Veracruz entre los estados con mayor número de secuestros: ‘Semáforo Delictivo’

Ciudad de México, 23 de enero/AlmomentoMX. Los datos confirman lo que el Semáforo Delictivo había pronosticado meses atrás: por mucho, 2017 ha sido el peor año en materia de inseguridad en la historia de México, con 25 mil 339 homicidios, 23 por ciento más que en 2016.

El 75 por ciento de esos homicidios fueron ejecuciones del crimen organizado, relacionados con la lucha de “plata y plomo” por el control de territorios. El 2017 cierra con 18 mil 989 ejecuciones del crimen organizado, un alza de 55 por ciento con respecto del año anterior.

El deterioro es general, ya que 26 estados tuvieron un incremento en el número de homicidios. Los estados con mayores porcentajes de aumento fueron:

En Contacto (out of page)

Nayarit con 554 por ciento. 

Baja California Sur 192 por ciento. 

Aguascalientes 119 por ciento. 

Quintana Roo con 118 por ciento. 

Baja California con 77 por ciento. 

La tasa anual de homicidios por cada 100 mil habitantes en el país cierra con 21. Los estados en doble-rojo, con tasas superiores a 40 son:

Colima = 99.

Baja California Sur = 76.

Guerrero = 65.

Baja California = 61.

Sinaloa = 45.

Chihuahua = 43.

Hay 14 municipios en cinco estados con tasas de homicidio superiores a 100, entre ellos, Acapulco, Zihuatanejo y Los Cabos. “No hay autoridad municipal o estatal que pueda con esto”, remarcó Santiago Roel, titular del Semáforo Delictivo.

Los otros delitos

Los demás delitos que monitorea el Semáforo Delictivo están en rojo: robo a negocio aumentó 29 por ciento; robo de auto, 16 por ciento; lesiones dolosas (riñas) 11 por ciento; extorsión 11 por ciento; secuestro dos por ciento y robo a casa, uno por ciento. Solamente se registra una disminución en el delito de violación de dos por ciento.

Los estados con el mayor índice de secuestros calificados con doble-rojo son: Zacatecas, Tamaulipas, Tabasco, Veracruz y Morelos.

Semáforo de Alto Impacto

Los estados con más rojos son: las dos Baja Californias, Zacatecas, Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Tabasco, Morelos, Colima y Quintana Roo. “En esos estados vemos las tasas más altas de delitos relacionados con violencia extrema, como son las ejecuciones del crimen organizado, los secuestros, la extorsión y el robo de auto con violencia”, comentó Roel.

“Empezamos a ver estados en rojo que antes no aparecían en este mapa como Aguascalientes y Quintana Roo, lo que confirma que la violencia se ha extendido a prácticamente todo el territorio nacional y que ninguna región está exenta de caer en un deterioro extremo”, dijo Santiago Roel.

México inmóvil ante el fracaso

El Director del Semáforo Delictivo aseguró que Estados Unidos tiene registro de más de 60 mil muertes por sobredosis al año, pero insiste en atacar el problema de adicciones con policías y con mentiras, en lugar de hacerlo con estrategias médicas y con inteligencia. “Para complicar más las cosas, ahora tenemos un mercado interno de drogas manejado por mafias y un narco-menudeo que resulta ser más violento que el narcotráfico de exportación. Es tan perversa e hipócrita la política estadounidense de drogas que se abstienen de aplicar un Plan Mérida en su territorio, pero nosotros seguimos descabezando cárteles y creando más caos para complacerlos”.

Regulación de drogas como estrategia de paz

Santiago Roel insistió en la regulación de las drogas como única alternativa para hacer frente a la violencia extrema “es momento de resolver el asunto de fondo. Cada droga tiene sus riesgos, no se pueden regular de la misma manera. Es momento de voltear a ver a los países que han reducido radicalmente los daños como Suiza en el caso de la heroína o aquellos que incluso han generado negocios con las drogas de uso terapéutico y medicinal. Turquía es un gran ejemplo de negocio con la amapola para producir medicamentos, no heroína; Canadá va por el gran negocio de la mariguana industrial, médica y recreativa. California, la 7ª economía del mundo, también. Allá hacen negocios y apuestan a la vida, aquí parece que seguimos apostando por la muerte, la corrupción y la pobreza. Lázaro Cárdenas lo entendió en 1940”.

Nada va a cambiar, si no lo cambiamos los ciudadanos

El director del Semáforo Delictivo, Santiago Roel enfatizó que es fundamental la participación ciudadana en el tema. “Nada va a cambiar si no lo cambiamos los ciudadanos, los empresarios, las ONG. No veo candidatos haciendo propuestas sobre el tema. Es más de lo mismo, están vendiendo la idea de que ellos son diferentes y eso no va a cambiar las cosas. Mentira, éste es un problema estructural que requiere un cambio de estrategia.”

Santiago Roel llamó a participar en comités, consejos u observatorios ciudadanos y agregarse al Facebook Semáforo Delictivo; descargar las aplicaciones para celular: Semáforo Delictivo y Semáforo de Gobierno para monitorear y participar como ciudadano en el proceso de paz. Ambas son gratuitas y anónimas. Mes a mes se publican los semáforos delictivos del país, de los estados y de los municipios.

El Semáforo Delictivo es una herramienta de rendición de cuentas y participación ciudadana informada que debe contribuir a la paz de México. Esta herramienta es un proyecto social ciudadano financiado por ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba