El Papa defiende acuerdo Vaticano-China

Ciudad del Vaticano, 26 de septiembre/Notimex. El papa Francisco reconoció la existencia de un torbellino de opiniones que ha provocado “mucha confusión” en torno al histórico acuerdo para el nombramiento de obispos firmado unos días atrás entre el Vaticano y China.

Justo mientras arrecian las críticas por la suscripción del documento, en ambientes dentro y fuera de la Iglesia católica, el pontífice escribió a los católicos del país asiático una carta que también está dirigida a todos los fieles de la Iglesia universal.

En su mensaje, el líder católico dijo estar consciente de la oposición que genera el acuerdo, firmado en Beijing por las dos delegaciones representantes de ambas partes el pasado 22 de septiembre y que regula el nombramiento de obispos para la Iglesia en ese país asiático.

Además, constató que la firma fue recibida por “dudas y perplejidad” en algunos sectores, quienes “tienen la sensación de que han sido abandonados por la Santa Sede y, al mismo tiempo, se preguntan inquietos sobre el valor del sufrimiento vivido en fidelidad al Papa”.

Al mismo tiempo, destacó, “predominan expectativas y reflexiones positivas que permiten tener la esperanza de un futuro más sereno a causa de un testimonio fecundo de la fe en tierra china.

“Por mi parte, siempre he considerado a China como una tierra llena de grandes oportunidades, y al pueblo chino como artífice y protector de un patrimonio inestimable de cultura y sabiduría, que se ha ido acrisolando resistiendo a las adversidades e integrando las diferencias”, siguió.

“Tengo también la convicción de que el encuentro sólo será auténtico y fecundo si se realiza poniendo en práctica el diálogo, que significa conocerse, respetarse y ‘caminar juntos’ para construir un futuro común de mayor armonía”, añadió.

Recordó que la historia reciente de la Iglesia católica en China ha estado marcada por las profundas tensiones, heridas y divisiones que se han polarizado, sobre todo, en torno a la figura del obispo como guardián de la autenticidad de la fe y garante de la comunión eclesial.

Más adelante, el Papa evocó los problemas que los católicos han debido afrontar en territorio chino en el pasado y lamentó que por las restricciones gubernamentales (que impusieron el control directo más allá de las legítimas competencias del Estado) varias comunidades se volvieron clandestinos.

Subrayó que la clandestinidad no es normal en la vida de la Iglesia y explicó que, por ese motivo, decidió readmitir en la Iglesia a siete obispos chinos que pertenecen a una asociación patriótica que vincula a una parte de los católicos pero que están estrechamente vinculados a las autoridades de Pekín.

A estos obispos, el líder católico les pidió manifestar, a través de gestos concretos y visibles, la restablecida unidad con la sede apostólica y con las Iglesias dispersas por el mundo, y que se mantengan fieles a pesar de las dificultades.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar