Puigdemont regresará a Bélgica el sábado tras cuatro meses en Alemania

Olga Borobio. Corresponsal. Berlín, 25 de julio/Notimex. El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, declaró hoy aquí que el próximo sábado regresará a Bélgica, donde tiene su residencia desde que salió de España, después de cuatro meses en Alemania.

«Desarrollaré mi actividad política desde Bélgica porque ahí tenemos la sede de la república y ahí vivo. Naturalmente tengo un mandato del pueblo que respeto y que ejerceré para el pueblo catalán», dijo en catalán al lado de sus abogados e intérprete en conferencia de prensa en el Pressehaus, el centro de prensa en Berlín.

Al responder a medios internacionales sobre su posición ante el anuncio de varias empresas de retirarse de Cataluña si ésta se independiza y trasladarse a territorio español, dijo: «esa es la versión oficial que se vende, pero la economía de Cataluña en 2017 creció más fuerte que la de España, sus cifras exportadoras son récord y las inversiones extranjeras han aumentado».

“La economía catalana es sólida, es atractiva, y todos saben, independientemente si están a favor o no de la independencia, que la independencia económica de Cataluña es absolutamente viable», añadió.

Recpecto al hecho de que no podrá pisar territorio español en 20 años y que el presidente del gobierno Pedro Sánchez dijo estar dispuesto al diálogo, pero no reconocerá la independencia de Cataluña, Puigdemont afirmó que de lo que sí está seguro es de pisar suelo catalán.

«No se si no voy a poder pisar suelo español en 20 años, pero lo que si voy a hacer es pisar suelo catalán. Evidentemente el cambio en el gobierno español ha supuesto un cambio de estilo, de clima, de lenguaje», añadió.

«La entrevista del presidente Pedro Sánchez y del presidente Quin Torra sirvió para exponer de una forma respetuosa los puntos de vista de cada uno de los dos gobiernos. Pero ahora tiene que venir el tiempo ya no de los gestos sino de los hechos. Hemos demostrado siempre tener disposición al diálogo, pero hay que abordar lo esencial, las relaciones entre Cataluña y España», anotó.

Puntualizó que un principio fundamental de la democracia es respetar la decisión de un pueblo sobre su futuro y sobre su destino. Dijo que considera que podrá pisar de nuevo suelo catalán «si hay una restitución democrática tal y como exigen los votantes, esto permitiría a todos una restitución de nuestra normalidad».

«Si esto no es así, sin embargo, la decisión del público catalán de constituírse como república independiente es un hecho. Incluso podría añadir: yo, hoy mismo, podría pisar suelo catalán, lo que pasa es que sería en la parte de Cataluña que está en el estado francés».

Se le preguntó si en el caso de que el gobierno español diera mayor autonomía a la administración de las propias finanzas a Cataluña, renunciaría entonces a la indepedencia.

Hace años, dijo Puigdemont, se propusieron al gobierno español mejoras, pero nunca fueron puestas en práctica. Hasta ahora no ha habido ninguna propuesta española en ese sentido ni hay signos de que eso sucederá en el futuro previsible, y sería «ocioso» especular al respecto.

«Sabemos dos cosas con certeza: la primera, que Cataluña hizo una propuesta para establecer un pacto fiscal con España, y segundo, que todas esas propuestas fueron rechazadas. ¿Hay algún proyecto español para Cataluña? No hay ninguno», agregó.

 

Asimismo el político catalán calificó como falsas las versiones en Internet sobre el supuesto apoyo ruso a separatistas catalanes.

Resaltó que «la indepedencia de Cataluña es una cuestión europea y no interespañola. Siempre hemos vinculado nuestra colaboración con la Unión Europea y no sería dañino aceptar a pequeñas naciones en Europa, si se ve cuántas pequeñas naciones tienen actualmente parte en la Unión».

«Cataluña es más grande que Dinamarca en cuanto a habitantes», de foma que la poca población no es argumento, planteó y agregó que «no sería dañino que hubiera una Europa de los 30 si entran a ella naciones pequeñas que ya pertenecen a la Unión Europea».

Dijo que no se ha reunido hasta ahora con representantes de la Unión Europea (UE), y reconoció que ninguno de los países del bloque ha expresado su apoyo a la independencia de Cataluña, lo que sí han hecho «muchos europeos».

Al salir del Pressehaus, algunos simpatizantes catalanes de Puigdemont corearon «presidente, presidente».

Ya no hay proceso de extradición pendiente sobre él como lo había solicitado el gobierno del entonces presidente de España, Mariano Rajoy. La semana pasada, el Tribunal Superior de España retiró el cargo de extradición que pesaba en su contra.

El Tribubal Superior del estado alemán de Schleswig-Holstein aprobó el pasado 12 de julio su deportación a España acusado del delito de malversación de fondos públicos para financiar el referendo separatista en Cataluña, pero no el de rebelión.

Esos fueron los dos cargos con los que el gobierno de Rajoy fundamentó la orden de prisión que pidió a la policía europea, Europol, que girara en contra de Puigdemont, quien ahora se reestablecerá en Bélgica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba