Nadadora Liliana Ibáñez puede competirle a las mejores del mundo

México, 26 de noviembre/Notimex. Después del sexto lugar que consiguió en la Copa Mundial de Singapur, la nadadora mexicana Liliana Ibáñez López consideró que esta lista para competir a nivel mundial y enfrentar a las mejores.

La deportista logró colocarse en las mejores en la prueba de los 100 metros libres, compitiendo al tú por tú con la campeona mundial, la sueca Sarah Sjöström en la Copa Mundial de la Federación Internacional de Natación (FINA).

Liliana Ibáñez en entrevista con Notimex resaltó su hazaña, el estar dentro del Top Ten femenil en los 100 metros estilo libre, después de nadar junto a Sjöström, a un carril de distancia y brazada por brazada.

La sirena originaria de Celaya, Guanajuato, detalló su inolvidable experiencia en Singapur, en la prueba final: “estaba Sara y durante la competencia alcancé a ver de reojo sus piernas, no me había dejado atrás, ella tiene el récord mundial; vi de reojo sus pies y pensé, ella va lento o yo muy rápido”.

Como una película, Liliana recordó su competencia: “los últimos 15 metros dejé de respirar, mi cuerpo tenía cero oxígeno y no queda más que bajar la cabeza y tocar la pared. Mi tiempo fue de 53.19, la que ganó fui yo con esa marca, no me quería salir de la alberca, me puse a llorar, estaba feliz y fue un momento muy padre”.

Manifestó su felicidad por el sexto lugar, con lo cual se catapulto a pelear ante cualquiera ubicada en el Top 15 del mundo, “la nadadora española tuvo un tiempo de 53.18 segundos, yo metí 53.19, estoy en esa dimensión. España es un país Top”.

Subrayó que aprendió la técnica, ejecución, por lo cual la calificaron con 9.5 en preparación física, mental y espiritual.

Comentó que alcanzar esa posición, colarse en las Top Ten del mundo es el resultado de su esfuerzo, sacrificio y tenacidad para destacar en la natación, por lo que tuvo que emigrar a Texas, en Estados Unidos.

Liliana ingresó al College Station de la Universidad Texas A&M y se puso a entrenar bajo la supervisión de Steve Bultman, “él me enseñó en cada brazada piensas en el tiempo, en Mundial tienes que ser la mejor para competir”.

Liliana mencionó que nada 14 kilómetros diarios seis veces a la semana, “cuando me fui a radicar en Estados Unidos, a los 18 años de edad, me ayudó al 100 por ciento, no era olímpica cuando me fui, el entrenador Steve me ofreció Juegos Olímpicos, educación y las tengo con licenciatura en planeación urbana y maestría en desarrollo urbano y quiero maestría en economía”.

Se considera una atleta con fortaleza natural, desde los dos años de edad entró a la piscina y sigue ahí. Demostró ser muy competitiva en varios deportes, practicó gimnasia, ballet, futbol, basquetbol.

“Al final fue natación, cuando quedé en la selección nacional mi estatura fue determinante porque mido 1.80 metros, tengo una brazada muy fuerte la diferencia del 1 al 6 me falta técnica por desarrollar”, añadió.

Su nivel creció en las prácticas con destacadas nadadoras, pues en la Universidad del 11 al 15 por ciento son olímpicas, el 30 por ciento son mundialistas.

Después del sexto lugar mundial, para Liliana Ibáñez es el principio de la perfección, “quiero mejorar la técnica en el Mundial de curso largo y participar rumbo a los Juegos Panamericanos de Lima y después los Olímpicos de Tokio 2020”.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar