Bogotá vive el furor del Festival Iberoamericano de Teatro

Edelmiro Franco. (Especial). Bogotá, 19 de marzo/Notimex. La capital colombiana vive con furor el Festival Iberoamericano de Teatro, que para celebrar su 30 aniversario decidió rendir homenaje póstumo a 15 maestros de las artes escénicas, muchos de ellos pioneros de este megaevento cultural, uno de los más importantes de América Latina.

Una fiesta que arrancó este fin de semana con desfiles de comparsas, de agrupaciones del teatro callejero, de música, danza, zanqueros, mimos, actores, actrices, directores y un público que se apostó a los lados de la céntrica avenida Séptima, para aplaudir y gozar de cada una de las manifestaciones del arte.

Entre comparsa y comparsa aparecieron las fotografías de 15 maestros del teatro colombiano, como la imagen alegre de Fanny Mikey, la creadora del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, que abrió a pulso puertas en el sector privado y público para garantizar que esta fiesta se realizara cada año.

Otros maestros como Enrique Buenaventura, Carlos Emilio Campo campitos, Jairo Aníbal Niño, Luis Enrique Osorio, Juan Guillermo Rúa y otros que dejaron una huella en los últimos 60 años de historia del teatro colombiano.

En el desfile participaron grupos y comparsas como: Ensamblaje Teatro, Teatro Experimental De Fontibón –TEF-, Tercer Acto, Gota de mercurio, D.C. Arte, Teatro Tierra, Tecal, Vendimia, Ciclo Vital, Luz de luna, Esperanza de los remedios, Chiminigagua, La Huella, Il-Viandante y Arte sin Pausa.

Además, las comparsas Barrio Comparsa (Medellín), Gerardo Rosero (Nariño), Bem Bé (Bogotá), Raíces Quimbayas (Bogotá) y Municipio de Mosquera, así como las bandas musicales de Tocaima, La Guaria Fantasma y JiPiYam y RaSPaCaniLLa.

El desfile, que finalizó en la emblemática Plaza de Bolívar, estuvo lleno de mensajes en cada una de las interpretaciones de las agrupaciones teatrales y musicales: Dejar la indiferencia, amar, cantar, solidaridad, equidad de género, bailar con orgullo y dignidad al ritmo del folclor colombiano como el bunde y el porro.

“Somos una agrupación de percusión y le añadimos danza. Nuestros ritmos colombianos fueron acogidos por la gente con mucha alegría, nos han respaldado”, manifestó el actor Diego Riaño, de la comparsa El Templo del Ritmo.

Entre el público se escucharon expresiones como el de una joven que dijo: “Lo que más me ha gustado es la música y el color. Este año en especial quería venir porque es un homenaje al teatro colombiano. Además, siempre vengo a las inauguraciones y a los cierres porque la gente se reúne, y toda la ciudad celebra alrededor del Festival”.

Este fue el primer Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá (FITB) que se realiza después de la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC, para poner fin a un conflicto que dejó más de 300 mil muertos, desplazados y desaparecidos.

El arte y la cultura en general también tienen en su memoria histórica sus propias víctimas de la guerra y el mensaje de la paz no podía estar ausente en esta fiesta de las artes escénicas con mensajes como la pancarta en la que se leyó: “Todo es posible en la vida. Lo único imposible es la guerra”.

El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá en sus 30 años va hasta el 01 de abril cuando cerrará con otra fiesta escénica e iniciar la preparación para la versión de 2020, con más compañías nacionales e internacionales.

En este 2018 el FITB reúne a más de 400 artistas, técnicos y dramaturgos procedentes de 13 países, además de 25 compañías con cerca de 160 funciones con obras nacionales e internacionales, así como diversas propuestas de teatro contemporáneo, clásico y experimental.

El país invitado de honor es Argentina, por lo cual los asistentes tienen en la oferta obras de artistas de ese país sudamericano, como Todas las canciones de amor, musical dirigido por Alejandro Tantanian, o Los Monstruos, realizada por el Instituto Nacional de Teatro de Argentina, entre otros.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba