Critican estereotipos y baja participación de mujeres en el cine

México/Notimex. La directora del Femme Revolution Film Fest, Ingrid Rodea, consideró que el cine es una de las industrias que más se ha quedado atrás en cuestión de paridad, ya que la representación en la dirección aún es muy baja, y la referencia siguen siendo las actrices.

“Sin embargo, no hay tantas actrices como parece, lo que pasa es que tenemos una mirada educada y condicionada a creer que hay muchas, pero es muy particular, ya que empiezas a analizar el cine en todas sus dimensiones”, explicó en entrevista con Notimex.

Señaló que Francia es el país que tiene más representación con alrededor de 36 por ciento, y de ahí los porcentajes van bajando; mientras que de las otras áreas como edición y fotografía las cifras del género femenino también son bajas.

“Lo que más hay son productoras, hacen un trabajo maravilloso, pero dentro de la parte donde se construyen los personajes femeninos las mujeres inciden poco, y el trabajo del festival es visibilizar esas partes”.

Rodea añadió que ello permite entender la importancia de construir personajes femeninos que no sean unidimensionales, sino que tengan una profundidad interesante y que permita a los espectadores comprender la feminidad desde muchos otros matices.

Con lo anterior, mencionó que también se pretende descartar la idea de que las mujeres “somos en bloque” y que a todas les interesa lo mismo, mostrando así un abanico de profunda diversidad para que se les pueda entender aún más como seres humanos.

“Son películas que, al representar a mujeres bajo otros parámetros, también hacen una representación de las masculinidades distintas, es un festival bastante equilibrado y lo que trae y promueve son películas contemporáneas, porque eso es lo que nos hace falta, que el cine dé un paso más para sacar a las mujeres de esos estereotipos”, compartió.

Borran a mujeres del contexto histórico

Ingrid atribuyó la baja participación a un contexto histórico, ya que recordó que la industria fílmica tiene más de un siglo y la primera directora en el mundo fue la francesa Alice Guy, un personaje atípico a su época, que fue quien inventó el lenguaje cinematográfico.

“Ya existían las cámaras, ya estaban los hermanos Lumière, son contemporáneos, pero a quien se le ocurrió combinar el lenguaje teatral-dramático, con el cine, y la posibilidad de la cámara (que sólo servía en ese momento para un registro, y no su potencial narrativo del cine), fue a ella”, relató.

La primera película que se rodó en el mundo fue Las coles, que indicó es un cuento que habla de que las mujeres nacen de las rosas y los hombres de las coles; sin embargo, lamentó que ella fue borrada de la historia alrededor de los años 20 del siglo pasado.

“Entonces el cine se sindicaliza en Hollywood y los hombres de esta industria deciden sacar a todas las mujeres que ya venían teniendo una carrera sumamente importante y darle créditos sobre el desarrollo del lenguaje cinematográfico a los hombres que eran contemporáneos a Alice Guy, quien hizo más de 300 películas”.

Agregó que a partir de la sindicalización del cine sólo se les permitió a las mujeres participar en ciertas áreas de la producción, como actriz, vestuarista, secretaria, y así transcurrió un siglo entero sin que las personas se percataran de esta carencia.

Por ello, consideró que la idea del proyecto que fundó para subvertir dicho discurso es traer a más mujeres que comparten la construcción de los personajes femeninos y elaboren papeles más profundos para ponerlos en la mesa.

Aunque la primera edición del Femme Revolution Film Fest se realizó hace un mes y tuvo una buena aceptación en la capital mexicana, donde las salas de cine en las que se proyectaron 40 filmes internacionales estuvieron llenas, el pasado fin de semana también tuvieron una colaboración con el Festival Marvin.

“Nos pudimos dar cuenta de que hay más mujeres participando en la industria cinematográfica, hay que abrirles el espacio, y también hay muchas películas que vale la pena ver, pero hay que buscarlas, encontrarlas y confrontarlas, que es lo que hace el festival”, resumió.

Ingrid Rodea platicó que participaron en la sección al aire libre, con ocho grandes cortometrajes, entre ellos el ganador que fue un filme francés, y una representación de otros países, entre ellos México, los cuales fueron escritas, dirigidas o protagonizadas por mujeres.

“Lo que nosotros buscamos son personajes femeninos interesantes, no es un festival que excluya, ni de cuotas de género, sino que busca una propuesta y una mirada muy particular. Mujeres que no hayan sido atravesadas por una mirada de misoginia”, manifestó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar