Colombia debe aprovechar la visita de Trump, sin olvidar quién es

Colombia, 08 de abril/Notimex. Colombia debe aprovechar al máximo la visita del presidente estadounidense, Donald Trump, por su “innegable y valioso gesto de amistad que conlleva, pero sin olvidar que con el mandatario, las cosas ya no son como antes”, afirmó hoy el editorial del influyente diario El Tiempo.

Trump iniciará esta semana su primera gira por Latinoamérica desde que llegó a la Casa Blanca, en enero de 2017, para participar el 13 y 14 de abril en la VIII Cumbre de las Américas en Lima (Perú) y el domingo 15 de abril realizará una visita oficial de un día a Colombia.

“Que el presidente de Estados Unidos haya escogido a Bogotá como su primera visita bilateral, por encima de México y otros grandes como Brasil, deja claro que para esta administración, nuestro país sigue siendo uno de los aliados más importantes en todo el hemisferio. Y esto es positivo”, señaló el rotativo.

Agregó que esta visita a Bogotá es “un mensaje que también trajo el ya exsecretario de Estado, Rex Tillerson, este año, cuando nos visitó en febrero, y que había expresado el vicepresidente Mike Pence en su primera gira latinoamericana el año pasado, que incluyó a Colombia en su periplo”.

Que haya escogido a Bogotá “como su primera visita bilateral a América Latina es muy positivo. Deberá servir para trabajar en equipo de cara a retos que incumben a ambas naciones”, indicó.

Según El Tiempo, se “trata, a su vez, de una percepción bipartidista, como lo demostró el Congreso de Estados Unidos hace pocas semanas al aprobar un importante paquete de asistencia económica por 391 millones de dólares para colaborar en la lucha contra las drogas y la implementación del proceso de paz”.

“Pero no todas son de cal. El del crecimiento de los cultivos ilícitos en el país es un tema ineludible en la agenda binacional, y se asoma como fuente de tensiones. El propio Trump amenazó el año pasado con descertificar a Colombia si las cosas no mejoraban”, apuntó.

Además, a raíz del reciente nombramiento de “una serie de funcionarios de línea dura en cargos claves de su administración, ya se vaticina un endurecimiento de la política exterior de Estados Unidos que probablemente afectará a Colombia”.

Un factor adicional que rondará “la cita es el hecho de que Trump está en campaña, pues le urge que su partido mantenga la mayoría en el Congreso en las elecciones de noviembre. Y para lograrlo requiere el respaldo de un sector del electorado que responde muy bien a su retórica del ‘gran garrote”.

“El envío de tropas a la frontera para detener el flujo de inmigrantes y drogas parecería ser parte de esa estrategia. Y aunque la coca no es la principal preocupación de Trump (la alarma es por la epidemia de heroína), Colombia podría pagar los platos rotos”, advirtió el editorial.

Quedan otras incógnitas. Estados Unidos, por ejemplo, “no ha excluido al nuestro del grupo de países que tendrán que pagar aranceles por la exportación de hierro y aluminio –como sí lo hizo con Argentina y Brasil– y se resiste a ofrecer su apoyo para el ascenso a la OCDE si el gobierno no accede a algunas pretensiones suyas”.

Por otra parte, si bien Trump “no ha expresado interés en renegociar el Tratado de Libre Comercio (TLC) -y Colombia no tiene una balanza comercial favorable frente a la nación del norte–, algunos ven un riesgo en la posibilidad de que el mandatario use esa carta para obtener concesiones en otros frentes”.

Como en la cumbre, Venezuela será también tema central en el encuentro de Bogotá y este es “un asunto en el que ambos países se necesitan: Colombia precisa la asistencia de Estados Unidos para paliar la crisis humanitaria, y Washington sabe que las soluciones de fondo pasan por la Casa de Nariño”.

En todo caso, «el gobierno y el país deben aprovechar al máximo la visita del mandatario estadunidense, así como el innegable y valioso gesto de amistad que conlleva. Pero sin olvidar que con Trump, las cosas ya no son como antes».

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba