Ovación de 10 minutos para artistas en histórico concierto intercoreano

Pyongyang/Seúl, 03 de abril/Notimex/Yonhap. Las compañías artísticas de Corea del Sur y Corea del Norte terminaron su actuación conjunta en Pyongyang con una ovación de más de 10 minutos, en el marco del descongelamiento de las relaciones entre ambas naciones.

Una troupe sudcoreana compuesta por 160 artistas, incluidas varias estrellas del pop, y la Orquesta Samjiyon norcoreana actuaron en un concierto titulado Somos uno, realizado en el Gimnasio Jong Ju Yong de Ryugyong, cuyas 12 mil butacas se llenaron.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, de manera sorpresiva se presentó con su esposa y sus ayudantes durante la primera actuación de los sudcoreanos en Pyongyang, capital de Corea del Norte, pero no acudió al segundo concierto.

En cambio muchos funcionarios de alto rango de Pyongyang, como Kim Yong-chol, del Partido de los Trabajadores y quien está a cargo de los asuntos intercoreanos; Ri Son-gwon, presidente del Comité para la Reunificación Pacífica de la Patria de Corea del Norte, y Pak Chun-nam, ministro de Cultura, asistieron al evento.

También estuvieron presentes un grupo de funcionarios del gobierno de Corea del Sur encabezado por el ministro de Cultura, Deportes y Turismo, Do Jong-whan.

La segunda y última actuación de la compañía sudcoreana en Pyongyang comenzó a las 15:30 horas, aproximadamente 60 minutos antes de lo planificado originalmente, y duró aproximadamente dos horas y media.

Los artistas fueron presentados conjuntamente por la cantante y actriz sudcoreana Seohyun, de Girls Generation, y por Choe Hyo-song, reportero de la Estación Central de Televisión de Corea del Norte (KCTV, según su sigla en inglés).

El repertorio del concierto fue casi el mismo que el del domingo, excepto que algunos de los temas interpretados por los cantantes de Corea del Sur estuvieron acompañadas por la orquesta del norte.

Los sudcoreanos Cho Yong-pil, Lee Sun-hee, Choi Jin-hee, Yoon Do-hyun, Baek Ji-young, el grupo Red Velvet, Jungin, Seohyun, Ali, Kang San-eh y Kim Kwang-min, interpretaron sus propios sencillos o temas pop de su país conocidos en Norcorea, así como algunas canciones del país vecino.

La multitud aplaudió al unísono cuando Lee Sun-hee cantó su éxito de los 80, Bello país, de la mano de la cantante norcoreana Kim Ok-ju, quien visitó Seúl en febrero; las dos artistas también hicieron un dúo de la canción de Lee titulada Para J.

Los espectadores también estallaron en vítores cuando las cantantes de las dos Coreas interpretaron el sencillo norcoreano Paektu y Halla son mi patria, acompañada por la Orquesta Samjiyon, en la última parte del concierto. Paektu y Halla son las dos montañas más altas de las Coreas del Norte y del Sur, respectivamente.

Luego todos los artistas aparecieron en el escenario para cantar juntos la famosa canción norcoreana Nos volveremos a ver y la popular canción infantil Nuestro deseo es la reunificación, con la cual acabó el evento.

La actuación finalizó con una ovación de pie por los 12 mil espectadores, incluidos los funcionarios de alto rango de Corea del Sur y Corea del Norte presentes, que aplaudieron durante más de 10 minutos.

“Creo que la actuación fue un éxito. Los cantantes sudcoreanos lo hicieron muy bien, sin ningún error aunque sólo tuvieron medio día para practicar. Me gustó la parte en la que los cantantes (de las dos Coreas) cantaron juntos”, declaró Hyon Song-wol, jefe del elenco del Norte, después del espectáculo.

Entre las actuaciones da cada artista se mostraron vídeos sobre la historia de los intercambios culturales y deportivos en la península: desde las reuniones temporales de las familias separadas por la Guerra de Corea (1950-1953), hasta la formación del equipo conjunto de hockey sobre hielo femenino que participó en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018.

Tras la actuación de Yoon Do-hyun, cinco cantantes norcoreanos y 60 miembros de la Orquesta Samjiyon subieron al escenario para tocar un popurrí de canciones comunes escritas durante el régimen colonial japonés, de 1910 a 1945.

Cho Yong-pil, una leyenda del pop contemporáneo surcoreano que en 2005 dio un concierto en solitario en la capital del Norte, interpretó dos de sus éxitos de los 80 Querido amigo y Mona Lisa.

Después del concierto final, los artistas de Corea del Sur y un equipo de demostración de taekwondo asistieron a una cena organizada por Kim Yong-chol y por Choe Hwi, presidente del Comité Nacional de Orientación Deportiva del Norte.

Los sudcoreanos tienen programado regresar a casa esta noche, con lo cual concluye su visita de cuatro días a Corea del Norte.

La visita de los artistas se produce después de un deshielo de las relaciones entre los dos países, impulsado por la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, que se llevaron a cabo del 09 al 25 de febrero del año en curso.

El Norte envió a esa justa no solamente atletas y animadoras, sino también un grupo artístico y un equipo de demostración de taekwondo para celebrar los Juegos Olímpicos.

A su vez la Orquesta Samjiyon organizó un concierto en Gangneung, en la costa este de Corea del Sur, y otro en Seúl, la capital.

La visita a Pyongyang también se produce semanas antes de la tercera cumbre intercoreana de la historia, en la cual está previsto que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder norcoreano Kim Jong-un se sienten juntos y dialoguen.

Este hecho crucial y de gran significado, después de las reuniones celebradas durante 2000 y 2007, se llevará a cabo el 27 de abril en la aldea fronteriza de Panmunjom.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba