Alimentación mexicana pasa por su peor momento

Hace 30 o 40 años, a pesar de que existía una gran pobreza, la alimentación era adecuada.

México/Notimex. La alimentación mexicana pasa por su peor momento al copiar el modelo de Estados Unidos, señaló Héctor Bourges Rodríguez, director de Nutrición del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Al hablar en la librería Rosario Castellanos del Fondo de Cultura Económica, en el marco de la Novena Semana de la Diversidad Biológica, indicó que todavía hace 30 o 40 años, a pesar de que existía una gran pobreza, la alimentación era adecuada.

“Todavía tenían los habitantes una riqueza cultural que les permitía superar esa carencia; algo sucede y coincide con la llamada globalización y una comercialización sumamente caótica”, indicó.

Expuso que hoy por hoy existe un proceso muy importante de pérdida de esa riqueza. “Copiamos el modelo erróneo, no por razones de salud ni de nutrición, sino por razones comerciales”, subrayó.

La alimentación brinda nutrimentos, pero también satisfacciones sensoriales, intelectuales, estéticas, que no se pueden pasar a segundo término porque son indispensables.

Lamentó que en términos de cantidad se come demasiado. “Hay una oferta enorme de energía, muy superior a las necesidades y, por ello, no nos debe sorprender el problema de obesidad en el país”, añadió.

Dijo que la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos refiere que en pobreza alimentaria está el 18 por ciento de los mexicanos y que, en promedio, se destina 34 por ciento en gastos de alimentación, lo que se eleva al 50 por ciento en el medio rural.

Advirtió que se han dejado de lado elementos importantes como el frijol, el pescado y las frutas, y que se ha pasado de tener una cultura gastronómica reconocida en el mundo a tener hábitos alimenticios poco saludables.

En su momento, el agrónomo Héctor Robles, de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, se refirió a la importancia de pensar en lo que produce el país y dijo que es indispensable asegurar el abasto de cuatro cultivos: maíz, trigo, frijol y arroz.

“Estamos pensando en la autosuficiencia alimentaria, pero no en el concepto tradicional de garantizar la producción mínima de una serie de productos, sino en el concepto ampliado”, apuntó Robles, quien explicó que eso tiene que ver con la producción propia de semillas, insumos y fertilizantes.

Botón volver arriba
Cerrar