Entornos alimentarios saludables frenarían la obesidad

[adrotate group="2"]

México/Notimex. Antaño considerada enfermedad de ricos, la obesidad afecta hoy a la infancia de países de todos los niveles de ingresos y tres cuartas partes de los infantes obesos del mundo viven en países de ingresos medios, señaló Charlotte Petri Gornitzka, directora ejecutiva adjunta de Unicef.

La integrante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) sostuvo que «si queremos revertir la crisis mundial de la obesidad infantil tendremos que utilizar enfoques que incluyan a toda la sociedad para construir entornos alimentarios más saludables».

Agregó que, en comparación con 1975, en la actualidad la obesidad afecta 10 veces más a las niñas y 12 veces más a los niños, y sostuvo que la propagación de entornos «obesogénicos» –que promueven una alimentación poco saludable y desalientan la actividad física– es un factor clave para el incremento de esta enfermedad en el mundo.

«En estos entornos los alimentos no saludables son baratos y fáciles de obtener, mientras que los alimentos más saludables son más difíciles de encontrar y a menudo son costosos», detalló.

A decir de Petri Gornitzka, la urbanización y la globalización han desempeñado un papel importante en la configuración de las opciones y elecciones alimentarias, pues actualmente más alimentos cruzan las fronteras y la producción se concentra en manos de un número relativamente pequeño de empresas.

De hecho, 77 por ciento de las ventas de alimentos procesados en todo el mundo está controlado por solo 100 grandes empresas, muchas de las cuales dirigen sus estrategias de comercialización a la infancia, abundó.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar