Thirty Seconds to Mars pone a cantar y bailar a fans en ‘show’ mágico

México, 12 de octubre/Notimex. Thirty Seconds to Mars ofreció una noche mágica, en la Arena Ciudad de México, donde puso a cantar a los más de 11 mil fanáticos que se dieron cita y sorprendió al subir a decenas de ellos al escenario, como parte de su The monolith tour

Durante una hora que duró el show, miles de seguidores entonaron al unísono las canciones de la banda de rock estadunidense, en especial hicieron coros cada vez que Jared Leto se los pedía.

Esa interacción motivó al cantante a guardar silencio en varias ocasiones, para darle voz a su audiencia.

Pero en un acto sorpresivo, antes de interpretar Closer to the edge, Jared empezó a subir gente al escenario. “Tú y tú, también ustedes dos, allá arriba, todos ustedes, por acá ustedes seis, de ese lado todos los que están ahí, tú también”, y así continuó hasta que se reunieron más de cien personas aproximadamente en el escenario.

El ahora dúo compuesto por Jared (voz) y su hermano Shannon Leto (batería) salieron al escenario ante miles de fanáticos que se encontraban impacientes porque empezara el “show”. Muchos llegaron al recinto hasta con tres horas de anticipación para colocarse lo más cerca posible del escenario.

Pero la larga espera no importó, y la audiencia presente que en su mayoría portaba playeras negras con el nombre de la agrupación, saltó de emoción cuando se apagaron las luces y comenzó Up in the air, siguiendo con “Kings and queens”.

“¡Hola, México!”, fueron las primeras palabras que dijo Jared, y mientras formaba un corazón con sus manos comenzó This is war, en medio de una lluvia de globos gigantes de colores que cayeron sobre la audiencia, lo cual la hizo gritar de emoción.

Diciendo varias veces gracias en español, Jared continuó con Dangerous night. Mientras corría de un lado a otro del escenario, animaba a la gente a cantar y saltar, y así comenzó From yesterday, uno de los más grandes éxitos de su carrera musical.

La velada continuó con Love is madness, con la que comenzó a hacer movimientos sutiles y sexys desabrochándose los botones de la camisa, causando furor en los presentes que no paraban de gritar de emoción.

Pero fue con Hail to the Victor con la que al final le dijo al público que se subiera en los hombros de alguien más, porque se le ocurrió hacer un pequeño video con la gente gritando, saltando y cantando las últimas estrofas de esta canción. Con City of angels hizo que todos prendieran la luz de los celulares.

“¡Hola!, ¿cómo están?, me quitaré los lentes para verlos mejor”, dijo Jared, ya que usó gafas obscuras durante más de la mitad del show. “Quiero subir al escenario a la persona que sepa bailar de la manera más loca posible”, añadió Leto, y así eligió a unas seis personas, quienes subieron al escenario mientras él interpretaba Rescue me con una máscara de luchador.

Posteriormente entonaron Hurricane, Live like a dream y Remedy, que fue con la que Shannon Leto dejó la batería para cantarla de manera acústica, y con un poco de suspenso comenzaron los primeros acordes de The kill (bury me), causando mucha euforia, pues dicha canción es su mayor éxito, el cual los lanzó a la fama mundial.

“¡Muchas gracias México, yo creo que deberíamos construir puentes en vez de muros!”, dijo el vocalista en una de las muchas ocasiones en las que agradeció al público, puesto que todo el tiempo tuvo interacción con frases como “levanten las manos, brinquen, quiero que canten”, entre otras.

Y al finalizar con Closer to the edge, las decenas de fanáticos que se encontraban en el escenario fueron controlados por elementos de seguridad que no permitían que se acercaran al cantante.

“México, Thirty Seconds to Mars 2018, los amo”, fueron las palabras con las que se despidieron los hermanos del público.

Responsive image
0:00
0:00