Etiquetas: Luiz Inacio Lula da Silva


Nueva derrota judicial de Lula da Silva en Corte Suprema de Brasil

Río de Janeiro, 03 de mayo/Notimex. Un juez del Supremo Tribunal Federal de Brasil rechazó hoy la apelación de la defensa de Luiz Inacio Lula da Silva para retirar del juez Sergio Moro, que ya le condenó por corrupción, otro de los procesos contra el exmandatario por sobornos y desvíos.

El magistrado Dias Toffoli, quien fue fiscal general de Brasil durante el segundo mandato de Lula da Silva y fue el propio expresidente quien lo nombró juez a la Corte Suprema, rechazó retirar a Moro del proceso que indaga si el exsindicalista recibió una casa con piscina en la localidad de Atibaia a cambio de favores a empresas.

La defensa de Lula da Silva, quien se encuentra encarcelado desde el pasado 7 de abril para cumplir una condena de 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero, había pedido al Supremo Tribunal que el proceso sobre la casa de Atibaia fuera juzgado en Sao Paulo, donde se encuentra la vivienda.

Ello después de que el Supremo brasileño decidiera la semana pasada retirar de la causa parte de las confesiones de empresarios de la constructora Odebrecht.

Esta decisión permitió pensar que Lula da Silva, que aspira a un tercer mandato en las elecciones de octubre, podría obtener una victoria judicial al evitar al magistrado que ya lo condenó en el marco de la Operación Lava Jato.

Sin embargo, Toffoli negó este día el recurso, al entender que no hay “plausibilidad jurídica” para autorizar que sea otra jurisdicción la que se encargue de la causa, por lo que de nuevo Moro será quien juzgue a Lula da Silva.

Presidente de Brasil por dos mandatos (2003-2010), Lula da Silva ya fue condenado y encarcelado por beneficiarse de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar, aunque él niega cualquier acto ilícito, entre ellas la supuesta propiedad de una casa en la localidad de Atibaia, en Sao Paulo, a cambio de favores para Odebrecht, empresa en el centro de la Operación Lava Jato.

Candidato del Partido de los Trabajadores a las elecciones de octubre, las últimas encuestas señalan que lidera la intención de voto con cerca del 31 por ciento, pero no está claro si la Justicia le permitirá disputar la elección.

Responsive image
0:00
0:00

Polémica en Brasil por decisión que podría beneficiar a Lula

Río de Janeiro, 25 de abril/Notimex. La decisión de la Corte suprema de Brasil de retirar parte de los procesos judiciales contra Luiz Inacio Lula da Silva de las manos del juez Sergio Moro -que lidera las causas de la Operación Lava Jato– causó polémica en el país, donde se especula con la posibilidad de que su condena pueda ser revisada.

Uno de los dos grupos de magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF) decidió el martes, por 3 votos a 2, que partes de la confesión de los empresarios de la constructora Odebrecht a la Fiscalía sobre los supuestos crímenes de Lula da Silva tramiten en la Justicia estatal de Sao Paulo, y no donde están actualmente, en Paraná, donde Moro actúa.

Se trata del caso que analiza si Lula da Silva recibió de Odebrecht coimas a cambio de contratos con la estatal Petrobras que serían pagadas por medio de una casa en la localidad de Atibaia, en Sao Paulo, cuya propiedad el expresidente niega, y un terreno para la construcción del Instituto Lula.

La decisión responde a un recurso presentado por la defensa de Lula da Silva, que quiere evitar que Moro –que ya le juzgó y le condenó por corrupción y lavado de dinero- juzgue de nuevo al exmandatario en el marco de la Lava Jato.

La Fiscalía general de Brasil estudia recurrir la decisión, que podría tener consecuencias profundas para el expresidente, encarcelado desde el pasado 07 de abril y, por ello, considerado como fuera de los comicios presidenciales de octubre, donde es el favorito en los sondeos.

Ello porque, siguiendo el mismo criterio, la condena de Lula da Silva a 12 años y un mes de cárcel por recibir un apartamento de tres plantas en la localidad balnearia de Guarujá también podría ser revisada, si la Justicia decide que debía ser tramitada en Sao Paulo y no en Paraná.

Los fiscales que lideran el grupo de la Lava Jato reaccionaron este miércoles con una nota de rechazo a la decisión de la Corte Suprema en la que critican el lamentable tumulto procesal causado.

Los investigadores, además de parte de la prensa brasileña, sospechan que se trata de una maniobra para justificar una eventual salida de prisión de Lula da Silva y la anulación de su condena.

El expresidente, que gobernó el país entre 2003 y 2010, niega cualquier irregularidad y asegura que es víctima de una trama judicial para impedir que se presente a las elecciones de octubre para optar a un tercer mandato.

 

Responsive image
0:00
0:00

Policía pide traslado de Lula da Silva por alto costo de encarcelamiento

Río de Janeiro, 24 de abril/Notimex. La policía federal brasileña en la ciudad de Curitiba, en cuyas instalaciones permanece Luiz Inacio Lula da Silva desde el 7 de abril, pidió a la Justicia que sea transferido debido al alto costo de su encarcelamiento y el riesgo de enfrentamientos durante las movilizaciones de la próxima semana.
 
“Se tiene una perspectiva de gastos de aproximadamente 300 mil reales” mensuales, unos 90 mil dólares, según un oficio enviado por la policía a la jueza Carolina Lebbos, encargada del cumplimiento de la pena de Lula da Silva a 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero.
 
Asimismo, la policía brasileña asegura que la presencia de Lula da Silva en sus dependencias, donde está en una celda de 15 metros cuadrados aislado del resto de presos, supone un trastorno para las actividades de las fuerzas de seguridad.
 
La petición se produce en vísperas del Día del Trabajador, el 1 de mayo, cuando el Partido de los Trabajadores (PT) y movimientos sociales de la izquierda quieren concentrarse en Curitiba para exigir la liberación de Lula da Silva.
 
La encarcelación de Lula da Silva sigue causando polémica en Brasil, donde una parte del especto político y social cree que se debe a un intento de la Justicia por dejarle fuera de un tercer mandato presidencial en octubre.
 
Asimismo, el PT y figuras como el Premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel han criticado el régimen de aislamiento de Lula da Silva y la restricción de las visitas, después de que la expresidenta Dilma Rousseff y varios parlamentarios fueran impedidos de visitar al exmandatario esta semana.
 
Lula, presidente de Brasil por dos mandatos (2003-2010), fue condenado en segunda instancia a 12 años y un mes por beneficiarse de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS.
 
Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar, aunque él niega cualquier acto ilícito, y sus abogados recurrieron ayer a la Justicia superior para que le permita participar en las elecciones de octubre, donde pretende participar para lograr un tercer mandato presidencial.
 
Candidato del Partido de los Trabajadores, las últimas encuestas señalan que lidera la intención de voto con cerca del 31 por ciento, pero no está claro si la Justicia le permitirá disputar la elección.
Responsive image
0:00
0:00

Justicia brasileña rechaza último recurso de Lula

Río de Janeiro, 18 de abril/Notimex. La Justicia de segunda instancia brasileña rechazó hoy el último recurso presentado por el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva a su condena de 12 años y un mes de cárcel, por lo que sólo resta al exmandatario acudir a instancias superiores para tratar de salir de prisión.

Tres jueces del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, el mismo que condenó a Lula da Silva en marzo pasado acusado por corrupción, rechazaron los recursos presentados por los abogados en los que alegaban supuestas contradicciones en la sentencia de 12 años de cárcel contra el expresidente.

La defensa había alegado que los jueces habían caído en contradicciones en sus alegaciones orales y en la sentencia, pero el recurso fue rechazado y, de esta forma, la condena en segunda instancia es ya en firme.

Encarcelado desde el pasado 07 de abril en Curitiba, en el sur del país, Lula da Silva está condenado a 12 años y un mes de cárcel por beneficiarse de un departamento de tres plantas y su remodelación a cambio de supuestos favores políticos a la constructora OAS, involucrada en coimas reveladas por la Operación Lava Jato.

Ahora las únicas opciones de recurrir la sentencia es apelar al Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil y a la Corte suprema (el Supremo Tribunal Federal), aunque ambas instancias ya negaron las últimas semanas un hábeas corpus al exmandatario para evitar la prisión.

Responsive image
0:00
0:00

Comisión parlamentaria de derechos humanos visitará a Lula en prisión

Río de Janeiro, 16 de abril/Notimex. Una comisión parlamentaria compuesta por 15 senadores brasileños visitará mañana al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en la sede policial donde está encarcelado desde hace diez días, para analizar si sus derechos humanos fueron violados.

Los 15 senadores, la mayoría del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula da Silva, tiene el objetivo de “realizar diligencias” en la celda donde el expresidente se encuentra recluido desde el 7 de abril, cuando se entregó a las fuerzas de seguridad.

La visita parlamentaria fue autorizada por la juez Carolina Moura Lebbos, sustituta del juez Sergio Moro, quien condenó al exsindicalista a 12 años y un mes de cárcel por lavado de dinero y corrupción.

La jueza, que la semana pasada vetó una visita de diez gobernadores brasileños a Lula da Silva, dijo ahora que permite la visita, aunque “no haya llegado al conocimiento del Juzgado cualquier información de violación de derechos”.

Pocas informaciones y ninguna imagen de Lula han sido publicadas desde que entró en la sede de la policía federal en Curitiba, en el sur del país y bastión de la Operación Lava Jato, que sacudió buena parte de América Latina por la corrupción político-empresarial.

Los abogados del expresidente indicaron que se encuentra bien, y que su familia lo visitó por primera vez la semana pasada.

Presidente de Brasil por dos mandatos (2003-2010), Lula fue condenado en segunda instancia a 12 años y un mes por presuntamente beneficiarse de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar, aunque él niega cualquier acto ilícito, y cita la celeridad de su proceso –apenas 11 meses desde que declaró ante el juez Moro y su condena en segunda instancia- como una muestra de ello, pues en Brasil es común que los procesos judiciales demoren por años, lustros o décadas.

Candidato del Partido de los Trabajadores a las elecciones presidenciales de octubre, comicios en los que lidera las encuestas con cerca del 31 por ciento de la intención de voto, no está claro cuál será el impacto de su encarcelamiento en la estrategia electoral de su formación.

Responsive image
0:00
0:00

Juez de Brasil da 24 horas a Lula da Silva para entregarse

Heriberto Araújo. (Especial). Río de Janeiro, 05 de abril/Notimex. Un juez federal de Brasil ordenó esta tarde la detención del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y le dio como plazo hasta las 17:00 horas locales del viernes para entregarse de manera voluntaria.

La medida privativa de libertad fue emitida por el juez Sergio Moro, horas después de que el Supremo Tribunal Federal (STF) negó a Lula da Silva un recurso para enfrentar en libertad el proceso judicial en su contra.

El ingreso a prisión del exmandatario es inminente después de que el juez Moro, figura destacada de la Operación Lava Jato, ordenó su entrega a la policía federal.

La orden judicial fue inmediatamente condenada por el Partido de los Trabajadores (PT), que reiteró que el exmandatario es su único candidato a los comicios de octubre.

Moro, que dirige desde 2014 la cruzada judicial para combatir el mayor escándalo de corrupción en la historia reciente del país (la Operación Lava Jato), estableció que Lula tiene hasta el viernes para entregarse a la policía en Curitiba, sur del país y bastión de la lucha contra el sistema político-empresarial de sobornos.

“Le concedo, en atención a la dignidad del cargo que ocupó, la oportunidad de presentarse voluntariamente a la policía federal en Curitiba hasta las 17:00 horas”, señaló el juez, que pidió explícitamente que Lula da Silva no sea esposado.

Aunque el fallo la madrugada de este jueves de la Corte suprema señalaba que la prisión estaba próxima, la orden de Moro supone un dramático empeoramiento de la situación personal y política de Lula, pues analistas y el propio PT creían que el exmandatario aún tendría opción a algún recurso que retrasaría su encarcelamiento hasta la próxima semana.

El exsindicalista no se pronunció aún sobre la decisión de la Corte suprema ni sobre la orden de ingreso en prisión con plazo mañana viernes, y está reunido en la sede del Sindicato de Trabajadores –institución que lideró hasta ser catapultado como figura política- en Sao Bernardo do Campo, una ciudad industrial a las afueras de Sao Paulo, con la expresidenta Dilma Rousseff y otros miembros del PT.

Rumores señalan que algunos consejeros aconsejaron a Lula que no se entregue, aunque por el momento el expresidente, que gobernó el país de 2003 a 2010 y sigue siendo el preferido en las encuestas para los comicios de octubre, aún no se pronunció.

Moro explicó que una sala fue preparada en la sede de la policía federal en Curitiba para la reclusión del mandatario, separado del resto de presos, “sin riesgo para la integridad moral o física” del expresidente.

Los abogados del exmandatario también recibieron por sorpresa la decisión de Moro, mientras el PT evocó una “cazada implacable de Lula” por parte del magistrado y la Justicia.

Presidente de Brasil por dos mandatos, Lula fue condenado en segunda instancia en enero a 12 años y un mes por beneficiarse de la reforma millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar.

Él niega la propiedad del apartamento, y de hecho la Fiscalía no logró documentos que prueben que era el titular de las escrituras, pero declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la reforma del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula indican que la familia del exmandatario era la real beneficiaria del inmueble.

Las encuestas de opinión reflejan una polarización en Brasil del electorado y de las posturas respecto a su figura: Lula da Silva lidera con el 37 por ciento de los sondeos, aunque la mitad de los encuestados brasileños cree que, como dictó la Justicia, cometió actos de corrupción.

Responsive image
0:00
0:00

Tribunal de Brasil deja a Lula da Silva en la antesala de la prisión

Río de Janeiro, 05 de abril/Notimex. El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil rechazó por seis votos contra cinco el recurso de habeas corpus presentado por la defensa de Luiz Inácio Lula da Silva para evitar que el expresidente fuera arrestado y enviado a prisión.

Por apretada mayoría y pasada la medianoche, el tribunal dejó al exmandatario a tan sólo un recurso de ingresar a la cárcel y frenar así su nuevo intento por llegar a la Presidencia de Brasil en las próximas elecciones.

Una mayoría simple de los 11 jueces del STF votó en contra de conceder el habeas corpus, en el que los abogados de Lula pedían que, pese a haber sido condenado a 12 años de prisión, Lula da Silva no fuera encarcelado hasta agotar todos los recursos posibles.

Fue la presidenta del STF, Carmen Lucia, quien poco después de la medianoche y tras más de 10 horas de sesión, deshizo el empate de 5 a 5 y decantó el fallo de manera desfavorable para el expresidente.

“Este es un tema muy sensible”, admitió Lucia, que criticó la “falta de eficacia del derecho penal” en Brasil.

“La demora perenne en los castigos creó ese sentimiento de descrédito en la sociedad. No es sensación de impunidad, es realmente impunidad”, señaló por su parte Luís Roberto Barroso, otro magistrado de la Corte suprema que votó contra el habeas corpus.

Condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero, Lula recurrió a la corte suprema para evitar que, como establece la jurisprudencia actual en Brasil, ingresara en prisión después de que su pena fuera confirmada por la segunda instancia, algo que sucedió en enero.

El escenario ahora para Lula es, salvo sorpresa, su ingreso en prisión a corto plazo, pues solo tiene una opción de recurso en segunda instancia, en la misma corte (el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, TRF4) que ya lo condenó e incluso le aumentó la pena inicial de nueve a 12 años de cárcel.

La decisión de también aleja a Lula de sus aspiraciones de un tercer mandato presidencial, pues probablemente será inhabilitado para las elecciones de octubre, en las que es el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) y líder en todas las encuestas.

Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, Lula fue condenado por beneficiarse de la reforma millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar.

El exmandatario niega la propiedad del apartamento, y de hecho la Fiscalía no logró documentos que prueben que era el titular de las escrituras.

Sin embargo, declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la reforma del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula indican que la familia del exmandatario era la real beneficiaria del inmueble.

Las encuestas de opinión reflejan una polarización en Brasil del electorado y de las posturas respecto a su figura: Lula lidera con el 37 por ciento de los sondeos, aunque la mitad de los encuestados brasileños cree que, como dictó la Justicia, cometió actos de corrupción.

La semana pasada, durante una gira política en el sur del país, su caravana de tres autobuses fue atacada por al menos cuatro disparos, en un recrudecimiento de la tensión política en un país que enfrenta su período electoral más controvertido desde la redemocratización.

Responsive image
0:00
0:00

Miles de personas se manifiestan en Brasil en víspera de recurso de Lula

Río de Janeiro, 03 de abril/Notimex. Cientos de personas comenzaron a congregarse la noche de este martes en ciudades como Brasilia, Sao Paulo y Río de Janeiro, a favor o en contra del recurso presentado por el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva para evitar la prisión, que la corte suprema analizará mañana.

Imágenes de la televisión brasileña mostraron cientos de manifestantes reunidos en la Avenida Atlántica de Río de Janeiro, la Explanada de los Ministerios de Brasilia y la Avenida Paulista en Sao Paulo, para manifestarse contra el pedido de habeas corpus de los abogados del exmandatario.

Lula da Silva busca con el recurso evitar la cárcel, pese a haber sido condenado a 12 años y un mes de cárcel en segunda instancia, para poder presentarse como candidato a un tercer mandato en las elecciones presidenciales de octubre próximo.

Actos celebrados en al menos seis estados brasileños piden que el Supremo Tribunal Federal (STF) falle mañana en contra de Lula da Silva y exigen que el exmandatario sea encarcelado.

Otros grupos a favor del expresidente tratan de influir en la decisión de la corte suprema, en un ambiente de polarización política similar al vivido durante el juicio político a Dilma Rousseff en 2016.

Las autoridades de Brasilia, la capital del gigante sudamericano, anunciaron restricciones al tráfico y controles de personas para acceder mañana miércoles a la Explanada de los Ministerios, centro administrativo donde se encuentra la sede del STF, donde se esperan manifestaciones.

La jurisprudencia del propio STF en 2016 ya decidió que los condenados sean encarcelados y comiencen a cumplir su pena tras agotar los recursos en segunda instancia, sin esperar fallos de cortes superiores, pero el juicio del exmandatario podría cambiar esta visión, en medio de la polémica.

La decisión, retransmitida por televisión y de un peso político comparable a las jornadas clave del juicio de inhabilitación contra Dilma Rousseff de 2016, será clave también para el futuro político de Lula da Silva.

Si el STF acepta el habeas corpus, el expresidente seguirá libre hasta que su condena por corrupción sea confirmada por tribunales superiores, probablemente en años.

Así, Lula podría continuar haciendo campaña electoral por el Partido de los Trabajadores (PT), aunque ello no garantice su participación política.

Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, Lula fue condenado por cargos de beneficiarse de una remodelación millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS, y enfrenta otra media docena de causas.

El expresidente niega la propiedad del apartamento, y la Fiscalía carece de documentos que prueben que era el titular, pero declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la reforma del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula indican que la familia del exmandatario se benefició del inmueble.

Responsive image
0:00
0:00

Denuncian ‘emboscada’ contra caravana electoral de Lula en sur de Brasil

Heriberto Araújo. (Especial). Río de Janeiro, 27 de marzo/Notimex. Un autobús que llevaba a la prensa en la caravana electoral del expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en el sureño estado de Paraná recibió hoy al menos tres disparos, denunció el Partido de los Trabajadores (PT), que calificó el hecho como una “emboscada”.

En el incidente, que se produjo sin que hubiera víctimas, uno de los autobuses de la comitiva se vio forzado a disminuir la velocidad después de que dos neumáticos fueron pinchados de manera intencional con clavos, y después recibieron tres disparos: dos en la chapa del autobús y un tercero la rozó.

El incidente es el peor registrado hasta ahora en la precampaña electoral en Brasil, luego de varias acciones en contra de la caravana del expresidente Lula da Silva, quien enfrenta un proceso judicial que podría inhabilitar su candidatura.

La caravana de Lula da Silva se trasladaba de la localidad de Quedas do Iguaçu a Laranjeiras do Sul, cerca de la triple frontera con Paraguay y Argentina, cuando se produjo el ataque de este martes.

Lula da Silva, que realiza actos por 19 ciudades de Paraná, dijo que su comitiva “está siendo perseguida por fascistas, por grandes propietarios de tierra”, después de que el lunes hubiera enfrentamientos y algunas personas lanzaron huevos contra él y otras personalidades del PT.

“Lo que estoy viendo ahora es casi el surgimiento del nazismo. Lo que estamos viendo ahora no es política, porque si quisieran derrotar al PT irían a las urnas”, agregó el exmandatario, que pidió mayor presencia de la policía.

La presidenta del PT, la senadora Gleisi Hoffmann, que participa en la comitiva que recorre el sur de Paraná, un estado brasileño con gran producción agrícola, calificó de “emboscada” lo sucedido.

“No esperábamos este grado de violencia. La realidad es que no tenemos protección”, explicó ante la prensa, en una breve declaración realizada frente al autobús atacado.

“Lo que pasó aquí es extremadamente grave”, dijo la presidenta del PT, que exigió una reacción de las autoridades.

En el autobús viajaban periodistas, algunos de ellos internacionales, que acompañan la caravana preelectoral de Lula, la cuarta desde que anunció que sería candidato a un tercer mandato a la presidencia de Brasil en los comicios de octubre.

El viaje de Lula da Silva a esta región estuvo marcado por protestas a favor y contra el exmandatario, en momentos en que la tensión en Brasil tiende a aumentar por la polarización política en vísperas de los comicios.

El expresidente, condenado por lavado de dinero y corrupción a 12 años y un mes de cárcel, lidera todas las encuestas de cara a las elecciones de octubre, pero la justicia podría inhabilitarlo e incluso encarcelarlo en las próximas semanas.

La justicia brasileña confirmó el lunes en segunda instancia la condena de 12 años y un mes de cárcel para el expresidente, tras rechazar los recursos presentados por los abogados del exmandatario, cuyo encarcelamiento depende de un recurso en la Corte Suprema.

A pesar de que el ley en Brasil establece que los condenados en segunda instancia deben comenzar a cumplir la pena, una decisión de la Corte Suprema del país la semana pasada permite al exmandatario a seguir en libertad al menos hasta el 04 de abril.

Será entonces cuando el Supremo Tribunal Federal (STF) analice el pedido de habeas corpus presentado por los abogados de Lula con el objetivo de evitar que vaya a prisión y, eventualmente, que no sea inhabilitado políticamente.

La Ley de Ficha Limpia, aprobada por el propio Lula en 2010 antes de terminar su segundo mandato, establece que los condenados por tribunales colegiados por crímenes como lavado de dinero quedan inhabilitados por ocho años.

Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, Luiz Inacio Lula da Silva fue condenado por unanimidad en febrero por los tres jueces del TRF4 e incluso elevaron su pena de nueve años y medio a 12 años y un mes de cárcel.

Lula ya había sido condenado en julio por la misma causa en primera instancia, como presunto beneficiario de la remodelación de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Lula, quien tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar, niega la propiedad del apartamento, y de hecho la Fiscalía no logró documentos que prueben que fuera el titular de las escrituras.

Sin embargo, con declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la reforma del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula, el tribunal consideró que la familia del exmandatario era la real beneficiaria del inmueble.

 

Responsive image
0:00
0:00

Justicia brasileña confirma condena a prisión de Lula da Silva

Heriberto Araújo (Especial). Río de Janeiro, 26 de marzo/Notimex. La Justicia de Brasil confirmó hoy en segunda instancia la condena de 12 años y un mes de cárcel para el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva por corrupción, tras rechazar los recursos presentados por la defensa del exmandatario, cuya reclusión depende de un recurso en la Corte Suprema.

Tres magistrados del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) rechazaron por unanimidad los “embargos de declaración”, un tipo de recurso que no permite reevaluar el “mérito” del proceso, es decir, si Lula cometió o no los delitos que le imputaron, sino apenas el procedimiento judicial.

Así, los abogados del expresidente tienen apenas un nuevo recurso en la sede del TRF4, la segunda instancia, antes de que la condena sea en firme y solo pueda ser recurrida en instancias judiciales superiores.

“Este juicio no acabó”, aseguró el abogado del equipo de defensa de Lula da Silva, José Roberto Batochio, tras la decisión judicial.

A pesar de que la ley en Brasil establece que los condenados en segunda instancia deben comenzar a cumplir la pena, una decisión de la Corte Suprema del país la semana pasada permite al exmandatario, que aspira a un tercer mandato en octubre, seguir en libertad al menos hasta el 04 de abril.

Será entonces cuando el Supremo Tribunal Federal (STF) analice el pedido de ‘habeas corpus’ presentado por los abogados de Lula con el objetivo de evitar que vaya a prisión y, eventualmente, que no sea inhabilitado políticamente.

La Ley de Ficha Limpia, aprobada por el propio Lula en 2010 antes de terminar su segundo mandato, establece que los condenados por tribunales colegiados por crímenes como lavado de dinero quedan inhabilitados por ocho años.

Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, Luiz Inacio Lula da Silva fue condenado por unanimidad en febrero pasado por los tres jueces del TRF4 e incluso elevaron su pena de nueve años y medio a 12 años y un mes de cárcel.

Lula ya había sido condenado en julio pasado por esta misma causa, en primera instancia, al beneficiarse de la remodelación millonaria de un departamento de tres plantas en la localidad costera de Guarujá, en el litoral de Sao Paulo, a cambio de favores políticos a la constructora OAS. Tiene más de media docena de causas aún abiertas sin juzgar.

El expresidente niega la propiedad del apartamento y de hecho la Fiscalía no logró documentos que prueben que era el titular de las escrituras, pero declaraciones de ejecutivos de OAS, así como los planos de la remodelación del departamento aprobados por la esposa fallecida de Lula indican que su familia era la real beneficiaria del inmueble.

Responsive image
0:00
0:00