Llega a la escena mexicana cuento del ‘Nobel’ de Literatura Isaac Bashevis

Juan Carlos Castellanos C. México, 24 de julio/Notimex. Mazel y Shlimazel. La leche de la leona, cuento del Nobel de Literatura 1978, Isaac Bashevis Singer, llevado a un espectáculo multidisciplinario que revive la historia de El suertudo y El sin suerte con tres lenguajes artísticos, el actoral, la música en vivo y las imágenes, vuelve a la escena teatral nacional, señaló Abigail Jottar.

Entrevistada por Notimex, la actriz comentó que el mayor reto de esta puesta en escena es la gente. “Uno puede encerrarse durante horas para investigar y generar un diálogo propio y creativo, pero el trato con la gente es el gran desafío porque no solamente son las ideas personales, sino saber escuchar a cada integrante de la obra, hacer notar esas voces”.

Explicó que Mazel y Shlimazel. La leche de la leona, espectáculo donde la música, el dibujo y la habilidad actoral se unen para narrar la historia de El Suertudo y El sin suerte, se presentará los lunes y martes a las 20:00 horas en Sala Novo (Madrid 13, colonia Del Carmen, Coyoacán), desde el 30 de julio hasta el 14 de agosto.

Se trata, añadió, de un espectáculo a cargo de la compañía teatral Ambidiestra Escénica, donde además, como parte del proceso, cada artista involucrado es empapado de toda la necesidad creativa que envuelve a la obra, para que lo comparta con el público. “Cuando conocí este cuento de Bashevis, lo leí, estudié, analicé y pensé llevarlo a escena”.

En el camino, muy pronto se dio cuenta que el cuentacuentos necesita hoy cierta frescura porque los niños de la actualidad tienen gustos e intereses distintos a los de hace apenas unas décadas. Así, pensó en música e imágenes en vivo, con un sólo instrumento el cual por sí mismo ya tiene un carácter pero que unido al intérprete se vuelve personaje total.

Respecto a las imágenes, Jottar dejó ver que se salió del formato de contar una historia con una imagen literal. Así, abstrajo las imágenes más acentuadas de la historia y con ellas forjó un cuentacuento con tres personajes, y se centró en la parte visual y sonora.

De esa manera, abundó la entrevistada, nació este “cuentacuento multidisciplinario”, el primero que ha montado, aunque tiene más en mente con este formato de tres personajes en un solo cuentacuento. Aún sigue puliendo esta obra que ella actúa y dirige en la parte actoral, desde que la estrenó hace casi un año en la Sinagoga Histórica Justo Sierra.

Autodefinida básicamente como actriz, Abigail Jottar reconoció más adelante que todo el proceso creativo, de ejecución y logístico va directamente enfocado a la creación del personaje. Consecuentemente, en la práctica es mucho más que una espléndida actriz que anteriormente ya había producido trabajos escénicos, pero nunca dirigido, según advirtió.

Este cuento tiene tanta riqueza que la gente lo recibe bien y los foros le abren sus puertas. Por eso, la actriz tiene un gran compromiso profesional con la Sala Novo, donde tendrá su reestreno en breve. “La obra sumerge al público en el cuento a través de la comedia y el divertimento, y es buena porque toca temas profundos, sin sermones o falsa moralina”.

Abigail Jottar (creación y actuación), Uriel Jottar (proyección de imágenes), Valeria Dávila (clarinetista, funciones 30 y 31 de julio), David Almaga (clarinetista, funciones 6 y 7; 13 y 14 de agosto), y Jesica Bastidas (asesoría de movimiento escénico), son los principales estrategas de la puesta en escena de Mazel y Shlimazel. La leche de la leona.

El espectáculo revive la historia de Mazel (tiene suerte) y Shlimazel (no tiene suerte), dos espíritus que desean demostrar quién es mejor. Mazel permanecerá un año con Tam, un pobre aldeano, para hacerle feliz; Shlimazel andará rondando para ganar sus intereses. La esencia del joven formada por sus valores y virtudes brilla en medio de las pruebas a las que es sometido y se transforma en la inspiración de un pueblo.

El cuento es una propuesta de la compañía Ambidestra Escénica, dirigida por la actriz Abigail Jottar, y ofrece una lección de amor resaltando los valores de la honestidad y el esfuerzo. En este trabajo escénico los personajes son abrazados por los dibujos en tela previamente creados para ser proyectados en un muro, la música en vivo luce y la actuación de Jottar brilla.

La idea es impactar en las emociones e imaginación del público con una experiencia única donde la voz, la música, los sonidos y la iluminación, dialogan entre sí, debido a que el arte teatral basado en la multidisciplina es punto medular de Ambidiestra Escénica. Las tres manifestaciones artísticas convergen para gozo de todo público, en particular de los jóvenes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba