Etiquetas: Miércoles de Ceniza


Iglesia católica exhorta a la oración por la paz durante Miércoles de Ceniza

Yhadira Paredes. Xalapa, Ver., 14 de febrero de 2018. La Iglesia católica inició este Miércoles de Ceniza con la época de Cuaresma, y aunque también se celebró el Día del Amor y la Amistad, esto no fue impedimento para que los fieles acudieran de manera constante a las diversos templos católicos para la imposición de la Ceniza.

En la Catedral de Xalapa, el sacerdote, Roberto Reyes Anaya, hizo un llamado a la oración por la paz y la conversión de quienes hacen el mal en la sociedad.

Y es que, reconoció que es un llamado a la justicia, a la caridad, en este tiempo difícil que se vive, a la conversión de aquellos que hacen el mal.

El sacerdote afirmó que es un tiempo propicio para que todos los que creen en Dios oren por la paz y por la conversión de quienes constantemente dañan a los demás.

Explicó “con el Miércoles de Ceniza iniciamos el tiempo de la Cuaresma, tiempo que la Iglesia nos pone para prepararnos y celebrar con dignidad la Pascua de nuestro señor Jesucristo, su muerte y su resurrección que nos salva”.

Asimismo, indicó que la Ceniza en la frente de los católicos significa reconocer la grandeza de Dios en la pequeñez y que fuimos creados del polvo y hacia el polvo volvemos con la esperanza de la resurrección.

De igual forma aclaró que la abstinencia y el ayuno no es sólo no comer carne dado que para el pobre quizá sea el único día que se pueda hacer, sino que se trata de dejar de hablar mal de otros, decir mentiras o pensar mal de los demás.

“Tampoco confundirlo o aprovechar el ayuno para las dietas, porque no se trata de dietas sino de sacrificarnos un poco para experimentar también la carencia que solo es suplida por la providencia de Dios”, dijo finalmente.

Responsive image
0:00
0:00

En Miércoles de Ceniza el Papa pide evitar miradas altaneras y desprecio

Ciudad del Vaticano, 14 de febrero de 2018/Notimex. Al presidir la misa por el Miércoles de Ceniza, el papa Francisco pidió evitar las miradas altaneras, los comentarios fugaces y despreciadores de quien ha olvidado la ternura, e instó a estar cerca de los vulnerables, los heridos, los “inmersos en el pecado y el error”.

La tarde de este miércoles, el pontífice encabezó la tradicional procesión penitencial al inicio del periodo católico de la Cuaresma (los 40 días previos a la celebración de la Pascua) que inició con un momento de oración en la Iglesia de San Anselmo en el monte Aventino, al centro de Roma.

Luego, acompañado por cardenales, arzobispos, obispos, monjes benedictinos, religiosos y fieles se dirigió hasta la Basílica de Santa Sabina, donde celebró la misa con el rito de la imposición de las cenizas, primero a él mismo y después a los presentes.

En el sermón, el pontífice estableció que las tentaciones a las que se encuentran expuestas las personas en la actualidad son múltiples y constató, con tristeza que, ante las vicisitudes cotidianas, se alzan voces que sólo saben sembrar desconfianza, aprovechándose del dolor y la incertidumbre.

Advirtió que los frutos de la desconfianza son la apatía y la resignación, unos “demonios que cauterizan y paralizan el alma del pueblo creyente”. Pidió aprovechar la Cuaresma para “desenmascarar estas y otras tentaciones”.

Más adelante invitó a detenerse un poco de la agitación, del “correr sin sentido” que “llena el alma con la amargura de sentir que nunca se llega a ningún lado” y alejarse de “mandamiento de vivir acelerado que dispersa”.

Esa actitud, dijo, divide y termina destruyendo el tiempo de la familia, el tiempo de la amistad, el tiempo de los hijos, el tiempo de los abuelos, el tiempo de la gratuidad y el tiempo de Dios.

Llamó a desatender de la “necesidad de aparecer y ser visto por todos”, de estar “continuamente en cartelera”, que hace olvidar el valor de la intimidad y el recogimiento; a frenar la compulsión de querer controlar todo, saberlo todo y devastar todo; el ruido ensordecedor que atrofia y aturde los oídos haciendo olvidar el poder fecundo y creador del silencio.

“Detente un poco ante la actitud de fomentar sentimientos estériles, infecundos, que brotan del encierro y la auto-compasión y llevan al olvido de ir al encuentro de los otros para compartir las cargas y sufrimientos”, siguió.

“Detente ante la vacuidad de lo instantáneo, momentáneo y fugaz que nos priva de las raíces, de los lazos, del valor de los procesos y de sabernos siempre en camino. ¡Detente para mirar y contemplar!”, abundó.

Ponderó que este es el tiempo para “dejarse tocar el corazón” para dejar el camino del mal, que es “sólo fuente de ilusión y de tristeza”. Y ponderó: “La verdadera vida es algo bien distinto y nuestro corazón bien lo sabe”.

Responsive image
0:00
0:00

Obama recuerda, este Miércoles de Ceniza, a cristianos perseguidos

ObamaWashington, 10 de febrero/Notimex. El presidente estadunidense Barack Obama aludió hoy la persecución que padecen todavía los cristianos a través del mundo al sumarse a millones más en Estados Unidos en ocasión de la celebración litúrgica del Miércoles de Ceniza.

“El día de hoy Michelle y yo nos sumamos a nuestros compañeros cristianos en celebrar el Miércoles de Ceniza”, indicó el mandatario en una declaración escrita a propósito de esta efemérides que marca el primer día de la cuaresma.

En su reflexión sobre este periodo de renovación espiritual, trazó igualmente paralelos entre el sufrimiento que padeció Jesucristo y la situación que enfrentan millones de hombres y mujeres que profesan la fe católica.

“Oramos por aquellos que sufren, incluyendo aquellos cristianos que son víctimas de una indescriptible persecución y violencia debido a su fe”, apuntó.

Obama dijo que como millones más, él y su esposa están agradecidos por el inicio de esta temporada previa a la Semana Santa, durante la cual los cristianos celebran la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Responsive image
0:00
0:00