Celso Piña, ‘El rebelde del acordeón’, toma Bienal de Radio en Bogotá

Edelmiro Franco. Corresponsal. Bogotá, 25 de julio/Notimex. El cantante Celso Piña, El rebelde del acordeón, con su carisma rindió tributo a la cumbia colombiana y su influencia para llevarla por el mundo con su propio estilo mexicano dentro de la 12 Bienal Internacional de Radio.

El artista oriundo de Monterrey participó en esta capital en el acto de inauguración de la Bienal Internacional de Radio, que por primera vez se realiza fuera de México y que se desarrolla en esta capital.

En Contacto (out of page)

Piña, con su acordeón, participó en el Planetario Distrital, en el centro de Bogotá, dentro de la plática La cumbia en América Latina, un sentimiento; junto a los Hermanos Velásquez, representantes del género en Colombia, y bajo la conducción del escritor Mario Jursich.

El diálogo a cuatro voces fue con anécdotas de las canciones, historias personales de los artistas, y sus influencias musicales se mezclaron con los sonidos de sus acordeones y las canciones que los artistas llevan por todo el mundo.

El rebelde del acordeón destacó la influencia de artistas colombianos como Andrés Landero, El Binomio de Oro, Los Corraleros de Majagual, Aníbal Velásquez, Los Betos, Los Hermanos Zuleta, entre otros expositores de este género que ha logrado unir a colombianos y mexicanos.

Piña recordó que la primera orquesta que escuchó a través de la radio fue la de Los corralejos de Majagual, que para él “es la agrupación más popular que haya tenido Colombia en todos los tiempos” y entre las primeras canciones que interpretó recordó Charanga costeña de Calixto Ochoa o la India Motilona.

Para Piña, la “música tiene su magia” porque se puede interpretar en cualquier parte del mundo y siempre le llega al espectador, independientemente de los idiomas porque “a todos les llega el ritmo, puede que no me entiendan el canto, pero lo que si entienden es el ritmo y la música”.

“La música no tiene frontera, la música es el idioma de Dios”, subrayó Piña al tiempo que señaló que sus siete acordeones valen oro” y siempre carga para todas sus giras con al menos dos de sus instrumentos.

El artista mexicano les dijo a los jóvenes que “persigan sus sueños hasta que los hagan realidad. Lo mío fue un sueño y mira dónde ando. El sueño llegó a través de la radio”.

Los sonidos de los acordeones y las voces de Piña y los Hermanos Velásquez cerraron el acto de inauguración de la 12 Bienal Internacional de Radio, que estuvo presidida por el ministro de las Tecnologías de la Información y Comunicación de Colombia, Sebastián Rozo Rengifo, y Jorge Gutiérrez Vázquez, subsecretario mexicano de Cultura.

Vivir, pensar y visionar la radio fue otro de los encuentros que se dieron durante la instalación de este evento cultural, el cual estuvo dirigido por Hilda Saray Gómez, directora de Producción y Planeación de Radio Educación de México.

La Bienal Internacional de Radio invitó a disfrutar la radio, un medio de comunicación que entre los grandes avances tecnológicos y la apertura de enormes y nuevas posibilidades de consumo, sigue siendo fundamental en la construcción de criterio de las audiencias.

El subsecretario de Cultura de México explicó a Notimex que esta bienal de radio es para reflexionar sobre el presente y futuro de este medio masivo de comunicación.

Sostuvo que el hecho de realizar por primera ocasión la bienal fuera de México y hacerla en Bogotá tiene como objetivo fortalecer la relación bilateral y lograr que “la bienal se vuelva internacional y más latinoamericana”.

Para el funcionario, el gran reto de la radio es apostar por los contenidos con calidad para que el público pueda reflexionar sobre sus valores culturales y sociales y en esa dinámica se encuentra Radio Educación de México.

Radio Educación de México “abre el espacio a las voces muy diversas, a las radios comunitarias, universitarias y poder atender los nuevos tiempos como un canal digital con diferentes plataformas y saber llegar a los jóvenes”, manifestó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba