Investigador critica actitud de legisladores que rezagan agenda de derechos de las mujeres

Isabel Ortega. Xalapa, Ver., 25 de septiembre de 2018. La LXIV Legislatura viola el Estado laico al asumir una creencia moral, para no atender una agenda en pro de los derechos de las mujeres, y que tiene por objetivo limitar la violencia de género, afirmó Felipe Gaytán Alcalá, sociólogo e investigador de  la Universidad La Salle.

Criticó la actitud asumida por los legisladores locales, en especial los panista, que han rezagado la agenda de derechos de mujeres por imponer supuestos ideales partidistas, “ellos están violando el estado laico, porque deberían estar legislando para todos los veracruzanos y atendiendo las causas, en vez de estar escuchando una iglesia”.

La Comisión Nacional para Atender y Erradicar la Violencia de Género recomendó al Congreso desde el año pasado, modificar el código penal, para incrementar las causales del aborto y establecer la semana 12 como plazo máximo para interrumpir un embarazo.

El académico mencionó que los legisladores deberían imponer el bien común a un ideal moral o religioso, “el tema de la vida se puede debatir, pero lo que hace el PAN es que asume los argumentos de la iglesia como propios y no los argumentos de los panistas, porque la filosofía panista no se concentra al tema del aborto, la vida tiene muchas acepciones”.

A nivel local se ha asumido el discurso católico como propio, lo que genera una confusión entre los legisladores de lo que es política y religión.

Señaló que el gobierno del Estado ha implementado medidas de corte “policíaco” para atender la violencia de género, sin implementar políticas públicas que promuevan una cultura cívica, que permita atender las causas de los feminicidios.

La cultura cívica es una medida a mediano plazo, de cinco a seis años, que debe promover el valor de la convivencia, la confianza y la cultura por la paz, en el que participen las ONG y las mismas escuela.

En entrevista en el marco del foro Estado Laico: obligación del Estado y garantía de los Derechos de las Mujeres, mencionó que las dos alertas de género, que ubican a Veracruz como un foco rojo a nivel nacional, no se deben atender sólo desde el ámbito de seguridad, se deben implementar acciones que garantice una convivencia sin violencia entre hombres y mujeres.

“Esto es de mediano plazo y se verán resultados en un periodo de cinco a seis años, es mucho (tiempo) en un tema de feminicidios, pero si no se empieza a hacer ese plazo podrá llegar a ser de 15, 20 o 30 años, y cuando queramos abordarlo será demasiado tarde.

“Esto no puede ser solo un tema de política pública de seguridad, debe ser un tema de fondo, entonces trabajar desde ahora implica no sólo atender sus efectos, también sus causas”.

Gaytán Alcalá reconoció que la entidad se ve como un caso critico a nivel nacional, en donde sigue pendiente de atender una agenda para reducir la violencia contra las mujeres, por su condición de género.

Veracruz tiene un problema de violencia generalizado, pero en el caso de las agresiones hacia las mujeres es alarmante, “y lo que resulta curioso es que las políticas públicas se han enfocado en temas de corte policíaco, urgente e inmediato, y no se están atando las razones de fondo, es decir, cuestiones estructurales”.

El académico dijo que la oposición de grupos religiosos, como católicos y evangélicos es un contrasentido, “se busca moralizar a la sociedad. Ellos fincan sus discurso en eso: no a esas políticas, y buscan moralizar, pero la pregunte es cómo moralizan, a partir de sus propios valores y principios, como si fueran dueños de la verdad”.

La Iglesia impone su agenda de corte social, y lo que urge es atender las causas, y no sólo los efectos de la violencia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar