La transición a la democracia aún no satisface: Olga Sánchez

México/Notimex. La transición a la democracia en México debe enorgullecernos pero aún no estamos satisfechos, admitió la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Aseguró que en la actualidad “estamos dando los primeros pasos de la tercera alternancia, la Cuarta Transformación de México”, producto de la voluntad popular expresada en las urnas el pasado 2 de julio de 2018, y justo estamos a unos días del primer aniversario del triunfo del hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al pronunciar un mensaje en el Foro para la Reforma del Estado, realizado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, Sánchez Cordero destacó que la transición “fue una obra colectiva de la que hoy podemos sentirnos orgullosos, aunque todavía insatisfechos”.

Señaló que gracias a los cambios constitucionales, pasaron a la vida legal antiguos partidos, nacieron otros y por las sucesivas reformas en materia electoral se transformaron las instituciones electorales.

Dijo que primero surgió el Tribunal Electoral, luego desapareció la Comisión Federal Electoral controlada por el gobierno y su partido, para dar paso al IFE que en 1996 fue dotado de autonomía y rango constitucional, al mismo tiempo que el tribunal adquirió potestades plenas y fue adscrito al Poder Judicial.

La titular de la Segob abundó que los instrumentos y prácticas electorales también cambiaron, pues 1990 se dio un paso decisivo con el nuevo padrón electoral, que se complementó en 1993 al expedirse la primera credencial para votar con fotografía, que es hasta hoy el documento de identidad más utilizado por las y los mexicanos.

Mencionó que de la opacidad y la desconfianza, las prácticas electorales transitaron a la transparencia y a la confianza ciudadana y “la larga lista de pillerías y fraudes electorales fue acortándose conforme las nuevas instituciones electorales se fortalecieron y los partidos opositores fueron adquiriendo fuerza y competitividad”.

Sánchez Cordero recordó que si en 1988 fue cuestionado el ganador oficial de la elección y se vio obligado a reconocer al fin de la era del partido casi único, 12 años más tarde, al primer presidente del IFE autónomo, José Woldenberg, correspondió anunciar al candidato del PAN como ganador de la elección presidencial de 2000.

Hizo notar que la trayectoria e historia del cambio político en México de 1977 a la fecha está indisolublemente vinculada al cambio en nuestras leyes, instituciones y prácticas electorales.

“Es una historia forjada por muchas manos de todos los signos ideológicos y en esa característica radica el secreto de su importancia”, expresó y sostuvo que uno de los “secretos del éxito” de las reformas electorales, en especial a partir de 1994, ha sido el consenso alcanzado por los principales partidos.

Por ello, dijo que ve en estos foros el primero de muchos pasos para analizar, valorar y proyectar la trayectoria de las instituciones electorales; y dejó en claro que será a través del diálogo que se construyan los acuerdos que doten a una eventual reforma electoral de legitimidad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar