Autoridades piden extremar precauciones al consumir pescados y mariscos

México., 03 de abril/Notimex. La Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa), a través de la Agencia de Protección Sanitaria, intensificó las acciones de vigilancia en esta Cuaresma a fin de sensibilizar a locatarios y compradores de pescados y mariscos para que lleven buenas prácticas de manejo y consumo de productos del mar.

La dependencia local recordó en un comunicado que desde el inicio de la temporada de Cuaresma, el pasado 14 de febrero, la Agencia de Protección Sanitaria intensifica la vigilancia en los más de 300 mercados de la capital del país y en otros establecimientos dedicados al expendio de productos de mar.

En Contacto (out of page)

En ellos se realizan toma de muestras de alimentos marinos crudos y cocidos para su análisis, a fin de verificar el estado de conservación, así como detectar aquellos lugares que no cuentan con las medidas básicas de higiene.

Las muestras de los alimentos son trasladados al laboratorio de Análisis de Riesgos, ubicado en el Hospital de Especialidades Dr. Belisario Domínguez, con el objetivo de identificar la presencia de microorganismos patógenos.

En el caso de obtener un resultado positivo en el examen de alguno de los productos analizados, la Agencia de Protección Sanitaria tiene la facultad de incautar y destruir los productos del establecimiento para seguridad del consumidor.

Los pescados y mariscos son altamente perecederos, lo cual hace indispensable su conservación en hielo o por congelación desde el momento de la captura, durante el transporte y dentro del lugar de venta, indicó la dependencia al invitar a los consumidores a verificar olor, textura y apariencia de los productos de mar.

Por ejemplo, en el caso del pescado, la carne debe ser firme, las escamas bien adheridas, olor agradable y fresco, que las agallas sean de color rosado y los ojos se observen saltones, brillantes y transparentes.

Además, durante las visitas el personal sanitario tiene la oportunidad de recomendar a los establecimientos y a su personal las medidas básicas que les permitirá ofrecer a los consumidores un servicio con productos seguros y de calidad, como lavarse las manos y frotarse vigorosamente la superficie de las manos y entre los dedos.

También, proteger nariz y boca con un cubrebocas; usar delantal y proteger el cabello con una red o cofia durante todo el proceso de manipulación de los alimentos, lo mismo que limpiar y desinfectar el área de servicio, utensilios de cocina y lavar todo alimento que se vaya a preparar y que sea potable el agua que se utilice.

Con estas acciones se pretende lograr que los capitalinos obtengan productos alimenticios inocuos y aptos para el consumo, sin poner en riesgo su salud, finalizó la Sedesa.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba