“Menti-Drags”, la historia que llenó de brillo a los colores neón

[adrotate group="2"]

Redacción/Notimex.- Mentiras, el musical más longevo en la escena teatral de México, abrió sus puertas al mundo drag; un concepto controversial, transgresor, empero, vaticinado y bien recibido por el público que, semana a semana, lo aproximan a sus cuatro mil representaciones, en las que un sinfín de artistas han desfilado por su icónico escenario giratorio.

Previo al inicio de las cuatro funciones programadas a público, Menti-Drags, hizo girar su escenario a los medios de comunicación y talento de la propia compañía; el brillo envolvió a las luces neón, ya características en la escenografía, al vestuario de la obra, así como a cada uno de los actores encargados de contar la historia en el Teatro México.

Apenas sonaron los primeros acordes del tema Castillos, y la algarabía del público era evidente; «Daniela», «Dulce», «Lupita”, “Yuri” y “Emmanuel”, pasaron de los vestuarios refinados a las telas estrambóticas y pintorescas, mismas que acompañadas de la voz de cada uno de los actores, daban la pauta para mantener la mirada en cada trazo que, si en la versión habitual son a propósito exagerados, ahora lo son para burlar al propio concepto como un homenaje.

Entre el público de la función especial, la actriz Paola Minguer, quien por ahora da vida a los personajes de “Lupita” y “Dulce”, en funciones “normales”, soltó las primeras carcajadas cuando Iker Madrid, extrapolaba las características vocales de su personaje e impregnaba su vis cómica a “Dulce”.

Los trazos de color plasmados en el rostro de los actores acentuaron la expresión de sus miradas, empero fue el vestuario, el elemento visual que dejó atónitos a los asistentes, entre los que se encontraba el creador de Mentiras, José Manuel López Velarde, así como María Chacón, Kika Edgar, Alicia Paola, Dalilah Polanco, Paloma Cordero, Gloria Aura, Agustín Arguello, José Sampedro, entre otros, que han tenido la oportunidad de contar la historia.

Fue en el número musical compuesto por los temas Ese hombre no se toca y Amiga Mía, que “Daniela” (Fher Soberanes) y “Yuri” (Anuar), dieron indicios del porqué la historia tenía que ser contada por gente preparada en la materia; cada uno llevó a rangos vocales inimaginables a sus personajes, incluso, impregnaron su propio sello a la melodía Es ella más que yo, momento en que el público se resignó a sorprenderse a lo largo de la noche.

Rogelio Suárez, quien prestó su esencia, voz y cuerpo a “Lupita”, en el montaje teatral, impactó al público con su destreza y disciplina para llevar a cabo los temas Pobre secretariaTe estás pasando y Hombres al borde de un ataque, en los que demostró las habilidades histriónicas y corporales que su amplia trayectoria sobre las tablas, le han dado.

Por su parte, Felipe Flores, quien en las funciones habituales de Mentiras, da vida a “Emmanuel”, demostró que no sólo tiene la capacidad vocal y actoral para asumir el rol del galán de la historia, también se permite visitar la sensualidad y destreza, para los diferentes tonos de un mismo personaje, en el que habita un secreto que al final emerge para convertirse en la mujer que nació para cantar.

Uno de los elementos que se defiende del drag, es la capacidad para visualmente expresar lo femenino, empero ir más allá del género en el concepto, por ello, es que hay momentos en que los actores abordan diálogos que van y vienen en referencias masculinas y femeninas, además de conceptos e ideas, que visualmente también son expresadas.

Hacia el final, donde sus pelucas asemejaron a las grandes estrellas del pop en el México de la década de 1980, los artistas interpretaron los temas Prometes, Lobo, El pecado, Leona dormida, Luna mágica y Maldita Primavera, además de una de las canciones que se convirtió en un himno para la comunidad LGBT, desde su interpretación por Alaska y Dinarama, ¿A quién le importa?.

“Quiero dedicarle esta función y esta temporada a las drags, a todas esas personas que por expresarse y ser quienes son, han roto esquemas, han provocado revoluciones, han abierto caminos para toda la comunidad LGBTQ, y todos los demás acrónimos que se juntan de la diversidad, esto es con todo el respeto y es dedicado a ustedes”, destacó José Manuel López Velarde, escritor de Mentiras, al final de la función especial.

Por su parte, Morris Gilbert puntualizó que Mentiras se aproxima a sus cuatro mil funciones a lo largo de 11 años, mismos que celebró el fin de semana pasado, por lo que añadió, con optimismo, la probabilidad de que Menti-Drags repita el fenómeno que ahora tiene su matriz.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar