La “inamovible” serpiente de Quetzalcóatl

Xalapa. Esta obra fue parte de un conjunto actividades y acciones a implementar en el Parque “Benito Juárez” como parte de una rehabilitación integral la cual contó con una inversión total de 5 millones 996 mil 689 pesos, aunque el costo de la obra no fue desglosado y se desconoce hasta este día.

El tercer informe de la alcaldesa Morales García explicaba que la construcción del Juego Orgánico “Quetzalcóatl” fue hecho con sistema de ferrocemento (metal desplegado, varillas de acero y concreto), cubierto con pedacería de cerámica en diferentes colores, de 50 metros de largo en forma de serpiente y 60 centímetros de diámetro promedio en toda su longitud.

Aunque en su momento fue vista como una de las obras más representativas de su administración, a la posteridad ha sido una de las más criticadas, no solo por su inversión, sino por la ubicación, estructura y el peligro que ha representado para su público meta, los niños.

Y es que la obra que hace referencia al Dios Quetzalcóatl, ha molestado a asociaciones civiles dedicadas a la protección del patrimonio histórico de la ciudad como “Xalapa Antiguo”, así como al ex director de la facultad de Arquitectura de la Universidad Veracruzana, Gustavo Bureau, quien asegura que al haber edificado un juego para pequeños, lastimó la esencia que significa el Ágora de la ciudad, un espacio de cultura y armonía.

Xalapeños a favor de que se retire

Lucila López Martínez, un ama de casa, considera que este juego no es seguro para los niños al no contar con nada de protección y esto puede derivar en algún accidente y que algún menor sufra daños severos, por lo que está a favor de que se cambie.

Por su parte, el joven Germain Trinidad señaló que el juego no es apto para los niños, pues también cree que no cuenta con las medidas de seguridad necesarias para poder operar y que es muy fácil que un niño o niña caiga de una altura considerable.

Dijo que aparte de que no tiene barrotes o red protectora, se suma al suelo, que no está optimizado para que los menores jueguen sin correr riesgo “me ha tocado muchas veces ver que niños corren, se tropiezan con las ramas de los árboles y se caen, incluso con las piedritas”.

De igual forma señaló que ha sido testigo de cómo muchas veces los “malvivientes” usan este juego para entrar a ingerir bebidas alcohólicas o drogarse, sin que las autoridades hagan algo al respecto, por lo que también estaría de acuerdo en que esta obra sea retirada del parque.

“Hay muchos juegos que son de plástico, que son para niños que no son tan ornamentales como estos y yo creo que sería muy buena opción” concluyó.

A pesar de que a la vista este juego carece de las medidas de seguridad como mencionaron los entrevistados, en el lugar todavía se pueden observar a padres de familia que llevan a sus hijos a divertirse a esta zona del “Parque Juárez” pues aunque es un parque a lo largo del tiempo, pocas veces se ha visto que tenga juegos infantiles.

Así lo manifestó Ana, una joven madre que llevó a su hija a jugar a esta obra, pues asegura que los niños sí se divierten y les gusta asistir, aunque considera que pudiera ser peligroso por no contar con medidas de seguridad “es el único que se divierten los niños, ya no hay otro aquí”.

De igual manera dijo que estaría a favor de que quitaran la serpiente y pusieran otros juegos siempre y cuando se respeten dichas medidas de prevención de accidentes, “estaría bien que pusieran otros juegos, para que haya más y que los niños jueguen en otras áreas”.

Otro padre de familia que llevó a sus hijos a disfrutar de este juego infantil es Felipe Hernández, quien dijo que sí es visible que esta obra represente un peligro para los niños que se suben a jugar, toda vez que carece de barandales y los niños se podrían salir de los hoyos que se encuentran a un costado.

Agregó que en el lugar hace falta más vigilancia, pues a simple vista se puede notar que el “Quetzalcóatl” no solo es utilizado por los niños que lo visitan, sino también de los indigentes que habitan la zona.

Y es que además de que se le esté dando un mal uso, es necesario contar con alguien especializado para atender primeros auxilios, “pues se ve a simple vista, hay rayones por todos lados, si hace falta algo de vigilancia, que alguien esté al pendiente de eso” dijo.

El señor explicó que esta obra no es necesario que sea removida, sino que se utilice para niños de ocho años en adelante o de siete “que ya son más conscientes del peligro” y además de instalar un piso diferente, toda vez que si se da una caída los niños no sufran una herida más severa.

Regidora busca quitar la obra

Como en el 2014 con el presidente Américo Zúñiga, a la cabeza y con los regidores Martín Victoriano Espinoza Roldán y  Daniel Fernández Carrión, esta administración a cargo de Hipólito Rodríguez Herrero; cuenta con otra regidora que buscará que se retire por completo la serpiente de Quetzalcóatl.

La regidora sexta del ayuntamiento de Xalapa, María Consuelo Niembro Dominguez, explicó que se podría proponer en el cabildo de Xalapa que sea retirada, toda vez que representa una falta de respeto para esa deidad, además de que se pronunció a favor de instalar juegos más adecuados con el ambiente urbano.

“Todos los chicos tienen derecho a espacios recreativos y a juegos, hay juegos que armonizan mucho con el entorno, hay juegos de madera, toda una serie para la recreación de niñas y niños que tanto requieren, es un parque muy visitado”, dijo.

Señaló que venimos de una cultura mesoamericana y prehispánica donde está nuestra onda raíz y Quetzalcóatl es una las deidades principales, por lo que asegura que desde que vio su construcción sintió que era una ofensa para la cultura de los pueblos mesoamericanos.

“Todos los pueblos tienen sus diferentes deidades, la religión es un elemento cultural de todos los pueblos, es igual que si estuvieran los chicos jugando y resbalándose en un Buda, en un Cristo, en un Mahoma, si cada pueblo tiene su deidad, entonces hay que respetarlas”.

Aunado a eso dijo que esta propuesta de retirarla la verificarán con la comisión de Parques y Jardines para después ser presentada en el Cabildo de Xalapa, donde se presentarán estos puntos que refiere y que por fin después de 5 años intentándolo esta escultura sea retirada o en su defecto, se le de mantenimiento y se implementen las medidas de seguridad necesarias.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar