Iglesia está cerca de familias en zonas de guerra: obispo en Siria

Adriana Muñoz Cabrera. Veracruz, Ver., 09 de octubre de 2018. “El papel de la Iglesia en una zona de guerra es estar al lado de sus hijos, junto a las familias que quedaron ahí, que están sufriendo de hambre, el miedo por las destrucciones, muchos perdieron su casa. La Iglesia debe estar cerca de su familia asegurándolas con comida, cesta básica, medicamento”, subrayó el obispo de Alepo en Siria, Antoine Chahda.

Destacó que el conflicto con Siria, únicamente los países de primer mundo como Estados Unidos, Rusia, Turquía e Irán podrían ponerle fin.

“Esos son los países grandes, Estados Unidos, Rusia, Turquía, Irán, eso es los que están ahí en el medio pueden parar la guerra”, puntualizó.

En siete años del conflicto miles de familias han huido de Alepo y miles más han muerto, pero la iglesia jamás los ha dejado solos, al grado que el Papa Francisco intervino o de lo contrario, el conflicto pudo haber sido de magnitudes más grandes, manifestó Antoine Chahda.

“Aunque muchas familias e fueron fuera de la ciudad por la guerra, por el miedo, el terror que pasó en Alepo, porque son miles de misiles que cayeron en la ciudad, en los centros de los cristianos y hubo muchos muertos, muchos niños; hombres, mujeres”, subrayó.

Monseñor Chahda apuntó que al ser minoría están sufriendo la guerra al perder a muchos de las familias.

Agregó que en Siria la religión principal es la musulmana, ortodoxos, protestantes y 10 por ciento son católicos.

Abundó que el papel de la Iglesia en Siria ha sido estar con las personas que han perdido a su familia, los que han perdido todo.

En Siria, destacó, los musulmanes viven como hermanos, el conflicto llegó desde afuera.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar