Restauran el Templo de Évora en Portugal

Por Manuel Bello Hernández. (Corresponsal). Évora, Portugal, 15 de junio/Notimex. Clasificado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio de la Humanidad, el Templo de Évora, también conocido como Templo de Diana, en referencia a Diana, la diosa romana de la luna, la caza y la castidad, recobró su belleza luego de ser restaurado.

Así lo dio a conocer Rafael Alfenim, coordinador de los trabajos de reparación, quien comentó a Notimex que este antiguo edificio, símbolo de la presencia romana en Portugal, luce muy portentoso.

El también arqueólogo de la Dirección Regional de Cultura del Alentejo (DRCAlen), señaló que dicho templo está considerado como la estructura romana mejor preservada de la Península Ibérica, debiéndose dicha conservación milagrosa a que el recinto fue incorporado a múltiples edificios desde la caída de los romanos.

“Hicimos un trabajo de conservación, no le añadimos nada; y esto fue en los últimos cuatro meses de 2017. Realizamos trabajos importantes de limpieza, de colonización biológica, así como de consolidación del mármol de los capiteles en las columnas, varios tenían problemas de fisuras, desgajamientos y eso fue reparado.

“Además realizamos el mapeamiento (localización) de todos los problemas de conservación que tenía la piedra, sobre todo en las columnas de los capiteles del entablamento de encima.

“Se hizo lo que se tenía que realizar y fue de manera urgente en ese momento. Esta restauración, nos sirvió para conocer de manera precisa, cuáles son los problemas que aún persisten”, explicó el también integrante del Comité Nacional Portugués del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos).

Dio a conocer que este templo situado en la plaza de Largo Conde De Vila Flor y edificado en el punto más alto de esta ciudad, “estaba integrado en la fortificación medieval y en el siglo XIX, se le retiró todo lo añadido de esa época, para dejar de manera exclusiva, las partes romanas y finales de dicho templo”.

El templo fue originalmente construido en el siglo I, pero más tarde se convirtió en un templo dedicado al culto romano que veneraba al Emperador Augusto. La mayoría de los daños del recinto se produjeron en el siglo V, probablemente a los saqueos de las tribus centroeuropeas.

“Un templo romano en esta ciudad no es casualidad, toda vez que Évora fue fundada en tiempos del Imperio Romano, a finales del siglo I A.C, de tal manera que se trata del principal templo de la ciudad’, agregó Alfenim.

Es de mencionar que en el siglo XI se construyó el castillo de Évora, (otra de las joyas arquitectónicas de esta ciudad) alrededor del templo, con la base, las columnas y los arquitrabes del mismo incrustados en las paredes de la torre medieval.

Más tarde, la importancia de Évora disminuyó y el castillo se desmanteló poco a poco, siendo convertida la torre en una carnicería. En 1836 el templo fue identificado y se emprendió un proyecto de restauración que incluía la retirada de los ladrillos medievales y que finalizó en 1871 bajo la dirección de Giuseppe Cinatti.

“El templo se encuentra hoy mucho mejor que hace un año, porque los problemas más urgentes que tenía, era llevar a cabo esta intervención que hicimos ahora; fue muy importante y al mismo tiempo, llevamos a cabo el levantamiento de una lista respecto todos los problemas que existen, mapeamos los problemas que tenía y que hoy reparamos, sin embargo, hoy siguen existiendo pero ahora son menores”, refirió al tiempo que dio a conocer que los trabajos fueron realizados por la Dirección General de Cultura de la Región de Alentejo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Cerrar