Revista ‘Sur’ es ejemplo de narrativa ética, verdad y dignidad

Edelmiro Franco. Corresponsal. Bogotá, 01 de agosto/Notimex. La prestigiosa revista literaria Sur, creada por la escritora argentina Victoria Ocampo, fue un ejercicio de integración cultural y es un ejemplo de narrativa ética, filosófica, histórica, de verdad y dignidad, aseguró en esta capital el curador y ensayista mexicano Gerardo Villadelángel.

“Las buenas ideas perduran, cuando se basan en narrativas éticas, en escenarios morales, en construcciones filosóficas y de pensamientos, cuando nunca dejan de guardarnos razones de verdad y dignidad, y la revista Sur es un buen ejemplo de esto”, dijo a Notimex el escritor mexicano.

En Contacto (out of page)

Villadelángel presentó en Bogotá con el auspicio del Fondo de Cultura Económica (FCE), filial Colombia, el libro México en Sur 1931-1951, una innovadora antología en la que el autor logra reunir textos de varios autores o de temas mexicanos que se difundieron en un periodo de 20 años.

El lector encontrará en esta obra del sello FCE ensayos o artículos de escritores como Alfonso Reyes, Octavio Paz, Xavier Villaurrutia, Daniel Cosío Villegas, Jaime Torres Bodet, Amado Alonso, Pedro Henríquez Ureña, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, entre otros.

El objetivo del autor con esta compilación fue hacer memoria desde los archivos y mostrar, como mexicano, “un presente lleno de violencia, con carencias políticas. Me interesa mucho acudir a esas historias, a esos archivos, sobre todo para hacer contemporáneo un ejercicio que se hizo casi un siglo”.

“Cuando uno puede recuperar estos materiales son una forma para lo contemporáneo, y por eso vuelvo a los archivos que guardan grandes ideas y Sur es un ejemplo de ello”, subrayó el curador editorial y ensayista Villadelángel.

Para el autor de la obra, la revista Sur es como dijo en algún momento Alfonso Reyes: “Un abrazo que se dan Latinoamérica y México”, y este concepto de integración fue lo que hizo transcender la revista Sur que llegó hasta “los márgenes de lo histórico, lo político y legendario”.

«La publicación argentina con toda la participación de intelectuales latinoamericanos fue protagonista de un nuevo método para pensar y reformular un revista bajo criterios de literatura e integración. El concepto de la revista era hablar de Latinoamérica desde adentro, para los latinoamericanos y para aquellos que querían enterarse de lo que ocurría en este continente e Iberoamérica”, agregó.

La revista Sur “como discurso posicionó a Latinoamérica en occidente en uno de los lugares altos, por la cantidad de firmas que pudo reunir, y por la influencia que empezó a construir en núcleos extranjeros; España, Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña”, mencionó.

La directora Victoria Ocampo -destacó- fue vital para posicionar la revista Sur «como la mejor de habla hispana en una época histórica en la que se vivieron procesos políticos como la guerra civil (española), el ascenso del nazismo y fascismo italiano”.

La revista y la propia presencia de Ocampo se convirtieron en “un espacio de acogida de exiliados de Europa. Cuando los exiliados regresaron a sus países abrieron espacios como un ejercicio de agradecimiento intelectual”, acotó.

“Esto implicó que las voces latinoamericanas fuesen traducidas para que se conocieran en lugares de occidente y el mejor ejemplo de esto fue Jorge Luis Borges, que ocupó un lugar dentro del mapa de la inteligencia mundial”, subrayó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba