Deportaciones ilegales de EUA crecen pese a riesgo mortal: ‘New Yorker’

Nueva York, 08 de enero/Notimex. El número de inmigrantes deportados o rechazados en la frontera de Estados Unidos, a menudo de manera ilegal y pese a que temen por sus vidas en sus países de origen, ha aumentado en los años recientes, de acuerdo con el semanario The New Yorker.

En una amplia investigación publicada este lunes, la revista destacó que el aumento en el número de casos de inmigrantes expulsados de manera ilegal de Estados Unidos, y que luego han sido asesinados en México y América Central, parece además repuntar en la presidencia de Donald Trump.

La revisa explicó que no hay un registro público sobre “un conjunto cada vez más extenso de violaciones ilegales que involucran a inmigrantes, violaciones de las cuales el gobierno de Estados Unidos es en gran parte responsable”.

En Contacto (out of page)

Pese a la falta de un registro legal, casos en cortes y organismos civiles han documentado que en la última década un número creciente de inmigrantes que temen por su seguridad ha llegado a Estados Unidos solo para ser enviados de vuelta a sus países de origen a sufrir muertes violentas.

Estas deportaciones y remociones suceden, de acuerdo con The New Yorker, con la ayuda de agentes fronterizos, jueces de inmigración y políticos estadunidenses, en un contexto en que el número de inmigrantes que llegan a Estados Unidos porque sus vidas están en peligro se ha disparado.

La investigación fue encabezada por la directora del Proyecto para la Migración Global de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, Sarah Stillman, con la ayuda de más de 200 organizaciones civiles, abogados y morgues en América Central.

La investigación reveló que en muchos casos funcionarios de Estados Unidos pasan por alto las afirmaciones de migrantes de que su vida correría peligro si son devueltos a sus países de origen.

“Mi equipo y yo escuchamos historias de más de una docena de mujeres que dicen que nunca se les hicieron las preguntas necesarias, o que los agentes estadunidenses las ignoraron, se burlaron o incluso les hicieron propuestas sexuales luego de que ellas expresaron sus temores”, apuntó el texto.

La publicación resaltó además que “abundan las denuncias de que funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés) rechazan a solicitantes de asilo de forma más descarada”.

De acuerdo con la Unión Estadunidense para las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de casi un centenar de personas que fueron removidas en 2014 sin ver a un juez de inmigración, 55 por ciento dijo que no se les preguntó si temían a la persecución o la tortura en sus países.

Ese informe puntualizó que 40 por ciento de esos inmigrantes sí manifestaron temor por sus vidas de ser deportados de Estados Unidos, pese lo cual fueron removidos del país sin ver a un funcionario que revisara su solicitud de asilo.

“Más recientemente, después de la elección de Trump, grupos de libertades civiles comenzaron a documentar un aumento aparente de rechazos en algunos lugares en la frontera”, puntualizó la revista.

De acuerdo con una demanda reciente, los funcionarios del CBP han dicho a posibles solicitantes de asilo que Estados Unidos ya no brinda asilo y que “Trump dice que no tenemos que dejarte entrar”.

La publicación incluye los casos de dos ciudadanos mexicanos que fueron deportados pese a expresar a funcionarios en Estados Unidos que temían por sus vidas, luego de lo cual fueron asesinados de manera violenta.

El caso al que la publicación dedica mayor espacio es al de una mujer identificada como Laura S., deportada en violación al debido proceso legal en Estados Unidos hacia la ciudad de Reynosa, en el estado de Tamaulipas, donde su exesposo había amenazado con asesinarla.

Una semana después de su deportación en 2009, Laura fue hallada muerta en un auto calcinado. Su esposo fue arrestado y sentenciado por el crimen. Laura dejó tres hijos huérfanos en Estados Unidos al cuidado de su madre.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba