la Inmaculada Concepción (s. XVI) y San Andrés (s. XVII), en el municipio de Cardonal; Casa Rule (s. XIX), en Pachuca de Soto; Centro Cultural del Ferrocarril (s. XIX), en Tulancingo de Bravo; y un muro perimetral de adobe de una hacienda decimonónica, en Actopan. Todos presentaban daños menores y moderados.

“De las otras ocho edificaciones, tres presentaban daños menores como fisuras y pequeñas grietas, cuyo trabajo de recuperación se concluyó al 100 por ciento. Son los antiguos conventos de San Andrés Apóstol y de San Francisco, en Epazoyucan y Tepeapulco, respetivamente, que datan del siglo XVI, así como el Museo Arqueológico de Tula, Jorge R. Acosta”, precisó.

Indicó que hay otros inmuebles con daño moderado como fisuras, grietas y desprendimiento de acabados y leve afectación estructural, principalmente, en los que están por iniciar los trabajos de restauración.

Entre ellos se encuentran la Biblioteca Antonio Peñafiel, que forma parte del Ex Convento de San Francisco, en Pachuca; el templo y antiguo convento de San Francisco, en Tepeji del Río de Ocampo, y el templo y antiguo convento de los Reyes Magos, en Metztilán, inmuebles que datan del siglo XVI y cuyas intervenciones concluirán en diciembre.

“Tenemos únicamente dos inmuebles con daños mayores: la torre campanario, del siglo XIX, de la capilla de San Miguel Arcángel, de la Hacienda de San Miguel Regla, en el municipio de Huasca de Ocampo, y el inmueble conocido como La Comunidad (s. XVI), en Metztitlán, que durante décadas fue cárcel regional”, refirió.

Arias Orozco explicó que La Comunidad no ha recibido mantenimiento o intervención alguna en más de 50 años, por lo que al ocurrir el sismo se resintieron muchas de las afectaciones que ya existían; los daños en el inmueble del siglo XVI van desde pequeñas fisuras hasta grietas y desprendimientos en las bóvedas del inmueble.

En tanto que en las zonas arqueológicas de Xihuingo, en Tepeapulco, y Huapalcalco, en Tulancingo de Bravo, cuyas afectaciones por fenómenos meteorológicos se resintieron con el temblor, se promueve la activación de un seguro para atender los daños.

 

Responsive image
0:00
0:00

INAH confirma búsqueda de restos en barcos de Cortés (+Audio)

Escucha el audio:

Adriana Muñoz Cabrera. Veracruz, Ver., 08 de agosto de 2018. El titular del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Veracruz, Julio Ignacio Martínez de la Rosa, confirmó que será hasta dentro de un año cuando se dé a conocer si los restos localizados en el litoral de Quiahuixtlan, son restos de los llamados barcos de Cortés que la historia narra fueron quemados por el conquistador español aunque en realidad los desarmó.

Dijo que el área de investigación subacuática del INAH a nivel nacional lleva a cabo la investigación en las profundidades del litoral veracruzanos y los buzos estuvieron más de un mes en esta zona extrayendo restos que podrían ser de los navíos aunque aún no se confirma.  

“Fue parte de las investigaciones, de Roberto Junco que es subdirector de Arqueología Subacuática, estuvo por aquí aproximadamente de tres a semanas a un mes con un equipo de arqueólogos de Miami e INAH México”, agregó.

Es una investigación de los barcos perdidos de Cortés, en la historia se registra que quemó sus embarcaciones.

“Lo real es que las desarmó y bueno por ahí quedaron, lo venía supuestamente persiguiendo el gobernador de Cuba, que era Velázquez y bueno,  y lo que hizo fue desarmar los barcos”, afirmó.

Se negó a adelantar informes sobre lo que encontraron, será dentro de un año cuando entreguen el reporte de lo que se localizó.

“Ahí sí discúlpenme, se encontró una que otra cosita, esto se va a dar a conocer una vez que se analicen las piezas, califiquen y se tenga la certeza de qué fue lo que se encontró”, puntualizó.

No descartó que vayan a volver a explorar otros puntos en el litoral de Veracruz.

“Se los vamos a dar a conocer en breve en otros puntos, nada más que aquí lo que se requiere es dinero para hacer las investigaciones”, subrayó la autoridad federal.

Tampoco reveló el costo de la investigación, manifestó que no es tema de la delegación a su cargo.

“No tengo el dato, pero estuvieron un mes, más la preparación que se llevó por lo menos un año, porque hay que ser muy precisos, recuerden que se usa el método magnético para detectar una especie de suelo que va hacia el suelo marino y lo que detectan con la variación de colores es donde se investigan”, destacó.

Por lo menos fueron tres embarcaciones las que hundió Hernán Cortés.

“Si hubo algunos hallazgos interesenates pero no nos atrevemos a decir hasta no tener la certidumbre”, manifestó.

La investigación es por temporadas y la primera ya concluyó.

“Toda la investiacion cronológica es por periodos, entonces en este año terminó la primera, el siguiente año habrá una segunda pero va a depender del dinero.”, puntualizó.

Indicó que el recurso lo aporta la iniciativa privada pero bajo secresía.

“Ahí sí nos pidieron la reserva los patrocinadores porque son personas privadas”, concluyó.

 
Responsive image
0:00
0:00

Antropología exhibe restos humanos milenarios hallados en cueva de Puyil

México, 07 de agosto/Notimex. Algunos restos de individuos hallados en la cueva de Puyil, en Tacotalpa, Tabasco, unos corresponden al Preclásico Temprano y Arcaico, y forman parte de la muestra Puyil la Cueva de los Ancestros, que se inauguró hoy en el Museo Nacional de Antropología.

María Cristina García Cepeda, secretaria de Cultura federal, mencionó en conferencia de prensa que la exposición, que permanecerá por espacio de un mes, da cuenta del hallazgo, los trabajos de recuperación y estudios realizados en la referida caverna.

“Ahora tenemos la oportunidad de conocer gracias a las investigaciones de los equipos de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comprometidos con el patrimonio y su salvaguarda”, señaló.

Explicó que de la caverna fueron recuperados restos humanos con más de siete mil años de antigüedad que comparten rasgos y características con otros vestigios descubiertos en las regiones de Guatemala, Cuba, Perú, Bolivia y Brasil.

“Fueron descubiertas en la misma zona piezas de jade, cerámica, conchas, obsidiana que formaban parte de las ofrendas de los antiguos pobladores durante los ritos ceremoniales”, precisó García Cepeda.

Apuntó que el visitante podrá conocer a partir de hoy los vestigios encontrados y recuperados para su exhibición, que revelan la idea de la belleza del mundo antiguo.

Luis Alberto Martos, investigador del INAH, señaló que la cueva de Puyil se localiza a 3.5 kilómetros al suroeste del pueblo de Puxcatán, en la cual tienen unas 10 cámaras donde hallaron por lo menos representados 29 individuos, entre éstos 22 son adultos, cuatro adolescentes y tres infantes.

Los tres individuos más antiguos datan uno, del periodo Preclásico Temprano (2500 a 1200 a.C.), y dos del Arcaico (8000 a 2500 a.C.), según datos compartidos por Lourdes Muñoz Moreno y Teresa Navarro Romero, del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

“En cinco encontramos deformación craneal; cuatro de ellos tabular oblicuo y uno rarísimo que es tabular erecto, que es muy raro verlo en la zona maya”, detalló el investigador.

Martos explicó, mediante imágenes que registraron los hallazgos, tanto los restos como los objetos, que al verlos son de museo.

Arturo Núñez Jiménez, gobernador de Tabasco, dijo que celebran la oportunidad de que este día se ponga en marcha la exposición temporal Puyil la Cueva de los Ancestros, sobre todo porque el evento tiene lugar en el espacio museográfico más importante del país: el Museo Nacional de Antropología.

“Expreso mi reconocimiento a todas las instituciones y personas que de manera profesional con su fecunda labor han hecho posible la exhibición de los restos óseos y las piezas descubiertas en la cueva de Puyil, en San Felipe, Puxcatán, municipio de Tacotalpa, en el estado de Tabasco”, afirmó.

 

Responsive image
0:00
0:00

INAH publica libro sobre religiones de comunidades indígenas de Oaxaca

México, 06 de agosto/Notimex. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) publicó el libro Dones, duelos y santos. Ensayos sobre religiones en Oaxaca, de Alicia M. Barabas, en el que aborda las creencias y prácticas religiosas de las comunidades indígenas de Oaxaca.

La profesora e investigadora del INAH explicó que “las religiones que practican las comunidades indígenas en Oaxaca son resultado de la reconfiguración que cada pueblo ha hecho de las creencias de origen mesoamericano vinculadas con la montaña sagrada y católicas, con más de cinco siglos de evangelización”.

El libro trata sobre las creencias y prácticas religiosas no como hechos culturales aislados, sino en su articulación con diversos campos y pensamiento social.

Alfredo López Austin escribióel prólogo que trata cuestiones de naturaleza teórica sobre la antropología, además de proporcionar algunos elementos para el estudio de la representación del espacio en las épocas prehispánica y colonial en Oaxaca.

Coeditado por el INAH y la Editorial Porrúa, el libro consta de ocho ensayos. En el capítulo Cosmovisión y entidades territoriales de Barabas aborda narrativas sobre la creación del mundo, el ciclo del Sol y la Luna o el de los reyes fundadores de los territorios étnicos, como el caso de Nexhquiriac.

Profundiza en la representación actual del cosmos, materializada en la figura de lo que la gente llama los “dueños de los lugares”. “Son entidades extrahumanas concebidas por las comunidades como personas con poderes especiales, que controlan los sitios y sus riquezas”, detalló la profesora.

“A esos seres territoriales, que no son dioses, la gente, a través de los rituales en cerros, montañas, cuevas y fuentes de agua, les pide prosperidad, lluvia, salud y buena cosecha”.

En el apartado Etnoterritorialidad sagrada se analiza el término etnoterritorio y se define como el territorio histórico, cultural e identitario que cada grupo reconoce como propio, ya que en él no sólo habitan los pueblos también reproducen su cultura, se detalló.

Las apariciones de vírgenes, santos y personajes sagrados son abordadas en dos capítulos en los que se destaca la aparición de la Virgen de Tejalapam y de la Virgen de Juquila, considerada la más importante en el estado.

El texto analiza la construcción de los milagros y se muestra cómo la gente construye esa presencia y de qué manera la sostiene.

En Las nuevas alternativas religiosas frente a la costumbre de los pueblos, aborda el creciente y constante aumento de diversos cultos “ante factores como el alcoholismo y la violencia intrafamiliar y esas alternativas ofrecen una transformación total a cambio de la adherencia de la familia a esa fe.

“En ellas los habitantes pueden ser pastores, incluso las mujeres; se pueden casar y tener familia, además hablan a sus feligreses en sus propias lenguas”.

El libro Dones, duelos y santos. Ensayos sobre religiones en Oaxaca se puede adquirir en las tiendas de los museos del INAH y en las librerías Educal.

Responsive image
0:00
0:00

Avanza restauración de inmuebles históricos en Puebla dañados por sismo

México, 02 de agosto/Notimex. Al menos 67 de los 620 inmuebles históricos dañados en Puebla por el sismo de septiembre de 2017 se han restaurado y 241 están en proceso por expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Víctor Hugo Valencia Valera, director del Centro INAH Puebla, enfatizó que la capital poblana alberga un número mayor de inmuebles patrimoniales que todo el estado de Chiapas, lo que da idea de la magnitud de los daños registrados.

“Tenemos 620 inmuebles dañados de los cuales 527 ha sido conciliados con el seguro y falta ajustar 93. De esa cifra a la fecha tenemos 241 en proceso de obra y 67 terminados, que sumados da un universo de 308, que representa 40 por ciento en avance del programa de recuperación del patrimonio”, detalló.

En la ciudad de Puebla especialistas del instituto intervinieron inmuebles como el Templo y antiguo convento de San Francisco, donde se reconstruyó el cupulín de la torre campanario de piedra.

En tanto, en la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores se atendieron muros, cúpula, bóveda, torre campanario y arcos fajones y en el ExConvento de San Martín de Tours se resguardó una importante colección de obras pictóricas, esculturas y retablos de los siglos XVI al XIX.

En un comunicado se señaló que los expertos se enfrentan a una labor titánica en comunidades como Alpanocan, Tepango y Atzala, donde los monumentos históricos han quedado prácticamente en ruinas y deberán reconstruirlos con materiales originales o contemporáneos, dado que la finalidad de la restauración es hacerlo con la misma técnica, manteniendo su integridad y autenticidad.

De acuerdo con Valencia Valera, para resolver ese dilema se preparan proyectos de intervención en esas localidades, que contemplan la aplicación de un seguro, además de recursos federales del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

Responsive image
0:00
0:00

Empleados denuncian ante PGR presencia de ‘aviadores’ en INAH de Veracruz (+Audio)

Escucha el audio:

Adriana Muñoz Cabrera. Veracruz, Ver., 26 de julio de 2018. Empleados del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exigieron que se transparente la nómina de la delegación del organismo federal ya que desde hace más de una década hay aviadores cobrando en la misma, denunció el vocero de los inconformes, César Abraham Vignola.

Expuso que ya denunciaron ante Procuraduría General de la República (PGR), se investigue el caso particular de la investigadora tipo B, Adriana Gil Maroño, quien cobra y en 15 años jamás ha ido a laborar, como ella, son varios casos, denunciaron en conferencia de prensa.

Destacó que las autoridades han avalado que los investigadores “trabajen desde su casa” mientras que quienes realizan todos los proyectos los tienen que cubrir y hacer su trabajo en campo y a nivel administrativo.

(Avance)

Responsive image
0:00
0:00

Se revela riqueza faunística de las ofrendas del Templo Mayor

México, 15 de julio/Notimex. Por más de cuatro décadas, investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) han estudiado las ofrendas dejadas por los mexicas en el Recinto Sagrado de Tenochtitlan.

En éstas, se han identificado elementos que además de hablar del alto sentido de religiosidad de esta cultura, revelan el poderío que ejercieron sobre una gran parte del actual territorio mexicano.

Los huesos de antiguos animales ajenos a la Cuenca de México constituyen objetos por demás reveladores; en el Templo Mayor se han localizado más de 400 especies de fauna exótica.

Por ejemplo desde pequeños peces y moluscos de arrecifes coralinos, hasta jaguares, lobos, cocodrilos y águilas provenientes de todos los confines del imperio mesoamericano.

Así lo destacó la bióloga Norma Valentín Maldonado, quien en el marco de la exposición Templo Mayor. Revolución y estabilidad, que se exhibe en el Museo de Templo Mayor (MTM) hasta septiembre próximo, y del ciclo académico de actividades que la acompaña, habló en conferencia sobre este tema.

“Los animales que los mexicas ofrecían a sus dioses tenían características especiales. Eran los más bellos, o bien los más feroces y venenosos que conocían”, declaró.

La investigadora de la Subdirección de Laboratorio y Apoyo Académico del INAH señaló que acorde con la evidencia arqueológica recabada por el Proyecto Templo Mayor (PTM) desde su origen, en 1978, y otras fuentes documentales (crónicas o códices) se tiene bien diferenciada la fauna que los tenochcas usaban ritualmente y la que consumían.

Esta última, dijo, estaba formada por liebres, conejos, codornices, ranas y ajolotes, entre otros animales de los cuales, en el Recinto Sagrado solo se han encontrado representaciones en cerámica, concha, piedra y otros materiales, mas no osamentas.

La excepción ha sido un basurero ritual excavado en 2004 por el arqueólogo Álvaro Barrera en la confluencia de las calles de Moneda y Licenciado Verdad; espacio que marcaba los límites del Templo de Tezcatlipoca.

Dichos animales de uso cotidiano se usaban también para comerciar con otras poblaciones. En cambio, los ejemplares exóticos a menudo se obtenían por medio del tributo que Tenochtitlan exigía de sus pueblos vasallos.

La especialista indicó que la fauna de las ofrendas del Templo Mayor puede dividirse en cinco grupos: el de moluscos, integrado por aproximadamente 300 especies.

Entre las cuales están: galletas, pepinos y estrellas de mar; el de peces, que cuenta con un estimado de 60; o bien el de aves, para el cual se han reconocido más de 25 especies, entre ellas el águila real, la garza y el ibis espatulado.

Acotó que si bien los reptiles y mamíferos son los más escasos en cantidad, con 16 y seis especies, respectivamente, ello no quiere decir que tuvieran una importancia menor para los tenochcas, pues era justo la ferocidad de los jaguares, pumas, lobos, lagartos y serpientes, y la dificultad que implicaba su captura, lo que los hacía más valiosos.

Existían espacios como la Casa de las Aves y el Vivario de Moctezuma, localizados en parte de los actuales terrenos de Palacio Nacional y el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, donde estas fieras eran resguardadas.

Personajes como el conquistador Bernal Díaz del Castillo tuvieron acceso a ambos espacios en su momento de esplendor, de acuerdo con un comunicado.

La bióloga expuso que los depósitos rituales del Templo Mayor también son claros respecto al simbolismo de ciertos animales.

Responsive image
0:00
0:00

El INAH y la delegación Tlalpan recuperarán zona arqueológica en Cuicuilco

Ciudad de México, 10 de julio/AlMomentoMX. La delegación Tlalpan, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) firmaron un convenio de colaboración para impulsar el proyecto de recuperación integral de la zona arqueológica de Cuicuilco, uno de los basamentos más antiguos e importantes de Ciudad de México.

El Jefe Delegacional en Tlalpan, Fernando Hernández Palacios, destacó la importancia de intervenir esta zona, ya que además de ser un importante atractivo turístico del sur de la CDMX, contiene vestigios de más de 800 años de antigüedad que son de gran valor histórico para los mexicanos.

Por su parte, el Director General del INAH, Diego Prieto Hernández, reconoció el compromiso de la actual administración para impulsar un proyecto de esta naturaleza, el cual traerá beneficios para los turistas, los habitantes de la zona, así como para los estudiantes de la ENAH.

De acuerdo al proyecto de recuperación, en la zona arqueológica ubicada en Insurgentes y Periférico, se sustituirá la reja perimetral que contará con una galería externa, será remodelada la plaza pública localizada en la entrada principal y se mejorará la iluminación al interior y exterior de la zona.

Además, se construirá una biblioteca-hemeroteca, estaciones interpretativas y el museo ubicado a un costado de la Pirámide de Cuicuilco será intervenido para su modernización y ampliación con mayores espacios operativos y de investigación.

Asimismo, se contempla la recuperación total del montículo de Peña Pobre, ubicada dentro del Parque Loreto y Peña Pobre en Insurgentes y San Fernando. Por otra parte, también se modificará un tramo de la calle de Zapote para mejorar la movilidad y conectividad entre Periférico y San Fernando, intervención que ayudará a mejorar la seguridad en colonias como Isidro Fabela, Ampliación Isidro Fabela, Barrio San Fernando y Toriello Guerra.

También se concluirá la Torre de Investigación de la ENAH, se instalarán sistemas de video vigilancia en las zonas aledañas al centro de estudios y se modernizarán los accesos para agilizar el flujo de la población estudiantil.

Responsive image
0:00
0:00

INAH descubre yugo totonaco de piedra en Veracruz

México, 06 de julio/Notimex. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) halla un yugo de piedra gris que durante siglos y sin estar asociado a arquitectura monumental u ofrenda alguna, permaneció bajo un terreno cercano al municipio de Tamiahua, en Veracruz.

Este descubrimiento, hecho gracias al producto de labores de salvamento arqueológico emprendidas por el INAH, representaría a una serpiente; tiene labradas dos cabezas humanas en sus remates y un rostro felino en su curva externa.

Vale la pena mencionar que en tiempos prehispánicos y dentro de muchas culturas mesoamericanas, quienes participaban en juegos de pelota usaban una vestimenta cuya base era un aditamento con forma de U, hecho de madera, cuero o algodón, el cual ceñían a sus caderas a fin de golpear la pelota con seguridad.

Los yugos, como se les denomina, eran a veces replicados en piedra y utilizados con fines rituales, aunque actualmente son piezas poco frecuentes incluso en contextos y sitios ceremoniales.

El arqueólogo Gabino López Arenas, coordinador del proyecto de salvamento en la obra del Gasoducto Sur de Texas-Tuxpan, precisó que se trata de un objeto tallado en granito y con dimensiones de 40.5 centímetros de largo, 37 centímetros de ancho y 10 centímetros de espesor.

“Presenta bajorrelieves con forma de grecas en sus caras externas y superior; una cabeza de serpiente y un cascabel en sus lados. Sus dos remates tienen labradas cabezas humanas que miran en sentido opuesto y su curvatura externa tiene un rostro con rasgos felinos”, dijo.

La pieza es de estilo totonaco y su antigüedad oscila entre los periodos Preclásico (350 a.C. a 200 d.C.) y Clásico (200 a 650 d. C.), con base en tiestos cerámicos recabados en el sitio denominado Estero Milpillas.

Aunque no se encontraron entierros ni construcciones asociadas, una teoría es que su colocación pudo deberse a su proximidad a la laguna de Tamiahua, de acuerdo con un comunicado.

“Allí hubo un asentamiento continuo del cual no queda arquitectura porque tal vez eran casas de materiales perecederos. Así, basados en fuentes documentales que asocian los yugos no sólo a juegos de pelota sino también a pedimentos o tributos a fuentes de agua, podríamos explicar su hallazgo.

“Dado que en el sitio hay muchas hondonadas que en temporada de lluvia se convierten en arroyos. Sin embargo, no tenemos elementos suficientes para determinar su función original”, puntualizó.

Responsive image
0:00
0:00