Hombres G y Enanitos Verdes arman gran fiesta con Huevos Revueltos

México, 18 de marzo/Notimex. Las bandas Hombres G y Enanitos Verdes armaron gran fiesta durante el concierto que ofrecieron en esta ciudad ante unas 22 mil personas, como parte de su gira internacional Huevos Revueltos Tour.

Las agrupaciones, que durante las décadas de los 80 y parte de los 90 ocuparon los primeros sitios de popularidad con sus temas, convocaron no sólo a la generación que creció con ellas, también a sus hijos y hasta a sus nietos que abarrotaron la Arena Ciudad de México.

Durante dos horas y media, los músicos entregaron un total de 28 canciones de su amplio repertorio. Hubo momentos en que David Summers cantaba algunos éxitos de los Enanitos Verdes y Marciano Cantero de los Hombres G, o lo hacían en conjunto.

En Contacto (out of page)

Fue una perfecta unión de voces y realmente se notaba la buena camaradería entre ellos. No destacó una banda sobre la otra porque hicieron una perfecta selección de sus éxitos, de modo que cada una se lució en tiempo y espacio.

Fue una velada de nostalgia, de celebración con los amigos de siempre, de canciones que siguen marcando a generaciones y de grandes recuerdos.

Una noche en la que, definitivamente, todos asistieron bajo un sólo propósito: “Voy a pasármelo bien”, tema con el que abrieron el “show” luego de la presentación de Taburete como grupo telonero.

Ataviados de manera informal, con playera y jeans, continuaron con «El extraño del pelo largo» y «Mejor no hablemos de amor». Para ese momento, el público ya había dejado el asiento que jamás volvió a ocupar, pues de pie se mantuvo a la expectativa de lo que sucedía en el escenario del imponente recinto.

“Ustedes saben que esta ciudad es como nuestra segunda casa. Estamos encantados de compartir esta noche con ustedes. Y sólo puedo asegurar que vamos a pasar una noche de puta madre”, expresó David Summers a manera de bienvenida y previo a “El ataque de las chicas cocodrilo”.

Acto seguido, el momento romántico se hizo presente a través de «Si no te tengo a ti» y “Mariposas”, ambas entregadas por Summers, quien a sus 54 años, mantiene su voz tan perfecta como la de hace más de tres décadas.

“Quiero preguntarles algo: ¿Cómo se lo están pasando?”, expresó Mariano Cantero para luego hacer vibrar a sus fans con la rítmica «Guitarras blancas» y la melosa «Un par de palabras», coreadas de principio a fin.

Cuando llegó el turno de «Lo noto», «¿Qué soy yo para ti?» y «Mi primer día sin ti». La dosis musical de diversión ya estaba repartida entre los espectadores y Marciano recordó cuando en los 80 no existían las redes sociales, tan solo el teléfono, pero salía muy cara la llamada internacional.

“Por lo que usar ´Tus viejas cartas´ se convirtió en la mejor opción”, destacó el artista que después emocionó con «Eterna soledad» y “Cordillera”. Al concluir, David arribó al templete para complacer con «Amores lejanos».

“Ahora vamos a interpretar una canción muy especial que llevamos cantando desde 1986. Es una preciosísima canción que le dedicamos a las mujeres mexicanas”, dijo.

Se refería a la emblemática «Te quiero» cuyas estrofas David Summers, Daniel Mezquita, Rafael Gutiérrez y Javier Molina alargaron dada la grata respuesta de los asistentes, pues se hermanaron con los sonidos e hicieron un viaje de éxtasis desgañitando sus gargantas al unísono.

Después vino uno de los momentos más animados a través de «Indiana». “Saludos a las borrachas y a los borrachos que están presentes”, resaltó David y así comenzaron los primeros acordes de

«Visite nuestro bar» que sacudió las almas de las 22 mil personas.

«Por el resto», “Marta tiene un marcapasos” y «Suéltate el pelo» mantuvieron a tope el ambiente; incluso hubo chicas que hasta les arrojaron ropa íntima al escenario.

«Los quiero escuchar cantar fuerte», dijo Marciano y comenzó a sonar «La muralla verde», un gran clásico de los 80 de los argentinos de Enanitos Verdes.

Parecía que después de este tema acababa el concierto, pero ante la petición de una y otra más, los músicos regresaron al escenario. David Summers pidió que si traían teléfono móvil, encendieran la linterna para crear un ambiente mágico y espectacular para una “canción muy especial y bonita”.

Se trató de «Temblando». A esta le siguió una que Marciano quiso dedicar “a todas las chicas presentes y con todo respeto”: “Luz de día”.

Al finalizar «Tu cárcel» parecía que ahora sí se despedían las bandas, pero la insistencia fue tanta que volvieron.

Ahí estaba el baterista Javier Molina solicitando “un poco de tequila para brindar”. Luego de beberse un típico “caballito”, el músico cantó el clásico primer estribillo de “Venezia” y seguido de este, no podía faltar “Devuélveme a mi chica”, que encumbró a los españoles de Hombres G en este país.

Tras un pedacito de “México lindo y querido” en saxofón, el concierto cerró con el emblemático “Lamento boliviano».

“Gracias México, lo hemos pasado de poca madre. Sean felices, los queremos, hasta siempre, chao”, puntualizó Summers.

Deja una respuesta

Botón volver arriba