En Veracruz suman 15 crímenes de odio; FGE sin interés en resolverlos (+Audio)

Escucha el audio:

Yhadira Paredes. Xalapa, Ver., 26 de julio de 2018. En lo que va del presente año se han registrado un total de 15 crímenes de odio contra la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, travesti e intersexual (LGBTTTI) en el estado de Veracruz, el último fue el Alaska Bout en la colonia Ejidal del municipio de Martínez de la Torre y cuyo cuerpo apareció con visibles huellas de tortura y con un alambre de púas enredado en su cuello.

La activista Jazz Bustamante, integrante del Frente Nacional Feminista, reclamó que la atención a este tipo de crímenes de homofobia y transfobia no es una prioridad para las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE), pues sólo cinco por ciento de estos casos concluyen en una sentencia contra el agresor.

“Con el caso de Alaska en Veracruz se tienen 15 casos, lo que nos coloca en el tercer lugar nacional, tan sólo detrás de Guerrero, de ahí Estado de México y Veracruz, de enero 2018 a la fecha, casos mortales de los cuales se han resuelto ya tres, aunque hubo ciertas cosas como presión social para resolverlos”.

En entrevista telefónica afirmó que también sólo 25 por ciento de los casos se denuncian por parte de un familiar, lo que habla de un asesinato físico y un asesinato social, al no respetar su identidad de género como mujer, estigmatizando y prejuiciando la identidad de género.

En ese sentido, indicó que en el caso de Alaska Bout debe ser considerado un crimen de odio porque fue torturada, desnudada, tirado su cuerpo boca abajo, arrastrada y arrojada a orillas del río Filobobos, pero además le enredaron un alambre de púas en el cuello, lo que obliga a la FGE aplicar la reforma al Artículo 133 constitucional, que determina una pena máxima de hasta 45 o 50 años de prisión.

“Ese cinco por ciento de los casos que llega a una sentencia es ridículo porque deja en claro que existe la impunidad, existe impunidad total, no están haciendo las fiscalías lo que les corresponde, aplicar las agravantes cuando es considerado un feminicidio o un crimen de odio, no están aplicando el protocolo de atención a víctimas LGBTTTI que sacó la PGR hace un par de meses, van muy atrasadas las Fiscalías”.

Jazz Bustamante resaltó que el pretexto de los y las fiscales que atienden estos casos de crímenes de odio es la falta de recursos, no hay capacitación para que los funcionarios están sensibilizados en el tema.

“Con el yunismo uno de los principales pretextos es la falta de recursos”, finalizó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba